Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Podemos ha comprado el discurso identitario de Bildu”

La candidata socialista a lehendakari, Idoia Mendia, asegura que se equivocan quienes dan por hecho un acuerdo con el PNV tras las elecciones vascas

Idoia Mendia (Bilbao, 1965) no se fija en las encuestas que dan al PSE una caída de 16 a 9 escaños en el Parlamento. Su preocupación es que los socialistas sigan siendo influyentes “en las grandes decisiones del País Vasco”. La secretaria general del PSE asegura que se presenta a las elecciones del 25-S "con las manos absolutamente libres". Y aclara: "Quien piense que el pacto con el PNV está hecho se confunde de parte a parte".

Idoia Mendia, en un momento de la entrevista.

Pregunta. ¿Dónde está la frontera entre el éxito y el fracaso del PSE en estas elecciones?

Respuesta. El socialismo vasco, como siempre ha ocurrido en su historia, funciona con la teoría de los vasos comunicantes, de forma que si al PSOE le va bien, a nosotros también, y si le va mal, nos contagia. Yo aspiro a que el PSE siga siendo un partido fundamental en la política vasca y eso significa que sea un partido que siga condicionando las grandes decisiones de este país. Nuestra aspiración es colaborar en la construcción de una Euskadi moderna, del siglo XXI, que blinde los derechos sociales conquistados, que haga una sociedad de ciudadanos iguales. Ese es nuestro empeño.

P. Con la inercia de un PNV ganador y la irrupción de Podemos, ¿qué hueco le queda al PSE?

R. Nosotros y Bildu tenemos posiciones antagónicas sobre la vía soberanista, pero somos claros. Lo que hace falta es que el PNV y Podemos también hablen claro de este tema. Por eso, el Gobierno que salga de las urnas tendrá que decidir a qué se va a dedicar, si va a dejarse llevar por la rueda soberanista y va a entretenerse en ese debate de las esencias al que tanto nos hemos dedicado en el pasado y que tanto aburre, o se va a centrar en lo importante. Yo lo tengo claro y no voy a engañar a nadie. Cada voto a Mendia va a estar destinado a resolver los problemas de la gente.

P. ¿Teme que el debate se escore hacia lo identitario?

R. Parece que Bldu va a plantear una vía pseudocatalana en Euskadi. Quiero saber qué van a votar el PNV y Podemos ante esa iniciativa, porque no se puede estar a todo. Si te dedicas a la patria y las banderas olvidas los problemas de la gente. Bildu está haciendo una invitación constantemente al PNV y Bildu en esa línea y ninguno de estos dos se ha negado a esa invitación. Aunque lo deja en un segundo plano en esta campaña electoral, Urkullu lleva en su programa electoral el nuevo estatus de la nación foral y el derecho a decidir. Podemos también dice lo mismo que el PNV. Está claro que ahí se van a encontrar. El PNV siempre ha buscado la transversalidad con otras fuerzas y ahí tiene la coartada perfecta para iniciar esa senda. Me preocupa la pérdida de cuatro años.

P. ¿Es posible un acuerdo entre las fuerzas de izquierda: PSE, Bildu y Podemos?

R. Cuando Bildu ha tenido que elegir entre políticas de izquierda o patria, siempre ha elegido la patria. Podemos es una incógnita, no sé muy bien si es de izquierdas, si tiene ideología o simplemente se escuda en "lo que diga la gente". A Euskadi no ha traído ninguna aportación nueva. Si observas las posiciones sobre identidad nacional, Podemos ha comprado el discurso de Bildu.

Idoia Mendia, secretaria general del PSE.
Idoia Mendia, secretaria general del PSE.

La reforma federal

P. Podemos propone una Ley de Claridad a la canadiense.

R. Nosotros tenemos una propuesta muy clara: una reforma federal. Da herramientas para resolver conflictos que se dan en todos los estados que tienen naciones en su seno. Los partidos políticos tienen la obligación de alcanzar acuerdos, para eso nos votan. Y que esos acuerdos los sometamos al refrendo de los ciudadanos. La democracia son leyes. Esa es nuestra vía. Entre todos tenemos que mejorar la arquitectura institucional española, porque estamos viendo que ante nuevos supuestos la Constitución tienen agujeros negros. Yo he estado en un Gobierno que ha sufrido la invasión de competencias y para defender los derechos fundamentales de los vascos he tenido que acudir al Tribunal Constitucional. Tiene que haber otras maneras de establecer relaciones con el Gobierno central, o para ver cómo nos sentamos en Bruselas, porque Euskadi tiene competencias exclusivas. Eso es sobre lo que hay que discutir, y no sobre propuestas canadienses.

Peligro de ruptura

P. Se ha tachado al PSE de hacerle el juego al PNV.

R. Nosotros no le hemos hecho el juego al PNV. Dijimos no a los presupuestos que recortaban 1.500 millones y al mismo tiempo pusimos en la mesa la solución: un reforma fiscal para no hacer recortes. El PNV se comió aquellos presupuestos. Después fuimos capaces de convencerles de que era posible hacer otro tipo de políticas, y pactamos. Pero el acuerdo con el PNV no fue para sostener a este partido, sino para salvar a los ciudadanos y al país. Yo me presento a estas elecciones con las manos absolutamente libres. Quien piense que el pacto con el PNV está hecho se confunde de parte a parte. Una cosa es que, después de aquel alejamiento por el pacto de Lizarra, hayamos sido capaces de acercarnos al PNV para dar estabilidad a los gobiernos. Fuimos capaces de ponernos de acuerdo para gobernar en ayuntamientos y diputaciones, pero que nadie se confunda, porque el Parlamento y el Gobierno vasco se juegan mucho: el autogobierno, la estabilidad política y el futuro del país. Si hacemos el bobo, como ocurrió durante 10 años con Ibarretxe, perdemos la revolución tecnológica que ya está en marcha en las empresas.

P. ¿Ve riesgo de división en el País Vasco?

R. El riesgo que veo es que perdamos una ocasión de oro, y no sé cómo lo van a explicar a los vascos dentro de 15 años. O ponemos a Euskadi a la cabeza o en el furgón de cola. La clave es si queremos otra vez enredarnos en debates teológicos o estamos a lo importante. El PNV y Podemos tienen que responder a esta cuestión. Nosotros, por responsabilidad histórica, nos vamos a dedicar a que Euskadi esté a la cabeza.

P. El PP dice quese ha quedado como el único partido constitucionalista vasco.

R. El PP llega siempre tarde a las cosas y después se entusiasma. Llegaron tarde a la Constitución y ahora la abrazan hasta asfixiarla, hasta decir que no es posible cambiarla. Nunca apoyó el Estatuto y ahora lo reivindican. Hay muchas cosas, incluso con la Constitución vigente, que se pueden mejorar. A mi juicio, podríamos tener un autogobierno con unas herramientas más útiles y modernas si tuviésemos una estructura federal en España.

El 'no' a Rajoy

P. Respecto a la gobernabilidad en España. ¿El PSOE debe mantenerse firme en el no a Rajoy?

R. Rajoy no es la persona adecuada para gobernar. Pedro Sánchez está siendo coherente con lo que defendimos en campaña y aprobamos en el partido. Un comité federal en el que tomaron la palabra 50 personas concluyó: “no a Rajoy y no al PP”. Todos, con argumentarios diferentes, lo apoyaron sin excepción.

P. ¿Y si Rajoy se apartara...?

R. Si se apartara, las cosas serían muy diferentes. Sin Rajoy, algunos partidos pequeños estarían más cómodos, pero el PSOE no cambiaría su planteamiento en contra del PP. Yo agradecería que nos dejaran debatir sobre nuestras cosas, aunque es verdad que el clima nacional afecta y preocupa a la gente. Sobre todo en Euskadi, donde de cada 100 euros gestionamos 94, hay que trasladar a la ciudadanía la importancia de las elecciones del 25 de septiembre porque es mucho lo que nos jugamos. Estaría bien un paréntesis y nos dediquemos a esto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información