Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cientos de vehículos permanecen atrapados de madrugada en la A-3

La nieve deja 1.500 pasajeros de tren varados en Albacete durante varias horas

Nieva en Murcia por primera vez en los últimos 34 años.

INTERACTIVO | 56 olas de frío desde 1975

Las fuertes nevadas que afectan a la Comunidad Valenciana han obligado a cortar el tráfico en la autovía A-3 que une Madrid con la capital valenciana a última hora de la tarde del jueves. Como consecuencia,  cientos de conductores han quedado atrapados durante la madrugada entre las localidades valencianas de Buñol y Utiel. Para paliar esta situación de emergencia, el Gobierno movilizó anoche doce máquinas quitanieves y 70 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y de la Guardia Civil , con el objetivo de retomar el tráfico y repartir mantas y comida a las familias que permanecen desde hace horas en el interior de sus vehículos, ha informado el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues.

Carreteras cortadas

En la A-3, a última hora de esta tarde ha sido cortado el tramo entre Requena y Buñol (Valencia). 

Tampoco se puede circular en la A-35 entre Albacete y Almansa. 

En la  A-31, el tramo que a primera hora de esta tarde se encontraba cortado desde Albacete hasta Novelda (Alicante) ha sido reabierto. A última hora de la tarde, la DGT ha informado de que se ha cortado el tráfico en esta autovía entre La Roda y Almansa  (Albacete). 

En Castellón, la N-232 está cortada entre Morella y Pobla de Alcolea y en la A-23 entre Barracas y Viver. 

El uso de cadenas es obligatorio en la A-3 en Cuenca entre Minglanilla y Motilla de Palancar y en la N-330 en Ayora (Valencia). 

A última hora de la noche se suspendió el tráfico en la A-3, que quedó cortada entre Buñol y Utiel (desde los puntos kilométricos 310 al 280) para turismos y vehículos pesados ante la intensa nevada.  Cruz Roja, a petición del 112 Generalitat Valenciana ha desplazado dos vehículos, dos todoterrenos y un microbús para apoyar a los conductores atrapados en sus vehículos en esta vía y para participar en el desalojo de los conductores entre Buñol y el límite con la provincia de Cuenca, según informa la organización humanitaria.

Además, la Autovía A-31, entre Madrid y Alicante, quedó cerrada al tráfico rodado a última hora de la noche entre los kilómetros 165 y 78, a la altura de Caudete (Albacete) y presentaba dificultad circulatoria del kilómetro 78 al 38, en Albacete.

También estaba interrumpida la circulación en la A-30, que une Albacete con Murcia y Cartagena, a la altura de Albacete (desde el kilómetro 0 al 88) y con problemas entre los kilómetros 0 y 30, a la altura de Atalaya del Cañavate.

1.500 pasajeros de AVE varados en Albacete

Además, cinco trenes de la línea de AVE Madrid-Levante, con unos 1.500 pasajeros, han permanecido detenidos durante horas en Albacete debido a la intensa nevada. Según han informado a Efe fuentes de Renfe, cuatro de los trenes se encontraban parados en las inmediaciones de la capital y otro en un punto de la vía entre las localidades de Villena (Alicante) y Bonete (Albacete). Según la empresa, la mayoría de los viajeros han retomado el camino a sus destinos sobre las once de esta noche en los servicios de trenes alternativos habilitados por la compañía. Los 1.100 pasajeros que viajaban en los cuatro trenes que quedaron detenidos en las inmediaciones de la capital están siendo trasladados en AVE hasta Valencia y allí se fletarán autobuses para que puedan llegar a Alicante, que era el destino final.

Además, los 500 pasajeros que viajaban en otro AVE que se averió entre las localidades de Villena (Alicante) y Bonete (Albacete) están siendo transbordados a otro tren que les llevará hasta Albacete capital.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mantiene la alerta roja para este viernes en el interior norte de la Comunidad Valenciana, donde se prevé que las nevadas alcancen los 25 centímetros de espesor. Las provincias de Castellón, Cuenca, Albacete, Murcia y Almería tienen alerta naranja por acumulaciones de nieve de entre 10 y 15 centímetros, mientras que en el litoral de Tarragona hay aviso naranja por olas de hasta 4 metros. Ana Casals, portavoz de la Aemet, ha informado de que la situación "se complicará aún más" en el sureste peninsular. En Madrid "puede nevar ligeramente" en la sierra pero es "poco probable" que pase en el casco urbano, donde se prevén temperaturas por debajo de los cero grados. 

Las nevadas están siendo las "más extensas y copiosas" desde que el martes se iniciara esta ola de frío, la primera de estas características en dos añosLa nieve ha llegado este miércoles a municipios costeros que no veían este tipo de precipitación desde hacía más de cien años.

Valencia y Alicante llevan desde última hora de la tarde de este miércoles en alerta roja por acumulaciones de nieve de más de 25 centímetros. Las nevadas se van trasladando del litoral hacia el interior al tiempo que sube la cota, por lo que ya no nevará a nivel del mar, según precisa la portavoz de la Aemet. A las once de esta mañana, Meteorología ha declarado alerta roja también en Murcia, donde se prevé un mato de hasta 30 centímetros en el noroeste con una cota en torno a 400 metros subiendo a 800. Según informa Europa Press,el municipio murciano de Yecla, así como algunas pedanías de Moratalla y Caravaca han estado totalmente incomunicadas este jueves. En Valencia se ha decretado la alerta naranja por un manto de 10 centímetros.

Lo más significativo de esta ola de frío es "la presencia de nieve a cotas muy bajas", explica Casals. El miércoles las nevadas fueron "importantes" en amplias áreas del este peninsular y dejaron imágenes insólitas en ciudades costeras como Denia o Jávea, donde el manto blanco llegó hasta la misma playa con hasta 10 centímetros de espesor. Esta situación no se registraba desde febrero de 1983. En Torrevieja, la última nevada que se recuerda fue el 26 de diciembre de 1926. En Murcia, no ocurría desde hace 34 años.

Esta situación meteorológica se debe a que el anticiclón sobre Alemania y la baja presión entre Sicilia y Cerdeña han introducido una masa de aire polar de origen continental, seca y fría, por el noroeste de la península, lo que ha producido el "brusco descenso" de las temperatura, cuenta Casals. La baja presión ha ido trayendo "cada vez más aire del este, cargado de humedad del Mediterráneo", lo que se ha traducido las nevadas. "Este episodio continuará el viernes pero van a ir subiendo las cotas de nieve". 

56 olas de frío desde 1975

España ha padecido 56 episodios continuados de frío extremo desde 1975, contando el actual. El invierno de aquel año fue muy duro, sacudido por cuatro olas de frío y 22 días de temperaturas bajas extremas. Peor fue el de 1980-1981, con también cuatro olas, que duraron en total 31 días. El episodio más crudo, si se atiende a lo bajas que fueron sus temperaturas, ocurrió a finales de 2009, con una mínima media (la media de las temperaturas mínimas para el día más frío) que se hundió hasta los -9 grados. Afectó a 19 provincias, lejos, eso sí, de la ola de frío de enero de 1985: aquel episodio de temperaturas gélidas llegó a azotar a 45 de las 50 provincias españolas, el de mayor extensión de toda la serie histórica desde 1975.

Guardar

Guardar

.

Un grupo de jóvenes se fotografían junto a un muñeco de nieve. ver fotogalería
Un grupo de jóvenes se fotografían junto a un muñeco de nieve. EFE
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información