Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mayoría de voces se pronuncia contra Sánchez en la reunión del grupo parlamentario

Once diputados críticos muestran su rechazo al congreso frente a cuatro afines al secretario general

Rueda de prensa de Pedro Sánchez tras la reunión de la Comisión Permanente del PSOE. Ampliar foto
Rueda de prensa de Pedro Sánchez tras la reunión de la Comisión Permanente del PSOE.

La división entre los partidarios y críticos en el PSOE a la celebración de un congreso federal y primarias e intentar un Gobierno alternativo se ha trasladado al Grupo Parlamentario Socialista. Once diputados de los 15 que han tomado la palabra en la reunión previa al pleno del Congreso han recelado de esta propuesta, que Pedro Sánchez adelantó el lunes en la ejecutiva permanente de los socialistas. Cuatro de los parlamentarios se significaron en favor del secretario general.

El PSOE ha representado en la reunión de grupo de los 84 diputados socialistas la fractura entre Sánchez y buena parte del poder institucional del partido. Los contrarios al secretario general, que no ha asistido, han acaparado la mayoría de las intervenciones (11 de 15). El cónclave ha comenzado a las 13.30 y ha finalizado minutos antes de que el pleno en el hemiciclo diera comienzo a las 16.00. Seis diputados se han quedado sin intervenir por falta de tiempo. Fuentes de Ferraz han explicado que se decidió que no intervinieran los partidarios de Sánchez que pertenecen a la dirección del grupo o a la ejecutiva “para no enrarecer más el ambiente” y menos en un foro que nada tiene que ver con el debate orgánico.

Cinco diputados andaluces —Antonio Pradas (Sevilla), Miguel Ángel Heredia y José Andrés Torres Mora (Málaga), Elvira Ramón (Granada) y Salvador de la Encina (Cádiz)—, dos de Castilla-La Mancha —el expresidente regional José María Barreda y Pablo Bellido (Guadalajara)—, dos vascos —Eduardo Madina, que iba en la lista por Madrid, y Odón Elorza (Gipuzkoa), este con matices—, el extremeño Nacho Sánchez Amor y el valenciano Ciprià Císcar, secretario de Organización con Felipe González, han expresado su rechazo a los planes de Sánchez, según una decena de fuentes presentes.

Micaela Navarro critica la fecha elegida

Micaela Navarro, presidenta del PSOE y vicepresidenta segunda del Congreso, ha aclarado que “en ningún momento” se le ha pasado por la cabeza pedir la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general. La diputada andaluza se mostró en contra de un congreso federal los días 2,3 y 4 de diciembre previa celebración de unas primarias el 23 de octubre durante la reunión de la ejecutiva permanente del PSOE.

A juicio de Navarro, la inconveniencia de la propuesta consiste en las fechas planteadas para llevarlo a cabo. “Evidentemente tendrá que haber congreso. Simplemente, creo que no coincidía que fuera en esa fecha. En lo demás, ningún problema”, ha observado.

El único que ha defendido de forma clara la abstención en las casi dos horas y media que duró la reunión ha sido Barreda. “No es mejor socialista el que más se opone sino el que más consigue [...]. 85 escaños son muy pocos, pero son determinantes y pueden condicionar la vida política”, ha afirmado el exdirigente manchego. Elorza, que defiende un Gobierno del PSOE, ha evitado criticar abiertamente el calendario propuesto por Sánchez, que fija las primarias para el 23 de octubre, una semana antes de que se disuelvan automáticamente las Cortes si no hay Gobierno. El exalcalde de San Sebastián ha afirmado a la salida de la reunión que “más bien” no coincide con Sánchez por la premura de los plazos. “Siento auténtica vergüenza de lo que estamos haciendo ante la ciudadanía, de que estemos volcados en primarias, declaraciones, contradeclaraciones y luchas estratégicas y de poder”, ha lamentado.

Apoyo de Baleares

A favor de la propuesta de primarias de Sánchez y de formar un Ejecutivo socialista se han postulado el navarro Jesús María Fernández, el balear Pere Joan Pons —fue jefe de gabinete de la presidenta de Baleares, la única de los siete presidentes autonómicos socialistas que es afín a Sánchez—, el madrileño Rafael Simancas y el exlehendakari Patxi López, que junto a Pradas es miembro de la ejecutiva permanente.

“Ha habido una mayoría desde mi punto de vista que ha expresado en este caso sus reparos a que se celebre un congreso en este momento. Se ha visto que es la actitud mayoritaria en el grupo, por lo menos por las intervenciones”, ha afirmado Pradas, hombre de confianza de Susana Díaz y secretario de Política Federal, tras la reunión.

Madina ha adelantado que votará en contra del congreso y que “ahora no toca que voten los militantes”, según varios testimonios. El diputado vasco no ha concretado qué postura debería adoptar el PSOE para evitar las terceras elecciones. Por su parte, López ha defendido la celebración del congreso federal, con la elección del secretario general mediante la consulta a los militantes, como el remedio “más democrático” a la crisis del PSOE.

Cuatro de los seis diputados que no se han podido pronunciar eran andaluces. La conclusión de los partidarios de Sánchez es que Díaz ha movilizado a sus afines para expresar su oposición a las intenciones del líder socialista en un escenario de marcado contenido institucional.

Más información