Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy sobre Cataluña: “La alternativa a no cumplir la ley es la nada, la selva”

El Gobierno interpreta una alusión al Estado de Derecho en la declaración europea como su gran éxito frente al separatismo

Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa en la Embajada de España en Roma.
Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa en la Embajada de España en Roma. EFE

La inclusión genérica sobre el "Estado de Derecho" como uno de los cinco valores fundamentales de la Unión Europea en el primer párrafo de la Declaración de Roma, que ha celebrado este sábado el 60 aniversario de la fundación de la UE, es el gran éxito que Mariano Rajoy anunció el pasado 16 de marzo en el Congreso de los Diputados que se iba a producir sobre la cada vez más compleja situación política, jurídica y social que se vive con el separatismo en Cataluña. El propio Rajoy admitió en Roma, tras participar en el histórico evento, que la alusión se podría considerar "una obviedad". Pero tanto el presidente español como su equipo en La Moncloa destacaron la importancia de fijar la obligación de cumplir la ley para poder participar en el proyecto europeo. Y Rajoy remachó: "La alternativa es la nada, por no decir la selva".

El párrafo en cuestión es el primero de la refrendada Declaración de Roma por parte de los 27 dirigentes actuales de los estados miembros de la Unión Europea, del Consejo Europeo, del Parlamento europeo y de la Comisión Europea. Los mandatarios subrayan así su orgullo por los logros conseguidos por la UE y la relevancia del tránsito en estos 60 años desde la tragedia de las dos guerras mundiales a la reconstrucción del proyecto: "Hemos construido una Unión única con instituciones comunes y valores firmes, una comunidad de paz, libertad, democracia, derechos humanos y Estado de Derecho, un importante poder económico con niveles de protección social y bienestar sin precedentes".

Rajoy concedió más tarde, ya en rueda de prensa en la palaciega embajada de España en Roma, que en la citada declaración "no se habla de la situación concreta de nadie" y que se podría considerar "una obviedad" que figure esa alusión entre los valores fundamentales del proyecto europeo. Pero el presidente no desaprovechó la oportunidad para destacar que esa apuesta por la obligación de cumplir la ley en los estados miembros significa también "que nadie va a dar su apoyo en Europa a nadie que pretenda transgredir la ley" porque ya forma parte "del acervo comunitario" el respeto a las legislaciones de cada país.

El líder del PP recuperó ahí unas recientes declaraciones en Bruselas del nuevo presidente del Parlamento Europeo, el italiano Antonio Tajani, en las que enfatizó que “las constituciones de los países europeos forman parte del acervo comunitario y quien pretende liquidar o saltarse la constitución de un país lo que está es saltándose o liquidando es el acervo comunitario”. Tajani también estuvo este sábado histórico en la mesa principal de la firma de la Declaración de Roma.

Mariano Rajoy utilizó todo ese contexto para extenderse sobre su interpretación positiva de esa referencia genérica de las normas europeas ante el desafío independentista catalán: "El Estado de Derecho es un principio básico y fundamental de la Unión Europea". Y resaltó que así figura ahora en el primer párrafo de esa declaración "como uno de los cinco valores fundamentales y firmes" del club europeo. Y terminó: "Esto no se le ocurre ponerlo en tela de juicio a nadie".

Fuentes oficiales de La Moncloa señalaron a continuación que "esa filosofía" de "dejar sentado entre los valores fundamentales de Europa" la relevancia del imperio de la ley es una de las aportaciones de España a la Declaración de Roma, aunque en realidad podría servir para cualquier escenario de cualquier país europeo desde su fundación. Rajoy rememoró así que para ser integrante de la UE hay que ser una democracia en toda regla y que ninguno de sus miembros acepta por ejemplo la pena de muerte.

Lo que el jefe del ejecutivo español sí quiso resaltar entre los planteamientos aportados por España a la declaración de Roma fue la idea de que "Europa ha sido y es una historia de éxito", que "hay que ser más eficaces para resolver los problemas de la gente", que hay que apostar "por mejorar la integración de la Unión Europea en el futuro", que "la fe europeista de la sociedad española" es un ejemplo en ese proyecto de consenso y, finalmente, que la propia "experiencia del salto casi inimaginable" dado por el país hay que atribuírselo en gran parte a su pertenencia a la UE.

Rajoy no quiso hacer ninguna aportación sobre la crítica situación política que vive el PP en Murcia, con la amenaza de la moción de censura contra el presidente regional, Pedro Antonio Sánchez, y que tiene este lunes como ultimátum por parte de Ciudadanos para que sea relevado. Tampoco añadió información significativa sobre las opciones de su proyecto de presupuestos para 2017, que en teoría aprobará el Consejo de Ministros el próximo viernes. Rajoy ratificó esa intención sobre todo para asentar la imagen de estabilidad de España y de crecimiento de su economía, aunque también aceptó que "ese elemento es importante, pero no el único".

Más información