Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera trasladan a Galicia y el País Vasco su pulso por La Moncloa

Los cuatro líderes usarán las elecciones autonómicas como altavoz de su estrategia nacional

Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias.Foto: atlas | Vídeo: ULY MARTÍN / ATLAS

Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera usarán las campañas de sus partidos para las elecciones de Galicia y el País Vasco como un altavoz de sus aspiraciones nacionales y un termómetro de la fortaleza de sus liderazgos. Los estrategas de PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos creen que la doble cita electoral del 25 de septiembre marcará un punto de inflexión en las negociaciones para formar gobierno. Los cuatro líderes multiplicarán sus visitas a las dos Comunidades.

Más información
Spain hopes Basque and Galicia elections will break political deadlock

Rajoy espera que una victoria de Alberto Núñez Feijóo en las gallegas sirva como refrendo de su candidatura para presidir España, apuntalando sus tres victorias consecutivas en elecciones generales. Sánchez, que ha impulsado internamente las candidaturas de los dos cabezas de cartel del PSOE, sabe que el resultado influirá en la fortaleza de su liderazgo. Iglesias aspira a que las urnas reflejen que solo una alianza de partidos de izquierdas puede desplazar del poder al PP y al PNV, lo que le daría más argumentos para defender la misma combinación como solución al bloqueo del Congreso. Y Rivera, finalmente, se juega mantener la imagen de Ciudadanos como partido clave para la gobernabilidad en dos Autonomías donde no logrará representación, según el CIS.

Partido Popular. Convencer a Sánchez y al PSOE de la abstención

La dirección nacional del PP espera cuadrar antes de este fin de semana la presencia de Mariano Rajoy en las campañas vascas y gallegas, que se pretende notable, con dos o tres grandes actos en cada una, el primero mañana en la plaza de Toros de Pontevedra. Rajoy también se la juega a su manera en ambas citas, que le pueden proporcionar un resultado que refrende su comportamiento, no castigue sus políticas y últimos escándalos —como el nombramiento del exministro José Manuel Soria para el Banco Mundial— y empuje sobre todo al PSOE y a Sánchez a respaldar su investidura como presidente.

Más información
El PNV gana y EH Bildu empata con Podemos
El PP ganaría por mayoría absoluta

En su última reunión bilateral, que apenas duró 30 minutos en el Congreso, Sánchez le soltó a Rajoy que no pensaba apoyar su investidura y que quería esperar a comprobar el resultado de las autonómicas “y luego ya veremos”. Rajoy es muy escéptico ante ese “ya veremos” pero quiere creer que ese presunto batacazo del PSOE en las dos elecciones autonómicas puede ser su última baza para gobernar y evitar las terceras elecciones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El presidente en funciones aguarda que Galicia le proporcione un nuevo triunfo del PP en la Comunidad —donde los populares nunca han perdido ningún tipo de comicios— y una reválida clara de la mayoría absoluta de Núñez Feijóo, el dirigente territorial más relevante del partido. En Euskadi, donde Alfonso Alonso encabeza su candidatura, el PP solo puede aspirar a tener algún papel si el PNV necesita sus votos para gobernar y no opta por otras opciones. Persigue convertirse en el único contrapeso al proyecto nacionalista.

PSOE. Mantener el liderazgo de la izquierda en Galicia.

Que no haya sorpasso en Galicia. Este es el primer objetivo de Pedro Sánchez en las elecciones autonómicas de esa comunidad, toda vez que las expectativas para los socialistas en el País Vasco son muy pesimistas. El líder del PSOE será juzgado por sus críticos, que le endosarán el resultado de unos comicios en los que los candidatos socialistas forman parte del núcleo que le es afín.

A pesar de los muchos riesgos que tienen para él estas elecciones, la agenda de actos de Sánchez en estas dos comunidades no para de crecer. Aún con huecos, ya tiene comprometidos una docena de actos entre el País Vasco y Galicia. El líder del PSOE alternará el apoyo a la candidata de los socialistas vascos, Idoia Mendia, con el acompañamiento al número uno de los gallegos, Xoaquín Fernández Leiceaga.

La pugna con En Marea va a sostener la campaña gallega, a la que se suma Sánchez con la máxima intensidad. Al igual que ocurrió en las elecciones generales del 26-J, la pugna por la supremacía de la izquierda está en juego. Para los críticos de Sánchez, sin embargo, superar el sorpasso no servirá de nada si el PP saca mayoría absoluta en Galicia, porque Rajoy resultará encumbrado ante una repetición de las generales.

Podemos. Demostrar la utilidad de los pactos de izquierdas

Pablo Iglesias esgrimirá en estas elecciones autonómicas la utilidad de los pactos de la izquierda. Intentará demostrar que si En Marea no logra entenderse con el PSOE en Galicia el PP seguirá gobernando. Buscará lo mismo en el País Vasco, aun reconociendo que la posición del PSE puede ser “testimonial”.

En este contexto, Iglesias, que viaja mañana a Barakaldo para arropar a Pilar Zabala, candidata de Podemos en Euskadi, se enfrenta a los comicios con la vista puesta en la situación nacional. Espera usar los resultados para reforzar su defensa de un pacto con Sánchez para desalojar a Rajoy de La Moncloa.

En Galicia, además, su partido mide la eficacia de una alianza con IU, Anova y las mareas que estuvo a punto de romperse y atraviesa dificultades. En Euskadi, donde fue la fuerza más votada el 26-J, hará equilibrios con el discurso nacionalista para arañar votos tanto al PNV como a Bildu.

Ciudadanos. Lograr representación para ser clave en la gobernabilidad.

El partido de Albert Rivera no logrará representación en Galicia y apenas aspira a conseguir un diputado en el País Vasco, según el CIS. El líder de la formación participará en 13 actos electorales en estas Comunidades. En consecuencia, el resultado servirá para medir el tirón de su liderazgo en dos Comunidades que en su partido describen como “difíciles” para sus intereses.

Ciudadanos ha logrado entrar en 12 de las 16 Cámaras Autonómicas que se han puesto en juego desde 2015, cuando inició su expansión nacional. Hace meses que el partido abandonó el discurso triunfalista que alentaron las encuestas de entonces para abonarse a la etiqueta de partido útil, capaz de pactar a derecha e izquierda para marcar la agenda del PP y del PSOE.

Eso es lo que se juega Ciudadanos en la doble cita del 25 de septiembre, especialmente en Galicia: lograr los suficientes escaños como para condicionar las reformas el Ejecutivo del PP y mantener viva la idea de que es un partido con peso en toda España.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS