Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Convergència descarta aliarse con ERC e irá al Grupo Mixto en Congreso y Senado

La formación catalana recurrirá al Constitucional. La Mesa del Senado ha rechazado hoy sus alegaciones y ha reafirmado su negativa a que tenga grupo propio

El portavoz de CDC en el Senado, Josep Lluís Cleries.

El Partit Demòcrata Català (PDC), la antigua Convergència, se integrará finalmente en el Grupo Mixto tanto del Congreso como del Senado, después de que la Mesa de las dos Cámaras haya rechazado su propuesta de formar un grupo parlamentario propio. La formación nacionalista perderá más de tres millones de euros en asignaciones públicas a las que se tiene derecho por lograr grupo, a pesar de lo cual la coordinadora general del PDC, Marta Pascal, ha anunciado este jueves que no se aliarán con Esquerra Republicana y se irán al Mixto. La Mesa del Senado ha confirmado hoy su negativa al grupo de los convergentes, que aseguran sentirse víctimas de una "persecución" por liderar el proceso soberanista en Cataluña. "Con decisiones como la actual aún lo vemos mas claro: que cuando antes nos marchemos [de España], mejor", ha afirmado el senador del PDC Josep Lluís Cleries.

La formación independentista recurrirá al Tribunal Constitucional —mientras en Cataluña reafirma su desacato al alto tribunal— porque está convencida de que la decisión es política y no reglamentaria.

La Mesa del Senado, con los votos del Partido Popular, ha rechazado este jueves el recurso de la antigua Convergència y ha impedido de forma definitiva que la formación catalana pueda disponer de grupo parlamentario propio en la Cámara alta. El PDC, con cuatro senadores, había presentado alegaciones a su propuesta inicial afirmando que formaría un grupo estable de al menos seis senadores junto a Coalición Canaria, como exige el reglamento, según el senador Cleries. No obstante, el PP considera que se ha presentado la formación de un nuevo grupo y lo ha rechazado por considerar que está fuera de plazo. La decisión se ha adoptado con los cuatro votos en contra del PP, la abstención de los dos senadores del PSOE y el voto a favor del senador del PNV.

"La voluntad que tiene la Mesa es la de intentar evitar el mercadeo de senadores de un grupo a otro. Hay voluntad de varios grupos de evitar la práctica de retorcer el reglamento para buscar fórmulas para crear grupos parlamentarios vía despacho, vía comprar y vender. El espíritu del reglamento no tenía esa misión", ha asegurado el vicepresidente y portavoz de la Mesa, Pedro Sanz, del PP. El popular ha argumentado que la nueva propuesta presentada por Convergència es "extemporánea, porque han pasado los más de cinco días de plazo", pero además insuficiente. "Curiosamente, si nos coloca un grupo con seis senadores difícilmente podemos aprobarlo, porque se requieren 10".

El Reglamento del Senado establece un mínimo de 10 senadores para la constitución de un grupo propio. Al mismo tiempo asegura que, si a lo largo de la legislatura un grupo queda con menos de seis senadores, quedará disuelto y los parlamentarios tendrán que integrarse en el Mixto. En la práctica, los grupos vienen recurriendo al préstamo de senadores para completar los 10 mínimos iniciales, para luego volver los prestados a sus grupos de origen. El problema de Convergència a ojos del PP es que solo dispone de cuatro, por lo que ni siquiera llega al mínimo de seis que debería de tener de forma permanente durante la legislatura. Los populares señalan que habrían permitido que se constituyeran como grupo si hubieran tenido esos seis mínimos, como sí le ha ocurrido al PNV y los populares le han prestado cuatro senadores para que tenga grupo.

La formación catalana presentó una propuesta inicial para formar grupo con sus cuatro senadores, dos senadores de Esquerra Republicana, dos de Coalición Canaria, uno de la Agrupación Socialista Gomera y uno de Bildu. La Mesa lo rechazó alegando que incumplía el reglamento porque el préstamo puede ser de un máximo de cuatro senadores, y no de seis. En realidad, el préstamo de parlamentarios no está regulado y depende de la interpretación política de la norma que regula el funcionamiento de las Cámaras.

En esta segunda ocasión, la Mesa del Senado ha rechazado su recurso porque entiende que está fuera de plazo plantear la formación de un grupo nuevo. La norma dice que el plazo para presentar la propuesta de grupo debe formularse en los cinco días hábiles siguientes a la constitución del Senado. La Cámara alta se constituyó el pasado 21 de julio, por lo que el plazo se habría sobrepasado. Pero Convergència asegura que no ha presentado una propuesta de grupo nuevo, sino unas alegaciones para reafirmar que los dos senadores de Coalición Canaria se quedarían durante toda la legislatura con ellos.

El vicepresidente del Senado, Pedro Sanz, considera que los convergentes pretenden un "fraude de ley", mientras estos hablan de una decisión "sectaria" y "arbitraria". "Hay un punto del reglamento que no hemos respetado, que es no pactar con el PP. Pero en ese vamos a fallar siempre porque con este partido que lo que quiere es dirigir las instituciones y no garantizar la pluralidad democrática nos negamos en absoluto", se ha quejado el senador Cleries. El caso evidencia los problemas de interpretación del Reglamento de cada una de las Cortes. El PP asegura que promoverá esta legislatura una reforma de la norma del Senado.

La pérdida de grupo propio también en el Congreso y en el Senado tiene para la antigua Convergència, ahora Partit Demòcrata Català, consecuencias no solo políticas. La formación nacionalista perderá más de tres millones de euros en asignaciones y verá limitado su derecho a contratar personal remunerado por la Cámara baja, que en la pasada legislatura fueron seis asistentes. La situación supone un golpe para las finanzas de CDC, que acaba de mudarse de sede y está en pleno divorcio con Unió.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información