Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP no logra frenar la reforma de la ley franquista de secretos oficiales

Los populares han ofrecido a PSOE y Ciudadanos enviar un proyecto de ley en seis meses

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, durante el debate de la reforma de la Ley de Secretos Oficiales.
La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, durante el debate de la reforma de la Ley de Secretos Oficiales.

El PP ha intentado a última hora, este martes por la mañana, frenar la proposición de ley del PNV que reforma la ley de Secretos Oficiales, ofreciendo al PSOE y Ciudadanos la promesa de que el Gobierno enviaría en el plazo de seis meses un proyecto de ley, pero no ha logrado. El PSOE ha rechazado el acuerdo y ha anunciado su voto a favor de la aceptación a trámite de la iniciativa, mientras que Ciudadanos, que hace siete meses le dio su apoyo, se ha pasado a la abstención, igual que Foro Asturias.

Con este panorama, pese a que el diputado del PP y exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez se mostró muy crítico con el texto del PNV, el PP se ha acabado absteniendo para evitar una derrota segura. La titular de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha sido la única ministra que ha asistido al debate desde el banco azul.

Con el apoyo de los demás grupos, el pleno del Congreso ha dado luz verde (por 169 votos a favor, 3 en contra y 162 abstenciones) a la tramitación de una nueva ley que sustituirá a la aprobada en 1968, en pleno franquismo, con retoques de octubre de 1978, antes de la aprobación de la Constitución.

Fuentes gubernamentales han indicado que, al no haber aceptado el PSOE la oferta, el Gobierno no se ha comprometido a remitir su proyecto en seis meses. No obstante, la admisión a trámite de la proposición del PNV, que se verá en la Comisión Constitucional del Congreso, no impide que el Ejecutivo pueda aprobar un proyecto de ley, que se tramitaría conjuntamente.

El Gobierno, que admite que la vigente ley está obsoleta, se empeñará en buscar apoyos durante la tramitación del nuevo texto para modificar un punto que Martínez ha calificado de “tremendamente peligroso”: la previsión de que los documentos secretos se desclasifiquen automáticamente a los 25 años y los reservados a los 10. Y ello a pesar de que la mayoría de los países occidentales tienen mecanismos similares y la propuesta del PNV prevé que el Consejo de Ministros, de manera “excepcional y motivada”, pueda prorrogar el secreto por otros 10 años.

 

Más información