Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación ratifica con los rectores una Selectividad “similar” a la anterior

Solo contará la nota de cuatro asignaturas, no hay materias de 1º de Bachillerato y está en manos de las Comunidades las preguntas test

El ministro de Educación Íñigo Méndez de Vigo (izquierda) y el presidente de los rectores Segundo Píriz. Ampliar foto
El ministro de Educación Íñigo Méndez de Vigo (izquierda) y el presidente de los rectores Segundo Píriz.

El ministro de Educación Íñigo Méndez de Vigo y Segundo Píriz, presidente de la conferencia de rectores (CRUE), han ratificado en la mañana de este jueves un acuerdo para la nueva Selectividad que entra en vigor en junio de 2017. Finalmente, la prueba, que no será una reválida que superar para obtener el título de bachiller como se planeó en un inicio, tendrá unas características muy parecidas a las anteriores. El ministerio la califica de "similar". Y, más similares aún, si las comunidades —responsables del contenido de las mismas— no aplican las preguntas tipo test que podrían valer hasta un 50% de la nota final de un examen.

"Con estos cambios el ministerio ha fijado una estructura similar a las antiguas Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU), facilitando a los estudiantes su realización y su preparación, reduciendo la incertidumbre a la que se tienen que enfrentar los jóvenes y manteniendo el distrito único", ha manifestado Educación en un comunicado. La prensa no ha sido convocada porque se trataba de la "ratificación" de las "conversaciones que existen desde junio", señala un portavoz ministerial.

El viernes pasado se desveló que los alumnos no tendrán que presentarse a ninguna asignatura cursada en 1º de Bachillerato. Eso supone que se queda fuera el examen obligatorio de la Filosofía, una troncal común a todos los estudiantes, y hasta siete asignaturas optativas si así lo elegía el alumno.

No va a hacer falta un 5 en la prueba de Selectividad, como se planteó en algunos borradores, para hacer media con el expediente académico y aprobar. Bastará, como hasta ahora, con alcanzar el 4. "Con estos cambios el ministerio ha mostrado sensibilidad a las distintas peticiones que habían producido desde la propia CRUE-Universidades Españolas y las comunidades autónomas", prosigue la nota. Hasta las regiones gobernadas por el Partido Popular mostraron su rechazo a los planes de Selectividad.

Si el bachiller no necesita una nota alta para entrar en el grado deseado, le basta con presentarse a cuatro pruebas que contaran en su nota y otras dos que solo servirán para hacer un diagnóstico del nivel de los alumnos pero que no harán media. Tendrán que presentarse a tres troncales comunes a todos (Historia de España, Lengua y Literatura castellana II y Primera Lengua Extranjera) y una troncal de su especialidad (Ciencias, Humanidades y Ciencias Sociales y Artes).

Lentamente el ministro ha ido dando marcha atrás a todas las medidas que pensaba poner en marcha su antecesor, José Ignacio Wert. No habrá 350 preguntas test, sino exámenes convencionales con la opción de incluir algunas preguntas con ese modelo. Falta por saber si el 40% de la nota de lengua extranjera depende de la expresión oral. Hasta ahora el examen ha sido escrito y se ha ido retrasando su implantación debido a la complejidad de medios técnicos y humanos que exige. Un portavoz de Educación afirma que habrá que "esperar a la orden ministerial" para ver cómo queda.

Más información