Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cúpula de Podemos reconoce diferencias por un pacto con el PSOE

Errejón trata de calmar a Podemos ante el 25-S: “Discutimos y somos compañeros”

Íñigo Errejón e Irene Montero, este miércoles. JUAN CARLOS HIDALGO EFE ATLAS

La dirección de Podemos reconoce que uno de los motivos de la división en el partido se debe a cómo enfocar la relación con el PSOE y un hipotético pacto con Pedro Sánchez. Después de que Pablo Iglesias e Íñigo Errejón enfrentaran sus proyectos el martes, la jefa de gabinete del líder, Irene Montero, explicó este miércoles que ese es uno de los ejes de la discusión y que las posiciones son “muchísimas y diversas”. El secretario general ha mantenido siempre una actitud muy dura con los socialistas. El número dos es más proclive a un acuerdo.

Los dirigentes de Podemos siempre han tenido una relación compleja con el PSOE. El partido de Iglesias nació en 2014 con la ambición declarada, incluso antes de las elecciones europeas, de competir con los socialistas. Trabajó durante dos años con el objetivo del sorpasso(adelantamiento por la izquierda) y, a pesar de ello, intercambió apoyos con esa formación en las principales ciudades y en algunas comunidades. En la pasada legislatura, el debate sobre un hipotético apoyo a Sánchez ya provocó tensiones en las filas del partido, pero acabaron mezclándose con la crisis en la cúpula de Madrid y la destitución de Sergio Pascual, secretario de Organización.

Irene Montero, jefa de gabinete de Iglesias y portavoz adjunta en el Congreso, afirmó que “hay un eje de debate que tiene que ver con la relación con el PSOE”. No abundó en la explicación, pero sí sugirió que en el partido hay diferencias sobre la fórmula de un pacto y las concesiones a Sánchez. En esa discusión, dijo, “puede haber muchísimas posiciones diversas, no solamente dos”. “Unas tirarían hacia una relación de mayor igualdad con el PSOE, de entendernos de igual a igual, de entender que en esta coyuntura a nosotros no nos han votado para que le regalemos el Gobierno al PSOE, sino para que lleguemos a un acuerdo de un Gobierno de progreso”, explicó.

Otro eje

“Creo que hay otro eje u otra tendencia”, prosiguió Montero, “que podría tener más que ver con una relación distinta de la que he plantado ahora. Pero no lo asociaría necesariamente a nombres ni a que haya dos posturas completamente enconadas o enfrentadas”.

En las filas de Podemos hubo quienes contemplaron la posibilidad de dejar a Sánchez que formara Gobierno. Finalmente, Iglesias dejó la última palabra a las bases, que rechazaron por amplia mayoría el pacto suscrito por el PSOE y Ciudadanos. De la misma manera, la dirección de Podemos descarta ahora una mesa de negociación a tres con Albert Rivera. “Esta discusión”, recuerda el cofundador del partido Juan Carlos Monedero, “se expresó en Andalucía”. “Hubo sectores que defendieron la posibilidad de entregar el Gobierno a Susana Díaz. Imagínese que hubiéramos cedido”

Mientras tanto, Errejón se esforzó por calmar al partido ante las elecciones en el País Vasco y Galicia del domingo y después de que —sobre todo dentro de la coalición gallega En Marea— se mostrara malestar por la discusión interna. Errejón aseguró que el martes fue un día más y trató de quitarle hierro a la polémica. “Un día en el que discutimos de política, que es lo que hemos hecho y nos ha permitido llegar hasta aquí. Nosotros discutimos de política y discutimos en abierto, y somos compañeros”, enfatizó.

No obstante, entre hoy y el domingo Podemos seguirá su disputa ideológica en la universidad de verano del partido entre cursos y talleres. Iglesias y Errejón volverán a defender su proyecto, exhibiendo lo que llaman “debate en abierto”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información