Iglesias recupera su tono más duro con el PP para intentar liderar la oposición

El dirigente de Podemos insta al secretario general del PSOE a buscar ya una alternativa: "Decídase"

Pablo Iglesias durante su réplica a Mariano Rajoy, este miércoles.FOTO: CHEMA MOYA (EFE) / VÍDEO: ATLAS (atlas)

Pablo Iglesias recuperó este miércoles su tono más duro contra el presidente en funciones, Mariano Rajoy, para intentar presentarse como líder de la oposición. El secretario general de Podemos intervino en el debate de investidura con un listón muy alto: la nítida impugnación del proyecto del PP hilada por Pedro Sánchez, quien le precedió en la tribuna, le dejaba escaso margen.

Más información
El discurso de Pablo Iglesias en 10 frases
Rajoy se presenta como “el único Gobierno estable, moderado y eficaz”
Podemos rechaza que Rajoy plantee su elección como única opción sin alternativas

No obstante, Iglesias se revolvió contra el jefe del Ejecutivo y el pacto de investidura que este ha suscrito con Ciudadanos y logró que Rajoy reaccionara de forma enérgica. Los turnos de réplica evidenciaron que los dos dirigentes tienen visiones irreconciliables de la política y contribuyeron a polarizar el debate. “Nadie duda en España de que nosotros con ustedes no vamos a ir ni a la vuelta de la esquina. Nadie duda de que nosotros siempre estaremos frente a ustedes, de que somos su antagonista. Me enorgullece que así sea”, proclamó Iglesias.

El cabeza de lista del grupo de Unidos Podemos —que compartió su tiempo con los portavoces de En Comú Podem, IU y En Marea— acusó a Rajoy de encarnar la corrupción y de representar a un partido fundado por ministros franquistas. Le reprochó, así, que el martes apelara a la Constitución de Cádiz. “Usted, líder de la tradición conservadora que arranca en el ¡vivan las caenas!, habló ayer [por el martes] de 1812”, dijo en referencia al lema de los absolutistas de principios del siglo XIX. “Usted no es La Pepa ni es de ninguna Constitución. Usted es más de carta otorgada: otorgada por Merkel”, añadió.

Tras situar al líder del PP en la estela de la tradición de Cánovas del Castillo, Iglesias hizo una enmienda a la totalidad del programa del PP: “Hablar de su gestión es hablar de corrupción. La corrupción está en los genes de su partido desde que lo fundaron exministros vinculados al más corrupto de los regímenes que ha existido en nuestro país”.

El líder de Podemos fue muy duro con el de Ciudadanos, Albert Rivera. Le acusó de no tener credibilidad tras llegar a un acuerdo con el PSOE en la pasada legislatura y ahora con el PP. Le llamó “chicle de MacGyver del régimen”. “Supongo que estará usted de acuerdo conmigo en que no han sido los socios más fiables y más leales”, le dijo.

Tras rechazar la investidura del líder del PP, el de Podemos instó al secretario general del PSOE a decidirse. “Es verdad que nosotros a veces decimos verdades incómodas y que no somos de poner la otra mejilla cuando se nos golpea, pero para enfrentar al PP y sus políticas nosotros sí somos de fiar y usted lo sabe. Lo ha visto en los Ayuntamientos del cambio y en varias comunidades autónomas”, mantuvo Iglesias en referencia a los acuerdos alcanzados con los socialistas tras las elecciones municipales y autonómicas de 2015. “Decídase, señor Sánchez”, agregó.

¿De la cal viva a la colaboración?

El líder de Podemos pidió a Sánchez dejar atrás los enfrentamientos pasados. Pese a las durísimas referencias a la "cal viva" y a la guerra sucia contra el terrorismo, se mostró dispuesto a pasar página. "A pesar de nuestras enormes diferencias, de los agravios y de los recelos mutuos, creo que la realidad política y electoral nos debe empujar a buscar un acuerdo. Lo hemos logrado en muchos ayuntamientos y comunidades autónomas, y estoy convencido de que también lo lograremos muy pronto en Galicia.

La paradoja de la apelación de Iglesias es que el PSOE siempre ha sido el principal rival electoral de Podemos, por lo que un pacto de gobierno resulta altamente improbable. No es una novedad. Pero desde el pasado 20 de diciembre, según el análisis del secretario general del partido, la fragmentación del Parlamento obliga a los socialistas a definirse. “Las elecciones del 20-D obligaron a su partido a elegir. A elegir entre construir el futuro con el PP o construirlo con nosotros”, prosiguió Iglesias, que como viene siendo habitual en sus últimos pronunciamientos ha mencionado los editoriales de este periódico sobre la gobernabilidad, se congratuló de que Sánchez haya mantenido intacta su negativa a Rajoy. “Comprendo que no haya tenido que ser fácil y le doy las gracias por no haber facilitado un Gobierno del PP”, afirmó. Le aplaudió por resistir las presiones internas de su propio partido y las que, dijo, llegan de sus “inmediaciones”.

Iglesias apremió al líder del PSOE para que diga ya, una vez descartada la hipótesis de una abstención parcial de sus diputados, si quiere unas terceras elecciones. “Algunos dirigentes de su partido dicen que usted no va a intentar un Gobierno alternativo al de Rajoy. Eso significa apostar abiertamente por nuevas elecciones. Si esa es su apuesta, dígaselo claramente a los españoles hoy”, enfatizó. “Nosotros sabemos que es difícil, pero estamos dispuestos a intentarlo con ustedes”, ha proseguido. “Si su apuesta son unas nuevas elecciones, permítame advertirle de que los ciudadanos no lo comprenderían y eso solo representaría una prórroga a la decisión estratégica que ustedes deben tomar: con el PP o con nosotros. A pesar de nuestras enormes diferencias, de los agravios y de los recelos mutuos, creo que la realidad política y electoral nos debe empujar a buscar un acuerdo”.

Tras él intervinieron otros portavoces del grupo de Unidos Podemos: el cabeza de lista de En Comú Podem, Xavier Domènech; el líder de IU, Alberto Garzón, y la portavoz de En Marea, Alexandra Fernández. Domènech recordó que solo hay tres alternativas: “Gobierno del PP y Ciudadanos con apoyo del PSOE; o Gobierno del PSOE con nosotros; o terceras elecciones”. Garzón se centró en impugnar la gestión económica del Gobierno. “Es usted el representante de la organización corrupta que ha gobernado este país en los últimos cinco años, y ha sido un éxito para los privilegiados (...) con la sutileza del doctor Mengele ha torturado las estadísticas”, afirmó. Fernández criticó la gestión de Alberto Núñez Feijóo al frente de la Xunta de Galicia, donde el 25 de septiembre se celebran elecciones autonómicas.

Sobre la firma

Francesco Manetto

Estudió Filosofía y Letras y en 2006 empezó a trabajar en EL PAÍS tras cursar el Máster de Periodismo del diario. En Madrid se ha ocupado principalmente de información política y, como corresponsal en la Región Andina, se ha centrado en el posconflicto colombiano y en la crisis venezolana. Actualmente trabaja en la redacción de Ciudad de México

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS