Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ataque en Navarra

La juez procesa por terrorismo a nueve de los agresores de Alsasua

La magistrada concluye la investigación poco más de una semana después de asumirla

Llegada a la Audiencia Nacional de los supuestos agresores de dos guardias civiles en Alsasua.
Llegada a la Audiencia Nacional de los supuestos agresores de dos guardias civiles en Alsasua.

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha concluido en tiempo récord la investigación sobre la agresión a los dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua (Navarra) el pasado 15 de octubre y ha dictado auto de procesamiento contra nueve los supuestos autores, de entre 19 y 24 años, por delitos de terrorismo en concurso ideal de lesiones, atentado y delito de odio. Además, la juez envía al Juzgado Central de Menores la causa contra dos de los supuestos agresores, que no han cumplido aún los 18 años. De los nueve procesados, siete permanecen en prisión desde la semana pasada.

La juez Lamela, titular del Juzgado de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, tomará declaración indagatoria a los nueve procesados el próximo 20 de diciembre antes de elevar la causa a la Sala de lo Penal de la Audiencia y que la Fiscalía y la asociación de víctimas del terrorismo Covite presenten sus escritos de acusación. En su resolución, la magistrada impone a cada uno de los procesados una fianza de responsabilidad civil de 6.000 euros.

La causa se dirige contra los siguientes supuestos agresores: Jokin Unamuno, Adur Ramírez de Alda, Aratz Urrizola, Julem Goikoetxea, Jon Ander Cob, Iñaki Abab, Oihan Arnanz, Ainara Urquijo y Aritz Urdangarin. Los hechos ocurrieron en el bar Koxka de Alsasua en la noche del 15 de octubre. Los dos guardias, un teniente y un sargento, estaban tomando una consumición con sus parejas cuando uno de los jóvenes, Jokin Unamuno, les increpó. A continuación, entre 20 y 25 personas, según el relato de la juez, rodearon a las dos parejas y les comenzaron a insultar y amenazar. Cuando intentaron abandonar el bar, el grupo comenzó a golpearles causándoles diversas lesiones. El teniente sufrió, entre otras heridas, una fractura en el tobillo que precisó una intervención quirúrgica en la que se le colocaron una placa y tornillos.

La juez afirma en su auto que todos los procesados “conocían con anterioridad la condición de guardias civiles del teniente y el sargento, siendo esta única y exclusivamente la causa por la que fueron insultados y golpeados”. La agresión se produjo, según Lamela “dentro del ambiente del movimiento Alde Hemendik! (¡Fuera de aquí! en euskera), cuyo objetivo principal desde sus inicios es la negativa a la presencia de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, así como de las Fuerzas Armadas, en Navarra y el País Vasco”.