Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE expedienta a los 15 diputados que ignoraron la orden de abstención

Los parlamentarios tienen una semana para presentar alegaciones del porqué de su voto

Los 15 diputados socialistas que votaron no a la investidura de Mariano Rajoy —desobedeciendo así la decisión del comité federal de abstenerse— afrontan la apertura de un procedimiento disciplinario que este jueves les ha abierto el grupo parlamentario y que culminará previsiblemente con una multa de 600 euros. Además, sobre algunos de ellos recaerán sanciones políticas, al considerar que han quebrado la confianza de la cúpula dirigente. En el marco de una “reorganización” de la dirección del grupo, dos de sus miembros, Meritxell Batet y Sofía Hernanz, serán sustituidas. Ambas votaron no a Rajoy.

Los 15 diputados del PSOE que votaron no.

Aún no han transcurrido 48 horas desde que se produjo la votación en el Congreso para investir presidente a Mariano Rajoy y los socialistas que incumplieron el mandato de abstenerse y votaron no, ya han recibido la notificación de que se les abrirá un procedimiento sancionador. Previamente, fueron avisados de manera individual por el presidente del comité de disciplina del grupo socialista, Luis Carlos Sahuquillo.

Durante la tramitación del expediente habrá otras medidas, que aparentemente no estarán relacionadas con la indisciplina, sino que serán fruto de decisiones políticas de diversa índole. Por un lado, estas solo se pueden aplicar a los seis diputados que son del PSOE, no así a las dos parlamentarias independientes, Zaida Cantera y Margarita Robles, ni tampoco a los siete diputados del PSC, que pertenecen a otro partido. Lo común para todos será la multa de 600 euros.

En breve, se irán viendo otras consecuencias. La ruptura de la disciplina de voto de los diputados del PSC ha activado la intención siempre latente en el PSOE de reconsiderar y reformar el protocolo de funcionamiento entre los dos partidos. Cuando se produzca esta reconsideración ya se habrá celebrado el congreso de los socialistas catalanes, que tendrá lugar el próximo fin de semana, en el que no se moverá un dedo hacia esa línea de ruptura o reconsideración del vínculo con el PSOE. Tendrá que ser la dirección nacional del partido la que dé el paso y lo dará, según las fuentes consultadas.

En este mismo contexto político, se explicará la sustitución como miembros de la dirección del grupo parlamentario de la diputada del PSC Meritxell Batet y de la balear Sofía Hernanz. Ambas votaron no a la investidura de Rajoy. La salida de estas dos diputadas tiene el precedente de lo que ocurrió con el diputado del PSC José Zaragoza, miembro de la dirección del grupo con Alfredo Pérez Rubalcaba que, junto a los diputados del PSC, no respetó la disciplina en una votación sobre el derecho a decidir. En el escrito que han recibido este lunes se les recuerda que el comité federal del PSOE del pasado 23 de octubre “fijó la posición política del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso ante el proceso de investidura”. Sauquillo, responsable de disciplina del grupo, que se dirige a cada uno de ellos con un “Estimado compañero/a”, hace un relato aséptico de lo sucedido.

Alegaciones comunes

“En la sesión plenaria número 13 del pasado sábado 29 de octubre, votaste en sentido contrario al fijado por dicha resolución del comité federal. Por ello te comunico el inicio del procedimiento recogido en el Capítulo IV de nuestro Reglamento interno”. A continuación, se les informa de que tienen una semana para hacer sus alegaciones. “Recibe un cordial saludo”, se despide Sahuquillo.
Nada más conocer la notificación, algunos de ellos lo comunicaron en sus cuentas de Twitter. “Recibida la comunicación del expediente disciplinario. Y habrá más.

¿Pagaremos los platos rotos por otros/as?”, se pregunta Odón Elorza, uno de los expedientados, junto a las diputadas Susana Sumelzo, Rocío de Frutos, Luz Martínez Seijo y Sofía Hernanz. Junto a ellas, Pere Joan Pons, las independientes Margarita Robles y Zaida Cantera y los siete diputados del PSC: Meritxell Batet, Joan Ruiz, Mercè Perea, Manuel Cruz, José Zaragoza, Lidia Guinart y Marc Lamuá.

La primera intención de los ocho primeros es presentar sus alegaciones con un texto común que aludirá a la lealtad con los ciudadanos para no facilitar el Gobierno de Mariano Rajoy. Los parlamentarios del PSC expondrán razones propias, entre otras, que los órganos de su partido votaron en contra de la abstención.

Multa, expulsión o castigo indeterminado

La normativa reguladora de los cargos públicos del PSOE establece en su artículo 6: “En todos los casos, los miembros del grupo parlamentario federal están sujetos a la unidad de actuación y disciplina de voto”.

Esa misma normativa que, en caso de que un diputado se salte la disciplina de voto, “el grupo parlamentario y la comisión ejecutiva federal podrían denunciar su conducta al comité federal”; y, si este órgano considerase que la falta es grave, “tendría facultades para proceder a darle de baja en el grupo parlamentario, procediendo a incoar el correspondiente expediente”.

Por otra parte, el reglamento interno del grupo parlamentario socialista, en su artículo 33, prevé multas de entre 200 y 600 euros por la “ausencia no autorizada a votaciones”. Ese mismo artículo, unos párrafos más adelante, añade: “Igualmente el comité director [del grupo] podrá sancionar la emisión del voto contrario a la orientación acordada por el grupo, cuando esta se haya realizado de forma voluntaria y haya sido manifestada explícitamente, sin perjuicio del mecanismo disciplinario previsto en los estatutos federales”. Pero en ese caso —que es en el que están los 15 diputados socialistas que votaron no en la sesión de investidura de Mariano Rajoy— no se especifica qué tipo de sanción se impondría.

Más información