Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los encuestados que mienten no afectan de forma decisiva en los sondeos a pie de urna

Un estudio explica que los errores en los resultados se deben a la población que no responde

Un niño mete en la urna el voto de su padre en un colegio de Madrid.
Un niño mete en la urna el voto de su padre en un colegio de Madrid.

Un estudio de la Universidad de Valencia señala que las respuestas de los ciudadanos que mienten en las encuestas a pie de urna no son determinantes para los resultados. El segmento de población que no responde es la principal causa de los errores en los sondeos, según el informe elaborado por el Grupo de Investigación en Procesos Electorales y Opinión Pública (GIPEyOP).

"La desviación final en la previsión de las encuestas no se ve afectada de forma significativa por las personas que participan, pero que deciden ocultar su voto detrás de una mentira, sino por aquellas que no participan", asegura José M. Pavia, catedrático de la Universidad de Valencia y coautor del estudio.

El informe señala que las desviaciones en los sondeos se deben al número de votantes de un mismo perfil ideológico que declina participar. Dependiendo de las características particulares del lugar en el que se vote, determinados perfiles pueden preferir no manifestar su intención de voto por diversos motivos. Por esta razón, José M. Pavia afirma que el problema de las empresas demoscópicas es que realizan correcciones a nivel global, sin centrar su atención en las particularidades locales: "Las técnicas que utilizan hoy las empresas obtienen peor resultado que las que realizan a correcciones a nivel local". 

En el artículo, titulado Encuestas a pie de urna en España. ¿Error muestral o sesgo de no respuesta?, también se pone de manifiesto la menor propensión a colaborar en climas políticamente polarizados. El estudio se ha realizado sobre siete muestras autonómicas entre 2003 y 2012, correspondientes a las elecciones para las Cortes Valencianas de 2003, 2007 y 2011, así como las autonómicas de 2012 en Andalucía, Cataluña, País Vasco y Galicia. El trabajo, publicado en la Revista Internacional de Sociología, ha sido elaborado por Pavia, Elena Badal y Belén García-Cárceles.

Más información