Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PNV y PSE marginan al PP y le sacan de la Mesa en la nueva Cámara vasca

Por primera vez, el Parlamento tiene más mujeres: 40 frente a 35 hombres

Borja Sémper levanta la mano para protestar en presencia de Alonso.
Borja Sémper levanta la mano para protestar en presencia de Alonso.

El Parlamento vasco de la XI legislatura ha quedado constituido este viernes y, por primera vez, tiene más mujeres: 40 frente a 35 hombres. Este es el segundo Parlamento, junto al canario, con mayor presencia femenina. Entre las protestas del PP, que se ha quedado fuera de la Mesa, algo que no sucedía desde 1990, la parlamentaria del PNV Bakartxo Tejería preside la Cámara por segunda vez consecutiva.

El PP ha planteado sin éxito que los diputados juren o prometan la Constitución y el Estatuto como paso previo a la toma de posesión de su escaño. Era la primera vez que se planteaba esta petición y la Mesa de edad, en la que el PNV y Podemos tenían mayoría, lo ha impedido con el argumento de que ni el Reglamento del Parlamento vasco, según la última reforma de 2008, ni la ley electoral lo reclaman.

"Es un acuerdo excluyente y esto va a marcar el resto de la legislatura. Es un mal comienzo del PNV esta legislatura", ha criticado el presidente del PP vasco y portavoz del grupo parlamentario, Alfonso Alonso. El diputado popular ha sugerido, aunque no lo ha asegurado, que va a llevar a los tribunales la exigencia de que los parlamentarios vascos juren o prometan Estatuto y Constitución, porque, según ha dicho, "está dentro de la normalidad constitucional". La expresidenta del Parlamento Arantza Quiroga, del PP, sustituida la pasada legislatura por Alonso al frente del partido, tampoco exigió a los parlamentarios el juramento cuando estuvo al frente de la institución. "Insisto, es un mal comienzo", ha repetido Alonso.

La constitución de la Cámara se ha producido en plena negociación entre el PNV y el PSE para dar estabilidad al nuevo Gobierno vasco. Unas negociaciones que poco a poco se van decantando más hacia una nueva coalición de Gobierno entre ambas fuerzas que hacia un simple acuerdo parlamentario para sacar adelante los Presupuestos, aunque entre ambos no dispongan, por un escaño, de mayoría absoluta.

Frente a la inestabilidad del escenario nacional, que después de dos elecciones se enfrentará previsiblemente al tercer proceso de investidura, el segundo para Mariano Rajoy, el nuevo Parlamento vasco se prepara para elegir a Iñigo Urkullu como el nuevo lehendakari hasta 2020 en torno a la tercera semana de noviembre. El próximo 27 de octubre se celebrará el primer pleno de incompatibilidades en el que se nombrará la comisión que 20 días después, como máximo, deberá dictaminar si alguno de los diputados incurre en alguna causa de incompatibilidad.

La fecha de investidura

En ese pleno, que se celebrará la primera quincena de noviembre, se fijará la fecha de investidura del lehendakari. El sistema de votación en el Parlamento vasco garantiza que el candidato que en segunda vuelta obtenga más votos salga elegido. EH Bildu decide este sábado en una asamblea en San Sebastián si presentará un candidato alternativo. Elkarrekin Podemos esperará a ver qué hace la izquierda abertzale. Si los seguidores de Arnaldo Otegi presentan candidato, Podemos ha adelantado que no lo hará, porque en el debate del primer pleno con contenido de la legislatura tendrá la posibilidad de confrontar modelos. Pero si los independentistas no lo hacen, entonces ellos sí presentarán candidatura.

El órgano de dirección de la Cámara estará formado por el PNV, que ostentará la presidencia y la secretaría primera, en manos de Íñigo Iturrate; la secretaría segunda será para Cristina Macazaga de Podemos; la vicepresidencia primera, para Eva Blanco, de EH Bildu; y la segunda, para el socialista Txarli Prieto.

La XI legislatura echa a andar 36 años después de la primera Cámara de la democracia vasca, "a años luz de la Euskadi en ruinas que dejó la dictadura y muy lejos de la Euskadi de los 100 muertos al año" que provocaba "la violencia de principios de los ochenta", ha leído la presidenta del Parlamento. En un corto discurso de apertura del nuevo periodo de sesiones ha considerado un requisito actualizar la voluntad política de los vascos. "Necesitamos dotarnos de un nuevo estatuto jurídico político. [...] Hay que avanzar y culminar los trabajos iniciados en este esentido en la anterior legislatura", ha pedido.

Más información