Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP y el Gobierno, divididos por la elección de Soria

El presidente en funciones se desvincula de la candidatura del exministro al Banco Mundial

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa posterior a la cumbre del G20, en China.
Hangzhou / Madrid

Mientras el Gobierno continúa defendiendo la elección de José Manuel Soria para representar a España en el Banco Mundial, en el PP crecen las voces que cuestionan el nombramiento y, sobre todo, el momento en que se ha hecho. Mariano Rajoy ha insistido este lunes en que el exministro, que dimitió el pasado abril por los papeles de Panamá, “es un funcionario que, como hacen muchos, ha participado en un concurso”. Alberto Núñez Feijóo ha admitido que el nombramiento es “difícil de entender” y son necesarias “explicaciones adicionales”. No ha sido el único.

“Yo no sé nada. Lo único que sé es que el señor Soria ya se fue de la política. Es un funcionario, ha reingresado a la Administración y participado en un concurso, como hacen todos”, ha respondido Rajoy desde la cumbre del G-20 en China cuando le preguntaron por la elección del exministro para representar a España en el Banco Mundial. La comisión evaluadora que formalizó el nombramiento está compuesta por altos cargos del Gobierno del PP.

El presidente en funciones no ha querido valorar las opiniones críticas dentro de su propio partido ni tampoco por qué, si Soria no era válido para seguir en el Gobierno —dimitió en abril por el escándalo de los papeles de Panamá—, sí lo es para representar a España en un organismo internacional.

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, también ha defendido la elección del exministro: “Es a quien le correspondía según la comisión técnica, que es la encargada de estos nombramientos, y de acuerdo con el escalafón. Hay que respetar la legalidad siempre”, ha dicho. El ministro de Economía, Luis de Guindos, había manifestado el día anterior que “sería ilegal” haberle negado ese puesto a Soria.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha declarado, no obstante, que el nombramiento de Soria es “difícil de entender para mucha gente” y que por eso era necesario que Guindos diera “explicaciones adicionales”. El presidente gallego, que participaba en Madrid en un desayuno informativo organizado por Europa Press, compartió que la elección de Soria no era cuestionable “desde el punto de vista legal”. “Lo que se discute es una cuestión de oportunidad”.

Código de conducta

La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, ha declarado que “personalmente” creía que ese nombramiento “no se tenía que haber llevado a cabo”. Dos días antes, al entrar en la reunión del comité ejecutivo del PP, había pedido que lo explicaran quienes lo habían nombrado. En esa misma cita, el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, pidió a los periodistas que no le apretaran con el nombramiento porque su opinión sobre Soria “es manifiestamente mejorable”. La vicepresidenta castellanoleonesa, Rosa Valdeón, ha dicho que la elección le producía “vergüenza ajena”. También la expresidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, ha opinado sobre el asunto: “Nadie cuestiona la legalidad del nombramiento, pero sí es muy cuestionada la oportunidad: justo dos minutos después de la votación de investidura fallida”, refiriéndose al comunicado del Ministerio de Economía. El presidente del PP extremeño, José Antonio Monago, ha coincidido en que el momento “no era el más adecuado”.

El nombramiento debe ser aprobado por el Banco Mundial, cuyo código ético exige “los máximos estándares de integridad en la conducta personal y profesional” y evitar cualquier comportamiento que dañe su reputación. Soria tendría que entregar al organismo un documento sobre sus finanzas y las de sus familiares. El exministro dimitió por su vinculación con paraísos fiscales.

La estrategia de Rajoy tras la investidura fallida: “Perseverar”

Preguntado por cuál es su plan tras la investidura fallida, Mariano Rajoy la ha resumido así: "Perseverar". El líder del PP pretende mantener el pacto con Ciudadanos — "lo firmamos hace siete días y mi opinión sigue siendo la misma", ha dicho—, pero a partir de ahí ha dicho que no va a "sacar conejos de la chistera" y que piensa ofrecer lo mismo que ha hecho desde el pasado 20 de diciembre. Si el PSOE no acepta su oferta de gran coalición, seguirá pidiéndole que le "deje gobernar".

"No voy a hacer eso de estos son mis principios y si no le gustan, tengo otros", ha afirmado Rajoy.  El presidente en funciones insiste en que su oferta de gran coalición "es lo mejor para España" y considera que cualquier otra alternativa que inicie Pedro Sánchez va "contra el sentido común". "Yo voy a seguir intentado formar gobierno, y si no, habrá elecciones, supongo, lo que sería una pésima noticia para España porque de momento tenemos un buen nivel de crecimiento, pero esto es de momento", ha advertido. 

"Aquí todo el mundo me pregunta por eso, no por otra cosa, porque esto no es normal, no pasa en las democracias avanzadas", ha añadido Rajoy, refiriéndose al interés de los líderes de otros países en la cumbre del G-20 en China por el bloqueo político en España.

Más información