Un menor muerto en una riña de bandas latinas en Vallecas

El fallecido por arma blanca, de 17 años, pertenece a Los Ñetas, un grupo violento originario de Puerto Rico

Los sanitarios de Emergencias Madrid atienden a las víctimas de la agresión entre miembros de bandas en Vallecas.Foto: atlas | Vídeo: ATLAS

Una riña entre miembros de bandas latinas en la calle Puerto Monasterio de Puente de Vallecas se ha saldado este domingo con un menor de 17 años muerto y un herido de 25 por arma blanca. El fallecido, que sufrió una puñalada mortal en el costado, pertenece —según las primeras informaciones— a la banda de los Ñetas, una réplica del grupo violento formado en la cárcel de Oso Blanco de Puerto Rico, pero  en España integrado principalmente por inmigrantes de origen ecuatoriano.

Más información
Enfrentamiento a machetazos entre bandas latinas rivales en Vallecas
Vida y muerte en las bandas latinas

La agresión se produjo hacia las 21.30 de este domingo, aunque aún se desconocen las causas y el número de participantes. El herido, en un brazo, es también ecuatoriano y de la misma banda, y fue trasladado al hospital Gregorio Marañón.

Los Ñetas, al igual que los Trinitarios y los Dominican don't Play (DDP), de origen dominicano, son de las bandas latinas que han ido ganando peso en Madrid en los últimos tiempos, en detrimento de los Latin Kings, los primeros en llegar a la capital, como una réplica de los grupos violentos de hispanos asentados en los EE UU.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Patricia Ortega Dolz

Es reportera de EL PAÍS desde 2001, especializada en Interior (Seguridad, Sucesos y Terrorismo). Ha desarrollado su carrera en este diario en distintas secciones: Local, Nacional, Domingo, o Revista, cultivando principalmente el género del Reportaje, ahora también audiovisual. Ha vivido en Nueva York y Shanghai y es autora de "Madrid en 20 vinos".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS