Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos plantea al PP una reforma exprés de la Constitución a inicios de 2017

Los dos partidos acordaron en el pacto de investidura eliminar los aforamientos

José Manuel Villegas.
José Manuel Villegas.

La dirección de Ciudadanos aspira a impulsar junto al PP una reforma exprés de la Constitución en el primer trimestre de 2017 para eliminar los aforamientos de diputados, senadores y miembros del Gobierno. Esa medida está incluida entre las seis condiciones que Albert Rivera le planteó a Mariano Rajoy en agosto para sentarse a negociar el pacto de investidura que finalmente firmaron. En el texto se recoge que las condiciones "se deberán tramitar durante los tres primeros meses" de la legislatura. Ciudadanos interpreta que esa frase implica que las dos partes han adquirido un compromiso para impulsar una reforma exprés que en principio cuenta con el apoyo del PSOE (firmó la misma medida en el pacto entre Pedro Sánchez y Albert Rivera) y Podemos (la lleva en su programa).

¿Cuáles son los escollos? Primero, que Rajoy ha enfriado ya las peticiones de cambios en la Constitución. Y segundo, que ni el PP ni Ciudadanos ven con buenos ojos que la formación de Pablo Iglesias convoque un referéndum para consultar a los ciudadanos este cambio si es que es aprobado en el pleno. La Constitución recoge la posibilidad de que cualquier cambio en el Texto Fundamental sea consultado a los españoles si así lo pide el 10% de los diputados o el 10% de los senadores. Podemos ya ha expresado su intención de emplear esa fórmula con cualquier cambio en la ley de leyes. En consecuencia, Ciudadanos pide que se abra también una reflexión sobre si es necesario activar esa consulta si la reforma se produce "por consenso" de los partidos.

Además, los consejeros de Rivera deberán convencer a los de Rajoy de que la redacción de su acuerdo exige acelerar en esa dirección y sacar la supresión de los aforamientos de la reforma global de la Constitución, cuyos trabajos llevarán mucho más tiempo y se enfrentarán a muchas más complicaciones por los diferentes criterios de los principales partidos. De hecho, en la formación de centro se inclinan por no aprobar una hipotética reforma constitucional sin la participación de Podemos o los partidos nacionalistas, por mucho que el PP, el PSOE y Ciudadanos sumen los votos necesarios para llevarla a cabo.

La Constitución española se reformó por última vez en 2011: el Congreso votó a favor de modificar el artículo 135 para fijar en el texto el concepto de estabilidad presupuestaria y la obligatoriedad de que el pago de la deuda pública fuese prioritario frente a cualquier otro gasto del Estado en los Presupuestos. Ese cambio quirúrgico, que tocó un artículo puntual de la Constitución, y no el conjunto del texto, es el que quiere hacer ahora Ciudadanos para acabar con los aforamientos.

Más información