La gestora frena el intento del PSOE canario de pactar un Gobierno con el PP

Los partidos buscan una alternativa de gobierno para derribar a Coalición Canaria

Fernando Clavijo, presidente canario, entre su vicepresidenta Patricia Hernández (izquierda) y Ana Pastor, el martes en el Congreso.
Fernando Clavijo, presidente canario, entre su vicepresidenta Patricia Hernández (izquierda) y Ana Pastor, el martes en el Congreso.ULY MARTÍN

El Gobierno de Canarias, formado por Coalición Canaria y el PSOE, corre riesgo de ruptura con denuncias mutuas de deslealtades. La situación de crisis ha sido constante desde el principio de su acuerdo hace año y medio. Todos los partidos buscan una alternativa de gobierno para derribar a Coalición Canaria pero la política nacional impide que el PSOE, segundo partido en Canarias, pueda apoyarse en el PP ni este en los socialistas, a riesgo de perder el voto en Madrid del partido canario.

El Congreso de los Diputados vivió el martes un intenso ambiente político canario al discutirse la entrada, o toma en consideración, de la reforma del Estatuto de autonomía de Canarias, frustrada desde hace diez años.

Más información
El Consejo Ciudadano de Podemos en Gran Canaria se disuelve tras 15 dimisiones
Podemos Tenerife dimite en bloque por el estilo de dirección “autoritario” y “arbitrario”
El PSOE da por roto su pacto de gobierno con Coalición Canaria

La preocupación por esta reforma, que nace con un fuerte apoyo, no se atisbó en las islas dada la gravedad por la que pasa el Gobierno bipartito, que podría estar en sus últimos días, según las versiones más pesimistas. La unanimidad en la necesidad de que Coalición Canaria, con 18 escaños, abandone el Gobierno es casi absoluta: la defiende el PSOE, con 15 escaños; el PP, con 12; Podemos, con 7; Nueva Canarias, con 5; y Agrupación Socialista Gomera, con 3 escaños.

El problema está en cómo construir la alternativa. Los tanteos del PSOE de Canarias al PP para alcanzar una mayoría, con la socialista Patricia Hernández, actual vicepresidenta, a la cabeza, chocan con la negativa del PSOE federal, ahora mismo representado por la comisión gestora. “No vamos a formar Gobierno con el PP en Canarias”, respondió a EL PAÍS de forma tajante el número dos de la dirección provisional, Mario Jiménez.

Sí reconoce, sin embargo, conversaciones con el PP sobre la grave crisis institucional de Canarias pero, según Jiménez, es el Gobierno de Fernando Clavijo (de Coalición Canaria), “quien la tiene que resolver”. Jiménez apeló a la responsabilidad de Clavijo para que solucione la crisis.

Estas conversaciones también las reconoce la dirección nacional del PP; tanto entre diputados y senadores canarios, populares y socialistas, como con “un relevante dirigente del PSOE”, que es Mario Jiménez. No hay diferencias de criterio entre el PP canario y el nacional sobre cómo actuar, según fuentes de los populares. “Nosotros no vamos a entrar ni a alimentar ninguna estrategia encaminada a generar más inestabilidad aún en las islas”, afirman fuentes de la cúpula popular canaria. El PP, por tanto, está a la espera de ver cómo los dos socios actuales (Coalición Canaria y PSOE-C) resuelven su crisis, qué votan ambos partidos en el pleno de los presupuestos previsto para el 21 de diciembre y cómo sale de esa sesión el Consejo de Gobierno.

“Que no busquen apaños al desgobierno del que ellos mismos son los únicos responsables”, afirman desde la dirección canaria del PP tras mantener varias citas en Madrid con los responsables nacionales de su partido. El presidente, Mariano Rajoy, y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, están al corriente del problema. La dirección del PSOE también está al tanto y en permanente contacto con los socialistas canarios. El martes se celebró un almuerzo en el Congreso de socialistas con el presidente de Nueva Canarias, Román Rodríguez, y el diputado nacional de esa formación, Pedro Quevedo.

Por el lado del PSOE estuvo Mario Jiménez; la adjunta a Organización de la gestora, Laura Seara; y la vicepresidenta del Gobierno canario, Patricia Hernández. Si el fin del Gobierno de Coalición Canaria dependiera de Nueva Canarias ya estaría hecho, pero su fuerza se limita a cinco escaños. Sí apoyaría y justificaría que se formara un Gobierno del PSOE con el PP aunque ellos no entrarían a formar parte del mismo. En este almuerzo, Mario Jiménez recibió una información exhaustiva de su compañera de partido, y número dos del Gobierno canario, así como de Nueva Canarias. El clima de crispación de la vida política en las islas “no tiene precedentes”, le indicaron, además de que la presencia en el Ejecutivo canario de los tres consejeros socialistas es del todo inoperante porque no se les hace partícipes de las principales decisiones, siempre según su versión.

Estabilidad

Desde el PP canario y también desde Coalición Canaria se asegura que esta crisis no acabará en una moción de censura y menos apoyada por los populares, que son ahora socios de investidura en Madrid con Coalición Canaria para asentar al Ejecutivo de Rajoy. “¿Alguien piensa que en esta situación política actual a Rajoy le puede compensar participar en una confusa moción de censura en Canarias para promover allí a una candidata del PSOE, con la abstención de Podemos, y poner en riesgo la estabilidad que le proporciona diariamente la diputada de Coalición Canaria en el Congreso?”, se preguntan dichas fuentes.

Desde el PSOE federal se asegura que no formarán ningún tipo de alianza con el PP en Canarias. Se recuerda que su fractura interna viene por haber propiciado que gobernara Rajoy. Aunque no ha habido el menor problema para que el PSOE gobernara con el PNV en el País Vasco, sí lo habría en Canarias, señalan en la gestora. Esperarán a la evolución de los acontecimientos pero no darán ningún paso.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS