Podemos apela a sus bases para reagruparse tras el mal resultado del 26-J

La dirección quiere saber qué hacen y cómo trabajan sus simpatizantes en el territorio y reactivarlos

Pablo Echenique y Nagua Alba, líder de Podemos en Euskadi, el pasado lunes en Vitoria.
Pablo Echenique y Nagua Alba, líder de Podemos en Euskadi, el pasado lunes en Vitoria.

Podemos intenta reactivarse y pretende hacerlo empezando por sus círculos, las agrupaciones de simpatizantes que constituyen una seña de identidad del partido desde su fundación, en 2014, y que en más de una ocasión han lamentado el abandono de la cúpula. Tras el mal resultado del 26-J, que quedó lejos de las expectativas de sorpasso al PSOE, la formación ha entrado en una nueva fase. Según han manifestado en las últimas semanas varios de sus dirigentes, de Pablo Iglesias a Íñigo Errejón, la dirección se enfrenta al riesgo de quedar diluida en la oposición parlamentaria y para evitarlo busca cambiar, madurar y reagruparse en el territorio.

Más información
¿Se reúnen y trabajan los círculos de Podemos?
“Para poder gobernar, Podemos tiene que cambiar, tiene que mutar”
Iglesias asume el riesgo de que Podemos sea un partido más y perder atractivo

Volver a movilizar a la militancia no es el único objetivo de Podemos, pero sus principales dirigentes, que se han quedado al margen de los focos de las negociaciones para formar Gobierno, consideran que deben empezar a reinventarse partiendo de sus bases, sobre con vistas al congreso extraordinario previsto para finales de año o principios de 2017. El crecimiento del partido fue desordenado, meteórico e intermitente. Los círculos estuvieron, por ejemplo, muy implicados en los meses iniciales, y ya después de las elecciones europeas de mayo de 2014 y antes de la asamblea fundacional empezaron a surgir las primeras críticas. En cualquier caso, fueron aumentando al ritmo de la expansión de Podemos, y ahora ni siquiera la dirección nacional se atreve a cifrarlos con precisión. Asumen que muchos se desmovilizaron, se disolvieron o se fusionaron. La estimación más concreta apunta a “más de mil”.

Estas agrupaciones locales y sectoriales van a resultar clave en esta segunda vida de Podemos, ya que el partido, que reconoce haber implantado un modelo excesivamente centralizado y de control jerárquico desde Madrid, quiere de alguna manera “federalizar” su organización. Hasta ahora lo había evitado porque el ciclo electoral que se inició hace dos años y medio exigía tomar decisiones de forma rápida, a menudo contraviniendo al espíritu asambleario al que la propia dirección apelaba.

Para iniciar esta etapa la cúpula de Podemos necesita saber qué hacen realmente y si se reúnen sus simpatizantes y medir su implicación. Los inscritos en la página web del partido son, por ejemplo, más de 400.000, aunque más de la mitad no entró en el último año. Ayer comenzó una campaña llamada Activa tu círculo con la que el secretario de Organización, Pablo Echenique, pide a los militantes que justifiquen sus actividades. En el vídeo que acompaña el lanzamiento salen los seis principales dirigentes de la formación.

El líder, Pablo Iglesias, agradece a la militancia el trabajo realizado. “Si logramos llegar al Parlamento Europeo, si conseguimos los Ayuntamientos del cambio, si hoy hay cientos de diputados y diputadas en los Parlamentos autonómicos, en el Congreso de los Diputados y en el Senado es gracias a gente como tú, gente que se dejó la piel en campaña”, señala. Carolina Bescansa explica, por ejemplo, que “los círculos han sido un motor y una fuente de ilusión y esfuerzo imprescindible a lo largo de estos dos años y medio”. Íñigo Errejón recuerda que ahora Podemos se dispone a “construir un movimiento popular”. “Necesitamos tener un mapa actualizado de los círculos activos para poder poner en marcha desde septiembre iniciativas que tengan a la militancia como protagonista”, afirma. Irene Montero da una de las claves de la actividad del partido en los próximos meses. “Tenemos que demostrarle a todo el mundo y en especial a nuestro entorno más cercano que Podemos es una fuerza útil, capaz de transformar tanto en las instituciones como en la calle”. Rafael Mayoral urge a trasladar “todas las victorias y todos los avances a cada barrio y a cada pueblo”. Finalmente, Echenique expone los criterios de esta campaña. “Si vuestros círculos se han reunido al menos tres veces, una en los últimos dos meses, tenéis un enlace de organización y en él participan al menos cinco personas, tenéis un círculo activo”, señala.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Francesco Manetto

Estudió Filosofía y Letras y en 2006 empezó a trabajar en EL PAÍS tras cursar el Máster de Periodismo del diario. En Madrid se ha ocupado principalmente de información política y, como corresponsal en la Región Andina, se ha centrado en el posconflicto colombiano y en la crisis venezolana. Actualmente trabaja en la redacción de Ciudad de México

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS