Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El portaviones Príncipe de Asturias será desguazado en Turquía

La subasta se ha adjudicado provisionalmente este jueves por 2,4 millones

Un avión Harrier, parado en la cubierta del 'Príncipe de Asturias'.
Un avión Harrier, parado en la cubierta del 'Príncipe de Asturias'.

El portaaviones Príncipe de Asturias, buque insignia de la Armada española durante un cuarto de siglo, será desguazado en Turquía. La Armada ha conseguido deshacerse finalmente de sus más de 10.000 toneladas de acero y chatarra. La subasta se ha adjudicado provisionalmente este jueves, a falta de que en los próximos días se confirme que toda la documentación está en regla. La adjudicataria ha sido la UTE (Unión Temporal de Empresas) formada la compañía española Surus Inversa y su socio turco, que cuenta con instalaciones para el desguace de buques en el puerto de Aliaga, en la costa del mar Egeo, frente a la isla griega de Lesbos. Los adjudicatarios han ofertado ligeramente por encima del precio de salida, fijado en 2,4 millones de euros, según fuentes del sector.

La Armada ha conseguido adjudicar el portaaviones después de que a principios de este año tuviera que declarar desiertas tres subastas sucesivas. No tuvo ofertantes cuando reclamó inicialmente 4,8 millones de euros, pero tampoco tras rebajar su exigencia a solo 2,9 millones. La caída del precio del acero en el mercado internacional ahuyentó a los chatarreros e hizo temer que la Armada tuviera que quedarse con el buque, atracado en el astillero de Ferrol desde que se dio de baja.

Nueve meses después, y tras rebajar el precio a solo 2,4 millones, la Armada ha encontrado finalmente comprador. Se trata de un viejo conocido, pues Surus Inversa ya desguazó en 2014 el petrolero de la Flota Marqués de la Ensenada en Turquía. De las tres ofertas presentadas, una era española, otra turca y otra (la ganadora) hispano-turca. La normativa vigente prohíbe que los buques de guerra sean desguazados en países que no pertenezcan a la UE o la OTAN, como Bangladesh.

El Ministerio de Defensa decidió en 2013 dar de baja el Príncipe de Asturias, a pesar de que solo tenía 25 años de antigüedad, por el alto coste de su mantenimiento, 30 millones al año, y de su necesaria modernización, que se había venido aplazando por falta de fondos.

Más información