Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las claves del congreso de Vistalegre 2

Podemos celebra este fin de semana su segunda asamblea ciudadana estatal

Iglesias y Errejón, en una imagen de archivo.

Podemos celebra este fin de semana su segundo congreso estatal, menos de tres años después de la Asamblea ciudadana fundacional, en octubre de 2014. En Vistalegre 2 (toma su nombre del Palacio de Vistalegre, en Madrid) los protagonistas son los mismos, pero se han fracturado. En tres años que han transcurrido "como décadas", en palabras de Pablo Iglesias, la formación ha experimentado una creciente división interna que ha terminado situando al partido al borde de la ruptura.

Es un congreso a todo o nada, en el que Iglesias plantea un órdago por el que se ha comprometido a dimitir si pierde su lista a la dirección y sus documentos políticos y organizativo, aunque sea refrendado como líder en la votación separada al secretario general. Su número dos, Íñigo Errejón, confronta con una lista a la dirección y documentos propios, pero no se postula como candidato alternativo a secretario general. Si Iglesias dimite, Errejón sostiene que no asumirá el liderazgo. Ambos se juegan su futuro político. Y todos reconocen que gane quien gane, Podemos sale tocado y con heridas difíciles de restañar.

¿Qué se decide en este congreso?

La asamblea de Vistalegre 2 decide quién será el nuevo secretario general de Podemos, quiénes componen la nueva dirección (los 62 miembros del consejo ciudadano), qué rumbo político y qué modelo organizativo adopta el partido. Las bases participan en seis votaciones —simultáneas y telemáticas— por el siguiente orden: documento político, documento organizativo, documento ético y documento de igualdad, lista al Consejo Ciudadano Estatal y secretario general. La comisión de garantías, el órgano disciplinario del partido, también se elige. Hay cinco candidaturas: Podemos para todas, la candidatura de Pablo Iglesias; Recuperar la ilusión, la de Íñigo Errejón; Podemos en movimiento, de Miguel Urbán; Lista blanca y Podemos en equipo.

En realidad, sobre el congreso planean más decisiones: está en juego el futuro político de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, líder y número dos. También si serán capaces de recomponer la honda fractura entre sus dos sectores mayoritarios: pablistas y errejonistas.

La dirección, la clave de la victoria o derrota

Pablo Iglesias lleva toda la campaña repitiendo que la votación determinante en este congreso es la de la dirección del partido. El Consejo Ciudadano Estatal está formado por 62 miembros. El líder de Podemos se ha comprometido —en esta entrevista en EL PAÍS— a que si obtiene un solo consejero menos que la lista de Errejón, dimitirá. Las listas son abiertas, es decir, se puede votar a candidatos de más de una lista. El llamado sistema "Desborda" (la ley electoral por la que se configura la dirección) introduce un sesgo a favor de la que resulta la lista mayoritaria, pero asegura la pluralidad e introduce un mecanismo corrector para que estén representadas las minorías, como Anticapitalistas, que aspira a entrar en la dirección.

Las bases tienen la palabra

A diferencia del resto de partidos, en Podemos no hay compromisarios o delegados. Las bases votan de forma directa todo lo que se decide en el congreso. El censo de los llamados a votar en este congreso es de 456.725 personas o inscritos. En Podemos las bases son los inscritos en su página web, que no tienen obligación de pagar cuota económica. El partido diferencia entre censo activo y pasivo. El activo está formado por todos aquellos inscritos que hayan participado en alguna votación interna en el último año. Este es de 283.175 personas o inscritos. Las bases comenzaron a votar a través de la web de Podemos el sábado cuatro de febrero, y podrán votar hasta este sábado día 11 a las ocho de la tarde. Una empresa externa a Podemos, Agora Voting, controla el sistema de votación y su recuento. Los resultados se conocerán el domingo a las dos de la tarde. El jueves la organización informó de que ya habían superado una participación de 100.000 personas.

¿Qué diferencia a Iglesias y Errejón?

El secretario general y el secretario político de Podemos pusieron negro sobre blanco sus diferencias políticas en sus ponencias para el congreso. Su desencuentro es sobre la estrategia a seguir, no ideológico o de políticas concretas. Ahora es también personal, y no solo entre ambos, sino entre sus equipos. El partido sufre una "cultura del enemigo interno", en palabras de Miguel Urbán, cabeza de lista de Anticapitalistas, que ha provocado el enfrentamiento.

En lo político, Iglesias y Errejón difieren en el análisis de lo que sucedió en el pasado, y fundamentalmente en por qué perdieron un millón de votos entre las elecciones del 20-D y el 26-J. Errejón cree que el motivo fue la gestión de las negociaciones de Gobierno tras el 20-D, que gestionaron "improductivamente" y una parte de su electorado percibió "inmadurez y soberbia" suya. A cambio, Iglesias entiende que el problema no fue ese, sino que se moderaron en exceso y resultaron artificiales.

Errejón defiende que la estrategia actual de Podemos está equivocada. “Consideramos fundamental corregir el rumbo de los últimos meses”, escribe en su ponencia. El número dos reclama recuperar la "iniciativa parlamentaria" y llegar a acuerdos con otras fuerzas si es necesario; duda de que el liderazgo de la oposición lo tenga Podemos. Mientras, el líder considera que Podemos está llevando a cabo una buena labor de oposición poniendo los temas en agenda. Errejón reclama recuperar la "transversalidad" ideológica porque percibe un "viraje ideológico" hacia la izquierda, Iglesias contesta que la transversalidad no es parecerse al resto de formaciones.

La alianza con Izquierda Unida es otro motivo de conflicto. Iglesias quiere profundizarla, mientras Errejón pone en duda que funcionara el 26-J. El número dos ha lanzado una campaña estos días bajo el lema "Ni PSOE ni IU, orgullo morado", que soliviantó al socio electoral.

Iglesias dimitirá aunque sea revalidado como líder

Una de las paradojas de este congreso es la posible dimisión de Iglesias si pierde su lista a la dirección y sus ponencias, a pesar de que, con toda probabilidad, será refrendado como secretario general en una votación separada. Iglesias se enfrenta solo a un candidato en la secretaría general, el diputado andaluz de Podemos Juan Ignacio Moreno Yagüe, con quien no ha querido debatir. Una de las claves a leer el domingo será el porcentaje de voto que ha obtenido como líder. Su equipo sostiene que si bajara del 50% de apoyos también dimitiría. Errejón pide el voto para Iglesias como secretario general.

Si Errejón se impone, se abrirá un vacío de poder

En caso de dimisión de Iglesias porque Errejón haya ganado la lista a la dirección y los documentos, Podemos se sumiría en el caos. El secretario político afirma que no asumirá el liderazgo, sino que él también podrá su cargo a disposición de la dirección. Los estatutos de Podemos no dicen qué sucede en caso de dimisión del líder, pero el procedimiento para elegir un nuevo secretario general es convocar una nueva consulta a las bases. Si ganara el documento organizativo de Errejón, este establece que la asamblea ciudadana no puede convocarse hasta dentro de 12 meses. Un año de interinidad.

¿Quiénes son los protagonistas?

Los protagonistas indiscutibles, ahora casi antagonistas, son Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Líder y número dos, integrantes del tándem sobre el que pivotó el nacimiento de Podemos, que ya no se reeditará. Pero hay otras figuras de importancia. Miguel Urbán, cabeza de lista de Anticapitalistas, que hace equipo con Teresa Rodríguez, líder andaluza. El cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero, que aunque no va en ninguna lista se ha destacado por ejercer la oposición más bronca contra Errejón. Pablo Echenique, secretario de Organización, fiel escudero de Iglesias aunque en el primer congreso se enfrentó a él junto a Anticapitalistas. Otra cofundadora, Carolina Bescansa, que actúa desde una posición independiente, porque renunció a ir en ninguna lista y no estará en la nueva dirección. Y las número dos de la lista de Iglesias y Errejón: Irene Montero, jefa de gabinete de Iglesias, y Rita Maestre, portavoz en el Ayuntamiento de Madrid y estrecha colaboradora del secretario político.

¿Cómo se desarrolla el congreso?

La segunda asamblea de Podemos se celebra en el Palacio de Vistalegre de Madrid el sábado y el domingo. El sábado por la mañana, las diferentes candidaturas defienden sus ponencias, y los dos aspirantes a secretario general presentan su candidatura. Por la tarde, es el turno de la defensa de las listas a la dirección. Las bases pueden votar hasta las ocho de la tarde del sábado. El domingo, se exponen las cinco aportaciones más apoyadas en Plaza Podemos, la web del partido. A las dos de la tarde se anuncian los resultados de las votaciones. Habrá alrededor de 10.000 asistentes al congreso, entre ellos 400 periodistas acreditados.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información