Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy pierde la primera votación para su investidura

El líder del PSOE muestra al candidato del PP su rechazo irreversible para futuras investiduras

Mariano Rajoy, este miércoles, en el Congreso.

No a esta investidura y no a las futuras que pueda intentar Rajoy en los próximos meses. Que el PP abandone toda esperanza de pactar con el PSOE y hasta de lograr la abstención de los diputados socialistas para que haya un Gobierno presidido por Rajoy. Y, sin la coincidencia en votos entre PP y PSOE, el camino termina casi necesariamente en terceras elecciones en diciembre. Al menos, mientras Pedro Sánchez esté al frente del partido y su comité federal no enmiende su resolución unánime. La única esperanza del PP es que haya cambios en la dirección socialista.

Mariano Rajoy ha logrado este miércoles los 170 votos previstos —los del PP, Ciudadanos y Coalición Canaria—, insuficientes para lograr los 176 de la mayoría absoluta para la investidura en primera instancia. Y también insuficientes para que salga adelante el viernes por mayoría simple. 

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, abrió la segunda jornada del debate de investidura de Rajoy con un discurso en el que, desde la primera frase hasta la última, la idea más repetida fue el no. Si Rajoy intentó el martes una especie de cuestión de confianza con el balance de su gestión, el socialista hizo algo parecido a una moción de censura al líder del PP, aunque con el matiz de no presentar candidato alternativo. El “no es no” del socialista no presenta ninguna grieta que permita suponer que pueda cambiar y permitir un Gobierno del PP antes del 31 de octubre, pero tampoco incluye una alternativa o alguna opción de que pueda haber otro presidente. Es decir, la sombra de las terceras elecciones se agiganta.

“No abuse. Con que me diga que no ya es suficiente, no hace falta que intente argumentarlo. Ya lo he entendido. Usted quiere bloquear que salga presidente del Gobierno y tiene que justificarlo de alguna manera”, respondió Rajoy, resignado y contenido, a la dura intervención de Sánchez.

“El PSOE no se va a abstener ante la corrupción y el recorte de derechos. Usted no es de fiar. No le daremos un injustificable perdón”, resumió antes el líder socialista, apoyado de forma unánime por el comité federal de su partido. Y se supone que esas circunstancias no cambiarán de aquí al 31 de octubre, cuando acabe el plazo para intentar nuevas investiduras, antes de convocar las terceras elecciones generales en un año. Salvo que, como sueñan en el PP, un desastre electoral en Galicia el 25 de septiembre acabe con Sánchez y un nuevo líder haga rectificar la resolución del comité federal contraria a dejar gobernar a Rajoy.

El único acuerdo cerrado es el insuficiente pacto entre PP y Ciudadanos y, aún así, Rajoy escuchó como su nuevo socio, Albert Rivera, le decía también desde la tribuna que no se fía de él. La víspera quedó patente la escasa química personal entre ambos en el discurso frío del candidato hacia su nuevo socio y dijo: “No creo que pasemos a la historia por el acuerdo que firmamos el otro día”.

El socialista hizo un recorrido por la gestión del líder del PP, con especial detenimiento en los recortes y en la corrupción, relatando los delitos relacionados con el partido de Rajoy, para concluir que “España necesita un Gobierno limpio, justo y social” y, en su opinión, nunca va a ocurrir con el actual líder del PP.

La fuerza de los votos

La respuesta de Rajoy fue reprochar al PSOE que sea responsable de forzar las terceras elecciones y, sobre todo, invocar sus votos como fuente de legitimidad para ser elegido presidente. “Si yo soy tan malo, ¿cuánto de malo es usted? ¿Pésimo? Hay una mayoría de españoles que no piensa de mí lo que usted piensa de mí”, dijo. El enfrentamiento más extenso entre ambos fue el referido a la corrupción. Primero por las imputaciones de Sánchez al líder del PP y luego por la respuesta de Rajoy, para el que “hay demasiados escándalos de corrupción”. “Ya no vengo aquí a solicitar su confianza. Vengo a decir que, puesto que hemos conseguido con esfuerzo un acuerdo para reunir 170 diputados, déjenos al menos gobernar. No bloquee y no nos lleve a una tercera convocatoria electoral. Le ofrezco 170 diputados y acuerdos sobre ocho asuntos fundamentales. Le pido que se abstenga, no le pido que comparta nada”, concluyó Rajoy en su réplica contenida.

La presión a Sánchez llegó a continuación de Pablo Iglesias, líder de Podemos, al pedir al socialista que intente un Gobierno alternativo al PP. “Decídase, señor Sánchez”, le dijo. Esa opción depende de partidos nacionalistas o soberanistas y por eso Rajoy se encargó el martes de cargar las tintas sobre el desafío independentista en Cataluña, como aviso a navegantes.

Iglesias logró resucitar a Rajoy en un debate entretenido entre ambos, con mucha carga de ideología, con reproches duros y con dosis notables de ironía, desde sus respectivas antípodas.

Rivera hizo el canto al acuerdo y el consenso en el discurso de la justificación del pacto alternativo: antes con el PSOE y ahora con el PP. Ciudadanos llegaba por segunda vez a un debate de investidura como socio de un candidato. “Uno no debe escoger entre lo más guay, sino entre lo malo y lo menos malo, es decir, entre el pacto o el bloqueo”, dijo, tras confesar que aspira a gobernar España.

Aitor Esteban (PNV), como colofón a un largo memorial de agravios del Gobierno del PP, concluyó que Rajoy no puede contar tampoco con sus votos.

Más información