Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos escenifican en el Congreso y el Senado los problemas de sus rivales con la corrupción

Las cuatro principales formaciones llevan a las Cámaras los casos de sus rivales

El PP, el PSOE, Podemos y Ciudadanos planean emplear los casos de corrupción de sus rivales para desgastarles en el Congreso y el Senado. Los socialistas propondrán en el primer pleno de la Cámara Baja de esta legislatura la formación de una comisión sobre el caso Bárcenas y sospechan que los populares contraatacarán haciendo lo mismo con el caso de los Ere en la Cámara Alta. Por su parte, Ciudadanos ha logrado presidir en el Congreso la nueva Comisión de lucha contra la corrupción, que este viernes ha registrado su primera petición de comparecencia: Podemos quiere que Jorge Moragas, jefe de gabinete de Mariano Rajoy, dé cuentas del caso Aristegui-De la Serna.

Albert Rivera y Toni Cantó, en una imagen de archivo. Ampliar foto
Albert Rivera y Toni Cantó, en una imagen de archivo.

Las Cortes podrían tener al menos tres comisiones relacionadas con la corrupción: una de estudio que ya ha sido pactada entre PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos; otra de investigación sobre la financión ilegal del PP que propondrá el PSOE calcando la que pactó Mariano Rajoy con Albert Rivera y otra en el Senado sobre los ERE. La primera se creará seguro, la segunda depende de los votos de Ciudadanos y la tercera saldría adelante solo con los votos del PP en la Cámara alta.

Hoy otras propuestas esperando, por ejemplo, una del PSOE y de ERC y PDC sobre la actuación del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Antes incluso de ser aprobada y constituida, la nueva Comisión de Lucha contra la Corrupción y por la Regeneración ha recibido este viernes la primera petición de comparecencia. Unidos Podemos quiere que Jorge Moragas, director del gabinete de Rajoy, explique si conocía antes de que el escándalo saliera a la luz el cobro ilegal de comisiones que presuntamente practicaban el diputado Pedro Gómez De la Serna y el embajador Gustavo de Arístegui. La diputada de Unidos Podemos, Gloria Elizo, ha destacado que hay "constancia suficiente" de que un denunciante entregó en La Moncloa una carta en la que se explicaba "detalladamente" cómo operaba presuntamente la trama. En consecuencia, este será uno de los primeros asuntos que trate el nuevo organismo, que presidirá Toni Cantó, exdiputado de UPyD que acabó fichando por Ciudadanos.

La iniciativa registrada por el partido de Pablo Iglesias avanza la estrategia que seguirán todas las formaciones. El PSOE quiere impulsar una comisión de investigación  sobre la presunta financiación ilegal de los populares con el caso Bárcenas. El PP, por su parte, estudia la posibilidad de aprovechar su mayoría absoluta en el Senado para investigar el caso de los Ere, que afecta a los socialistas. Ciudadanos, finalmente, aspira a que la comisión que presidirá Toni Cantó sirva para algo más que para esclarecer los casos que han afectado a los dos partidos tradicionales: los consejeros de Albert Rivera tienen previsto pedir que declaren "sobre sus escándalos" integrantes de la antigua CIU, de IU y otras formaciones. Este partido, además, ya logró que el PP se comprometiera a impulsar una comisión de investigación sobre su presunta financiación ilegal a cambio de firmar un pacto de investidura.

Todos los barómetros del CIS desde 2013 reflejan que la corrupción es el segundo problema más importante del país para los españoles. Los estrategas de los cuatro principales partidos saben que enarbolar la bandera de la regeneración y la lucha contra esta lacra da réditos electorales. Gran parte del éxito de Podemos y Ciudadanos se ha basado en su capacidad para explotar los casos que afectan al PP y al PSOE, a los que han planteado duras medidas anticorrupción cada vez que las formaciones mayoritarias han necesitado sus votos. En consecuencia, el partido de Rivera tenía especial interés en presidir la Comisión contra la corrupción.

Ciudadanos espera utilizar este organismo como altavoz de su programa de regeneración. Sabe que el calendario judicial de los próximos meses pondrá el foco sobre casos que afectan tanto al PP como al PSOE. Por eso negoció con los otros tres principales partidos para conseguir liderar esta Comisión, según fuentes de su dirección parlamentaria. Miguel Gutiérrez representó a este partido en unas conversaciones en las que también participaron Rafael Hernando (PP), Antonio Hernando (PP) e Iñigo Errejón (Podemos).

En un Congreso fragmentado, en el que todo se tendrá que negociar si finalmente se forma gobierno, investigar la corrupción de los partidos tradicionales será uno de los temas estrella de la legislatura. Los casos no se juzgarán solo en los tribunales. Los partidos están listos para llevar esa batalla al Congreso y al Senado.