Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos debatió endurecer su discurso sobre Venezuela

Podemos evitó condenar la decisión del Tribunal Supremo venezolano de despojar de sus competencias a la Asamblea Nacional

Podemos evitó condenar la decisión del Tribunal Supremo venezolano de despojar de sus competencias a la Asamblea Nacional, rectificada después, pero la situación generó incomodidad en algunos miembros de la dirección, que vieron “inasumible” el proceder de ese tribunal. Podemos debatió la posibilidad de endurecer su pronunciamiento público contra esa medida, y así se lo trasladó incluso en contactos informales al Gobierno de Nicolás Maduro, aunque al final no lo hizo.

Pablo Iglesias en el Congreso.

La postura oficial de Podemos con respecto al llamado autogolpe en Venezuela ha sido considerarlo un “conflicto entre poderes” democráticos y apelar al diálogo y a la mediación entre las partes. Ayer la reiteró el líder, Pablo Iglesias, para explicar por qué el partido decidió no apoyar la declaración institucional del Congreso de los Diputados sobre la “grave situación” en Venezuela. Esa declaración, propuesta por el PSOE, también llamaba al diálogo pero además condenaba el deterioro democrático y exigía la liberación de “todos los presos políticos” y la convocatoria de elecciones.

Iglesias sostuvo que su posición es la misma que la del expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero. “Coincido con su posición de entender que un conflicto político se tiene que resolver con el diálogo y no utilizarlo para cuestiones de política en España ni como cortina de humo para no hablar de la corrupción del PP”, afirmó en los pasillos del Congreso el líder de Podemos.

En privado, dirigentes del partido reconocen que la decisión del Tribunal Supremo venezolano de despojar de sus competencias al Parlamento fue un “intento de quebrantamiento del orden constitucional” —en la misma línea que se pronunció la fiscal general venezolana— . La situación generó en la formación la semana pasada mucha “incomodidad” y eso provocó debates cruzados sobre si debían endurecer su posición pública con respecto al Gobierno de Maduro.

Parte de la dirección planteó la posibilidad de que el discurso de Podemos virara para hacer un pronunciamiento en los mismos términos de la fiscal venezolana. La inquietud fue trasladada en contactos informales de segundo nivel al Gobierno de Maduro, según fuentes conocedoras de los mismos, que se produjeron con asesores del Ejecutivo venezolano a los que se manifestó que la decisión del Tribunal era “inexplicable” y que Podemos estudiaba endurecer su discurso.

Finalmente, el partido decidió esperar al desarrollo de los acontecimientos —los interlocutores venezolanos incidieron en que la situación iba a mejorar— y el tiempo les ayudó: el chavismo dio marcha atrás y el pasado sábado el Tribunal Supremo de Venezuela devolvió a la Asamblea Nacional sus poderes. 

Este martes, Podemos se descolgó junto a ERC de la declaración institucional sobre Venezuela planteada por PSOE y PP, que no salió adelante porque requería unanimidad. No hay, sin embargo, discrepancias en el partido de Iglesias por haber impedido que ese texto fuera aprobado. La visión generalizada, según fuentes de la ejecutiva, es que la propuesta del PSOE “se posicionaba en un bando” (el de la oposición) y era “irresponsable” en lugar de mantener una “posición de Estado”.

Más información