La acumulación de cargos de Cospedal agita el congreso nacional del PP

"O hay cambios en la secretaría general o el cónclave pasará sin pena ni gloria", afirma un dirigente

La ponencia con la que el PP propone renovar sus estatutos e ideario político en su próximo congreso nacional, en febrero, evita uno de los asuntos más espinosos para la formación: la compatibilización de cargos, pero la dirección del partido cree que será el asunto que más enmiendas genere. El hecho de que la secretaria general, María Dolores de Cospedal, sea también ministra de Defensa ha generado malestar en los cuadros del partido. Mariano Rajoy esquiva desde noviembre la pregunta sobre su continuidad como número dos del PP.  

La ministra de Defensa, presidenta del PP en Castilla-La Mancha y secretaria general de esta formación, María Dolores de Cospedal.
La ministra de Defensa, presidenta del PP en Castilla-La Mancha y secretaria general de esta formación, María Dolores de Cospedal.Ismael Herrero (EFE)

“A estas alturas sería ridículo negar que en los cuadros del partido existe un malestar por el hecho de que la secretaria general ocupe, además, el cargo de ministra de Defensa, donde se ha de guardar una neutralidad institucional, y el de presidenta del PP castellanomanchego”, afirma un veterano dirigente popular. “Muchos piensan que lleva ya mucho tiempo, que debe dejar que otras personas tengan su oportunidad y que un partido necesita mucha dedicación. Si no hay cambios en la secretaría general del PP, el congreso de febrero pasará sin pena ni gloria”, añade.

Varios dirigentes del partido consultados coinciden en que, por lo que les transmiten cargos y militantes del PP, las incompatibilidades van a ser “el tema estrella del congreso” después de dar por superado el eterno debate sobre las primarias, toda vez que sus más férreos defensores, como la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, han bendecido la propuesta de la ponencia de estatutos: un sistema intermedio, a doble vuelta, donde los militantes amplían su participación pero los compromisarios siguen teniendo la última palabra para elegir al presidente del partido.

Más información
Rajoy se declara dispuesto a agotar los cuatro años de legislatura
El PP avisa a Cospedal: el ‘número dos’ del partido se decidirá en febrero
Cifuentes defiende que en 2017 el PP de Madrid debe “contribuir al éxito” del Congreso Nacional

Rajoy: "Cospedal acredita méritos para desempeñar más de una función"

Desde que la incluyó en su gabinete, como ministra de Defensa, Mariano Rajoy ha evitado aclarar si mantendrá a María Dolores de Cospedal como secretaria general del PP tras el congreso nacional que el partido celebra del 10 al 12 de febrero. En una entrevista publicada este lunes en el Faro de Vigo, el presidente del Gobierno, preguntado una vez más por el asunto, responde: "Es una buena pregunta a la que daremos respuesta en su momento, pero sí le digo que Cospedal acredita méritos más que suficientes para desempeñar con éxito cualquier tarea política y para desempeñar más de una también".

Cospedal fue nombrada hace ocho años secretaria general del PP. Es la primera mujer en ocupar ese cargo y la segunda que asume la cartera de Defensa en el Gobierno.

“Un coladero”

Fuentes de la dirección popular creen el régimen de incompatibilidades va a ser el asunto que más enmiendas genere en el congreso. El partido podría incorporarlas sobre la marcha al texto o debatirlas y votarlas durante el congreso, del 10 al 12 de febrero. Los vigentes estatutos del PP ya tienen un régimen de incompatibilidad de cargos, pero la dirección del partido admite que no se cumple. Por ejemplo, establece, “con carácter general” que no podrá desempeñarse “más de un cargo territorial de presidente o secretario general en el partido, ni acumular a este más de un cargo de representación institucional, local, autonómica o nacional”. También establecen que “la condición de diputado al Congreso o del Parlamento Europeo es incompatible con el desempeño de cargos de presidente o secretario general insular, provincial o autonómico del partido y con los de alcalde, presidente de diputación provincial, consell o cabildo insular”. Pero ya hay cargos actualmente en el PP que incumplen esas normas. “Es un coladero. Se permiten excepciones pero la excepcionalidad ha terminado haciéndose genérica”, afirma un dirigente popular.

Todas las veces que se le ha preguntado al respecto —la última, el pasado viernes—, Mariano Rajoy ha evitado aclarar si piensa mantener a Cospedal como secretaria general tras incluirla en su gabinete como ministra de Defensa. Ella, por su parte, traslada el mensaje de que seguirá. “No os vais a librar de mí”, contestó cuando, el día de su toma de posesión en el ministerio, se le preguntó si continuaría como secretaria general tras el congreso del partido.

Los autores de la ponencia política y de estatutos para el próximo congreso, coordinada por el vicesecretario de organización, Fernando Martínez-Maillo, no han endurecido los requisitos de compatibilidad de cargos, pero sí establecen un nuevo mecanismo de control. El documento propone que la nueva oficina del cargo popular vele por la aplicación del régimen de incompatibilidades. Dicho organismo, de nueva creación, estará formado por entre tres y cinco personas que no ocupen ningún cargo público ni orgánico dentro del PP y que serán elegidos a propuesta del presidente y aprobados por el comité ejecutivo.

Esta oficina, además, abrirá un canal para presentar denuncias por posibles irregularidades cometidas por cualquier militante y custodiará las “declaraciones de idoneidad” que tendrán que presentar quienes aspiren a un cargo en el partido, como son su patrimonio, declaración de la renta y currículum.

La autorización de excepciones para compatibilizar cargos serían aprobadas por el comité ejecutivo nacional previo informe de la oficina. La ponencia política y de estatutos establece un año de plazo para que quienes acumulan cargos renuncien a alguno de ellos y regularicen su situación.

Los estatutos del PP, en cualquier caso, no contemplan un régimen de incompatibilidades para actividades privadas y fuentes del partido explican que eso debe tramitarse por la vía legislativa, tanto en el Congreso como en los Parlamentos autonómicos. 

Propuestas para cambiar los estatutos

La referencia cristiana. El PP mantiene la referencia al humanismo cristiano, pero la pasa del articulado de los estatutos al preámbulo. En el último congreso, Cifuentes pidió, sin éxito, que se eliminara.

Populismos. La ponencia introduce la que la Fundéu ha considerado palabra del año, "populismos". En el preámbulo de los nuevos estatutos, el PP asegura que las formaciones populistas "quieren dividir a los españoles" y se presenta como el partido "serio y responsable".

Participación. La nueva propuesta de estatutos amplía la participación de la militancia en la elección del presidente del partido y también la posibilidad de que impugnen "los acuerdos de los órganos del PP que estimen contrarios a la ley o a los estatutos".

Sobre la firma

Natalia Junquera

Reportera de la sección de España desde 2006. Los jueves publica una columna en Madrid, Kilómetro cero. Durante la semana comenta las redes sociales en Anatomía de Twitter y realiza entrevistas para la serie Conversaciones a la contra. Especialista en memoria histórica, ha escrito dos libros, Valientes y Vidas Robadas (Aguilar).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS