Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy se niega a dar por fracasada aún la ‘operación diálogo’ con Cataluña

El presidente respalda el giro de Cospedal sobre el Yak-42 pero rechaza cuestionar a Trillo

Mariano Rajoy y Enda Kenny, este jueves. Ampliar foto
Mariano Rajoy y Enda Kenny, este jueves. REUTERS

La operación diálogo del Gobierno central con la Generalitat de Cataluña y los partidos nacionalistas e independentistas catalanes parece totalmente encallada y sin opciones de avance, pero Mariano Rajoy se niega a oficializar su fracaso. "Aquí no ha fracasado ningún intento de diálogo; siempre estaré dispuesto al diálogo", subrayó este jueves el jefe del Ejecutivo cuando se le preguntó por los sucesivos intentos de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y de otros dirigentes de su equipo, simplemente por poder hablar de otros temas al margen del referéndum de independencia o para que Carles Puigdemont acuda a la Conferencia de Presidentes. Rajoy, en cualquier caso, remachó con claridad: "No voy a autorizar la celebración de ningún referéndum que afecte a la unidad de España".

El presidente del Gobierno español recibió este jueves en La Moncloa, primero con una reunión de trabajo y luego una comida, al primer ministro de Irlanda, Enda Kenny, para analizar, entre otros temas, las consecuencias para ambos países y para la Unión Europea del Brexit. Kenny recordó que ambos tuvieron en la anterior legislatura Gobiernos con mayoría absoluta y que ahora se han visto obligados a ejercer sus funciones en minoría, con lo que eso debe cambiar la mentalidad y la capacidad de escuchar las ideas de otros. Todas esas reflexiones se produjeron justo antes de que se le cuestionara a Rajoy por el atasco en sus intentos de abrir más frentes de trabajo con Cataluña al margen de la demanda de la consulta separatista.

Rajoy retomó así el mensaje reiterado en estas semanas por su vicepresidenta en sus insistentes intentos de invitar al presidente catalán, Carles Puigdemont, para que acuda con los demás presidentes autonómicos a la cita en el Senado el martes que viene. Puigdemont rechaza intervenir en la Conferencia de Presidentes porque quiere para Cataluña una relación bilateral distinta. El jefe del Gobierno español destacó que esa reunión "es una oportunidad significativa" para abordar otros asuntos importantes que afectan a los ciudadanos y que en esta ocasión se quiere organizar de manera diferente, más operativa y relacionada con temas diversos de mantenimiento y futuro del Estado del bienestar.

El presidente español recordó así que ahora en esta legislatura toca hablar y mucho sobre todo tipo de temas y con diferentes interlocutores, pero remachando muy claramente que en ningún caso cederá ante la demanda de la independencia de Cataluña: "Lo que sí quiero decir con meridiana claridad es que yo no voy a autorizar la celebración de ningún referéndum que afecte a la unidad de España, porque no puedo y no estoy autorizado; y porque no creo que se pueda disponer de eso ni aquí ni en ningún país". Más tarde quiso incidir de nuevo en que no permitirá jamás esa consulta: "No va a haber un referéndum que pretenda o pueda ser utilizado para liquidar la soberanía nacional".

Rajoy señaló así también que aunque no dar por fracasada la operación diálogo ni la posibilidad de mantener un encuentro en breve con el presidente catalán, que sigue pendiente de confirmarse y sin fecha desde hace meses, también le gustaría algún gesto o detalle por parte de Puigdemont. Y se lo concretó: "Me gustaría que se diera un primer paso, que no se dejara la silla vacía (de la Conferencia de Presidentes), porque los vacíos los acaba ocupando otro".

El jefe del Gobierno español aprovechó una pregunta concreta sobre si suscribe el cambio de actitud y las rectificaciones realizadas por la nueva ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, con respecto a la gestión que hizo entonces el departamento dirigido por Federico Trillo con las víctimas del accidente del Yak-42 en Turquía, para modular sus palabras de estas vacaciones navideñas en las que había dicho que ese suceso ocurrió y se solventó hace mucho tiempo. Este jueves Rajoy apostó por señalar que ahora "está de acuerdo con la posición de la ministra de Defensa" ante la situación creada con aquel "acontecimiento enormemente desgraciado" en el que se perdieron muchas vidas, aunque volvió a insistir en que se produjo hace muchos años y ya está juzgado.

Rajoy señaló así su disposición para mejorar la situación de las familias de las víctimas "con más cercanía y reconocimiento". Pero ni pidió perdón por lo sucedido en estos años ni confirmó que podría relevar a Trillo de su actual puesto de embajador de España en el Reino Unido cuanto antes. Afirmó que ese cambio estaba previsto y se hará cuando toque con los demás embajadores que tienen que ser renovados porque fueron nombrados en 2012 y se les ha acabado el mandato.

Más información