Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia condena a 15 años de cárcel a los etarras Oier Gómez e Itziar Moreno

La justicia les ha condenado por herir de bala a un gendarme para escapar de un control

Oier Gómez Mielgo e Itziar Moreno Martínez (derecha), en una imagen del Ministerio del Interior.
Oier Gómez Mielgo e Itziar Moreno Martínez (derecha), en una imagen del Ministerio del Interior.

La justicia francesa ha condenado a los etarras del aparato logístico-militar Oier Gómez Mielgo e Itziar Moreno Martínez a 15 años de prisión cada uno por haber herido de bala a un gendarme para escapar de un control policial en abril de 2011.

El Tribunal de lo Criminal de París considera a Gómez Mielgo, de 33 años, culpable del delito de tentativa de homicidio de los cuatro gendarmes a los que tiroteó mientras trataba de huir en un coche robado que conducía Moreno Martínez, de 34 años.  Esta última ha sido condenada como cómplice, y no por tentativa de asesinato como había solicitado la fiscal, Maryvonne Caillibotte.

Los jueces han impuesto la misma pena de 15 años para los dos con el argumento de que la acción contra los gendarmes del 9 de abril de 2011 había sido "absolutamente concertada".

Ese día, la pareja de etarras logró escapar de dos controles policiales sucesivos disparando a los agentes que les perseguían, aunque finalmente tuvieron que abandonar el vehículo robado que utilizaban y fueron capturados al día siguiente en las proximidades de la localidad de Croze.

Oier Gómez e Itziar Moreno también han sido condenados a indemnizar con 5.000 euros a los propietarios del automóvil robado que utilizaron. También tendrán que pagar 18.000 euros de forma solidaria y otros 2.000 euros de forma individual al Estado francés, ya que fue el que tuvo que hacerse cargo de los daños físicos y morales sufridos por sus agentes.

Ninguno de los dos condenados ha estado presente en la lectura de la sentencia, ya que desde el primer día del proceso —el pasado día 19— se habían negado a acudir a la audiencia. Ambos leyeron un mensaje en el que declaraban su pertenencia a ETA, que según sus palabras llevó a cabo una "lucha necesaria", y aseguraban que no reconocían legitimidad al tribunal para juzgarlos.

Desvinculados del alto el fuego

La fiscal Caillibotte había subrayado en su requisitoria que esta pareja de etarras no podía pretender acogerse a ningún beneficio derivado del fin de la lucha armada de ETA, en primer lugar porque con su tiroteo contra los gendarmes pusieron en evidencia que se desvinculaban del alto el fuego unilateral que la organización terrorista había anunciado tres meses antes, en enero de 2011.

Dos semanas después, ETA sacó un comunicado para decir que el tiroteo de Gómez Mielgo y Moreno Martínez se hizo "contra su voluntad".

La fiscal, en todo caso, no se privó en manifestar sus dudas sobre la actitud de la banda desde que anunció el fin de la lucha armada: "Si ETA dice que no es una organización terrorista, ¿por qué no disolverse?".

Se hacía eco así de la posición manifestada durante el juicio por la Subdirección Antiterrorista de la policía francesa (SDAT), que había reiterado que ETA actualmente "no da ningún signo de una posible disolución" y conserva un arsenal militar importante que constituye "una bomba de relojería", en particular porque podría servir a nuevos actos criminales.

Más información