_
_
_
_
_

Rosendo Naseiro desmonta la coartada de Bárcenas sobre el origen de su fortuna

El extesorero popular, muy desmemoriado, sostiene que no le compró obras de arte a su sucesor

Primer juicio de la trama Gürtel en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares.Vídeo: Chema Moya

Rosendo Naseiro, tesorero de Alianza Popular entre 1987 y 1990, ha desmontado, al menos parcialmente, este lunes una de las principales coartadas de su sucesor Luis Bárcenas sobre el origen de su fortuna. Naseiro, de 82 años, con evidentes problemas de oído y con grandes lagunas –fingidas o reales- de memoria, ha afirmado que nunca realizó operaciones de compraventa de obras de arte con Bárcenas. “No he tenido relaciones comerciales con él: Luis Bárcenas no era marchante de arte ni cosas de esas ni invertía en arte”, ha manifestado. Según su declaración como testigo en el juicio de la trama central del caso Gürtel, Naseiro autorizó a Bárcenas a decir que compraba cuadros con él para justificar “ante sus amigos y compañeros” su fortuna: “Él me utilizó, me utilizó”, ha señalado.

Más información
Correa, Crespo y El Bigotes, a prisión por la Gürtel de Valencia
Los sindicatos denuncian un supuesto trato de favor a Correa en la cárcel

Naseiro —paso lento, voz débil, mirada perdida— ha sido categórico también a la hora de negar que él dejara en herencia a los tesoreros del PP una caja b, el primer apunte de los famosos papeles de Bárcenas: “Es falso, totalmente falso, Rosendo Naseiro fue el que implantó que se llevara una contabilidad a nivel nacional de todo el partido, he sido yo. Yo no tengo nada que ver con eso”, ha asegurado con un punto de indignación.

El resto de su testifical ha sido una nebulosa. Naseiro, como un frontón, ha respondido con una serie de “no me acuerdo” a las preguntas de la fiscal Concepción Sabadell, que le mostraba una serie de supuestos contratos de compraventa de obras de arte entre él y Bárcenas. El extesorero no reconocía ni la letra ni las firmas plasmadas en esos documentos, la mayor parte de ellos manuscritos.

La desmemoria se le agudizó a Naseiro cuando se le mostraron los documentos de una transferencia en Suiza a las cuentas de Iván Yáñez, supuesto testaferro de Bárcenas en aquel país. “De nada de esas cosas de las que me ha preguntado tengo certeza ninguna y no tengo la cabeza para recordar, no reconozco casi nada”, se ha escudado. En total, los pagos en Suiza de Naseiro a Bárcenas, según el sumario, son de más de un millón de euros entre septiembre de 2003 y julio de 2004. “No me acuerdo de haberle dado dinero en Suiza”, no recuerdo nada de eso.

El abogado de Bárcenas, Joaquín Ruiz de Infante, se ha estrellado también contra el muro de olvido levantado por Naseiro. El letrado le ha recordado al testigo que durante la fase de instrucción declaró que había prestado dinero a su cliente y que los peritos grafólogos han señalado que las firmas que constan en los contratos de los cuadros eran suyas. “No recuerdo nada, yo no he tenido tratos comerciales con el señor Bárcenas (…) él me usó para decir que compraba cuadros de acuerdo conmigo y eso no es verdad, él nunca compró cuadros conmigo a no ser un cuadro pequeñito para decoración”, fue lo más concreto que ha logrado extraer de Naseiro el abogado de Bárcenas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tras varias preguntas sin respuesta, Ruiz de Infante ha pedido al tribunal que someta a Naseiro a un examen forense para determinar la fiabilidad de sus respuestas. “La fiabilidad es un problema del tribunal y el forense puede decir que el testigo tiene todas las enfermedades del mundo, pero la valoración corresponde al tribunal porque para eso está la inmediación [del juicio oral]”, le ha contestado el presidente de la sala, Ángel Hurtado.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Fernando J. Pérez
Es redactor y editor en la sección de España, con especialización en tribunales. Desde 2006 trabaja en EL PAÍS, primero en la delegación de Málaga y, desde 2013, en la redacción central. Es licenciado en Traducción y en Comunicación Audiovisual, y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_