Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos y el PP desbloquean la negociación tras el mensaje de Rivera a Rajoy

Los equipos negociadores reconocen avances y trabajan ya con cifras sobre la mesa

Los equipos del PP y Ciudadanos, en el Congreso.

La negociación entre el PP y Ciudadanos para el pacto de investidura de Mariano Rajoy se ha desbloqueado después de que el partido de Albert Rivera avisara el jueves de que había "encallado" e incluso diera un ultimátum de 48 horas para cerrar el acuerdo. Ambas partes reconocen "avances", aunque para Ciudadanos sean aún "insuficientes para poder hablar de un acuerdo inminente en las próximas horas", mientras el PP augura "un buen fin de semana de buenas noticias" y en privado sus negociadores sostienen que es posible cerrarlo incluso esta misma tarde. Los equipos de ambos partidos han trabajado ya esta mañana con cifras sobre la mesa para las medidas que pedía Ciudadanos y han descartado que sea necesaria una reunión de los líderes, después de que Albert Rivera y Mariano Rajoy se intercambiaran ayer mensajes para desbloquear las conversaciones.

El líder de Ciudadanos envió el jueves un mensaje al presidente en funciones para manifestarle su "preocupación" por la marcha de las negociaciones y pedirle que el PP adoptara "voluntad de diálogo", según confirmaron fuentes del partido. Rivera pidió a Rajoy que los populares transigieran para "poder avanzar en las reformas institucionales" y "en los compromisos para cuantificar las políticas sociales" con el objetivo de "desbloquear la situación". El presidente, según ha explicado el vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, recordó por su parte a Rivera las dificultades presupuestarias en las que se encuentra el país. La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ha confirmado los contactos entre los dos líderes para tratar de agilizar la negociación del pacto de investidura. "Ambos siguen muy estrechamente esa negociación. Llevan, como se dice ahora, el monitoreo".

Ciudadanos anunció a última hora de la tarde de ayer un ultimátum al PP de 48 horas —que finaliza el sábado por la tarde— para aceptar sus propuestas ante la advertencia de no firmar el acuerdo. La concreción económica de sus medidas sociales (entre ellas un complemento a los sueldos bajos o un plan contra la pobreza infantil) así como las reformas de las Diputaciones, el Senado o el Poder Judicial, se manifestaron como un escollo para el acuerdo tras tres días de conversaciones.

Las negociaciones con el PP no han marchado como Ciudadanos quería, según han venido manifestando sus dirigentes, y por eso el líder del partido —que no forma parte, como Rajoy, de los equipos negociadores del acuerdo— se implicó ayer personalmente en tratar de desencallar las conversaciones. Rivera —que no ha vuelto a hacer declaraciones públicas desde que anunció que abrirían una negociación con el PP— manifestó ya ayer por la mañana en Twitter su inquietud. "Sin apoyo del PP a las reformas institucionales y a la clase media se impide el desbloqueo de España. Ojalá rectifiquen", aseguró.

Este viernes, sin embargo, el tono del partido de Rivera ha cambiado. El vicesecretario general, José Manuel Villegas, ha admitido que existen "avances", aunque los ha juzgado como "insuficientes para poder prever un acuerdo inminente". "Es imposible que hoy se pueda firmar [el pacto] pero las posturas están más cerca", ha añadido. El número dos de Rivera descarta que el líder de su partido y el presidente del Gobierno en funciones se reúnan para negociar los últimos aspectos. "No es necesario, los negociadores tenemos capacidad y poder".

El PP, por su parte, destila optimismo. El vicesecretario general de Organización, Fernando Martínez-Maillo, ha hablado de un "grado importante de acuerdos parciales", mientras la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha admitido que había asuntos más complejos que otros, como "el presupuestario", pero ha asegurado que, pese a "las diferencias", el avance del acuerdo está "cercano al 80%". Fuentes del equipo negociador del PP han trasladado que el pacto podría cerrarse esta misma tarde o a lo largo del fin de semana, y que la firma se escenificaría con una imagen conjunta del presidente del Gobierno y del líder de Ciudadanos.

El portavoz del equipo negociador del PP, Martínez-Maillo, ha sugerido además que podría existir ya un acuerdo en el complejo tema de las Diputaciones —que Ciudadanos, como propuesta inicial, quería suprimir—, en el marco de las medidas de "adelgazamiento de la Administración" que ya viene desarrollando el Gobierno. "No se trata de diputaciones sí o diputaciones no. Hay 15 millones de españoles que viven en el mundo rural y tienen los mismos derechos", ha abundado. Después de haber planteado que Ciudadanos debería entrar en un acuerdo de Gobierno o de legislatura, el popular ha defendido hoy que lo que se negocia es un pacto de investidura, y por eso "no es necesario llegar a un acuerdo en todo".

El portavoz parlamentario del partido de Albert Rivera acusó el jueves al PP de no haber cumplido con su exigencia de concretar cifras para las medidas sociales ni de presentar una alternativa a las reformas institucionales que habían planteado acerca del Senado, las Diputaciones o el poder judicial. "Todavía no tenemos números y todavía no tenemos reformas institucionales. Eso nos obliga a expresar que damos a la negociación 48 horas. Si dentro de 48 horas no hemos firmado este acuerdo, lamentablemente (...) no se va a poder dar", sostuvo Juan Carlos Girauta a última hora de la tarde del jueves. "Deseamos poder votar sí a Rajoy, pero dennos motivos", pidió. 24 horas después, la negociación ha dado un giro que se aproxima a su final.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información