Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas supervisará las inversiones de Garoña si decide reabrir

Endesa e Iberdrola analizarán si es rentable que la central vuelva a operar

Miguel Arias Cañete, este jueves en el Congreso.
Miguel Arias Cañete, este jueves en el Congreso.

Si la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) reabre, la Comisión Europea deberá revisar antes las inversiones previstas para ver si cumple con los criterios de seguridad impuestos tras el accidente de Fukushima (Japón). El comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, ha recordado este jueves que, "si hay un proyecto de inversiones", este debe ser notificado a la Comisión para que lo analice. Esa comunicación aún no se ha producido.

Arias Cañete ha comparecido en la Comisión Mixta para la UE del Congreso. Los partidos han interpelado al comisario sobre la posible reapertura de la central, después de que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) haya informado favorablemente sobre el reinicio de las operaciones en Garoña, que está parada desde 2012. Arias Cañete no ha entrado a valorar la posible reapertura y ha asegurado que el "debate" sobre la ampliación de la vida de las centrales más allá de los 40 años para las que en principio fueron concebidas está abierto. Y con distinto resultado: hay países que se decantan por "cerrarlas" y otros por "prolongar" su vida. Lo que sí ha admitido es que el problema de los residuos de las centrales no está resuelto. "No existen depósitos geológicos en ningún lugar", apunta.

Dudas de los dueños

Pese al visto bueno dado por el CSN —muy criticado por la mayoría de los partidos del Congreso—, no está claro que la central vuelva a abrir. La última palabra la tiene el Ministerio de Energía y las dos propietarias —Endesa e Iberdrola— no tienen claro si resulta rentable poner en marcha la instalación de nuevo debido a las inversiones que tendría que acometer —unos 150 millones, según las primeras estimaciones— y a que es una central muy pequeña. 

Oficialmente, las dos eléctricas dicen no tener decidido aún el futuro. Una vez que reciban el informe completo del CSN —donde se marcan las obras que deben acometer— estudiarán su viabilidad. El consejero delegado de Endesa, José Bogas, en unas declaraciones recogidas por Europa Press, ha dicho este jueves que hay que "analizar" ese informe para ver "si es rentable o no" la reapertura. Eso sí, Endesa, al igual que el resto de eléctricas propietarias de las centrales, apuesta por llevar el resto del parque nuclear —cinco instalaciones en activo mucho mayores que Garoña— más allá de los 40 años.

Más información