El PSOE votará contra Rajoy, pero le pide que se someta ya a la investidura

Sánchez no aclara si se presentará en el caso de que el PP fracase ni si se abstendrá

El líder del PSOE, Pedro Sánchez.FOTO: ULY MARTÍN / VÍDEO: QUALITY (reuters_live)
Más información
Sin titulo
Rivera propone que todos los partidos se abstengan para que gobierne Rajoy
RUEDA DE PRENSA DE PABLO IGLESIAS EN EL CONGRESO
Iglesias se “abre” a un Gobierno de coalición, pero ve “resistencia” en el PSOE

Pedro Sánchez ha trasladado este jueves al Rey su negativa a facilitar, ni siquiera con la abstención, un Gobierno del PP. "Vamos a votar en contra de Mariano Rajoy porque el PSOE no va a apoyar aquello que quiere cambiar", ha insistido una y otra vez. El secretario general le ha transmitido a Felipe VI que lo "realmente trascendente" es que se celebre ya la sesión de investidura y no tanto el resultado de dicho proceso. El líder socialista destaca que así se "pone en marcha el motor de la democracia"; esto es, que desde ese momento hay dos meses para tratar de formar un Gobierno, ya que, si nadie se somete a la investidura, el proceso se mantiene bloqueado. "Esa es la responsabilidad constitucional que tiene Mariano Rajoy, el presidente en funciones y líder de la fuerza con más escaños: debe someterse a la investidura, debe dar un paso al frente". No ha aclarado el líder socialista si descarta del todo ser alternativa ni tampoco si se abstendrá para evitar repetir las elecciones.

El mensaje que el líder del PSOE ha querido trasladar después de reunirse con el Rey es que corresponde a Rajoy trabajar por conseguir una mayoría parlamentaria, aunque no con el PSOE. Los esfuerzos que hizo el PP por asegurarse una mayoría en la Mesa del Congreso, a cambio del voto de Ciudadanos. "Si lo ha conseguido en las Cortes pueden ponerse de acuerdo en aquellas cosas que interesan a los ciudadanos; hay una mayoría que puede apoyar al PP como se vio en las elecciones de Ana Pastor como presidenta del Congreso". Todos los que contribuyeron a esa elección, con el sí o con la abstención como hizo Convergència y el PNV, son con quienes Mariano Rajoy debe tratar de conseguir su investidura. Y de ahí no salió el líder socialista, que manifestó cierta contrariedad al ser preguntado una y otra vez sobre si fracasada la opción del PP, él trataría de formar una mayoría alternativa. Algunas respuestas fueron con un mero no.

"La resolución del comité federal es bastante clara, no vamos a votar a quien queremos quitar", ha respondido el líder socialista sobre su posible abstención en el caso de que Ciudadanos cambie su abstención por un voto afirmativo. El líder del PSOE se refiere a la resolución del 28 de diciembre pasado en la que se descartó del todo facilitar un Gobierno del PP. En una nueva reunión del 9 de julio no se redactó ninguna otra resolución, por lo que se entiende que la de diciembre sigue vigente. En el último cónclave socialista de palabra quedó que se votaría en contra del PP. El ambiente en el PSOE —salvo algún presidente socialista como el extremeño Guillermo Fernández Vara y el asturiano Javier Fernández— es de mantenerse en el no. No hay de momento clima para que haya una defensa de la abstención con tal de evitar elecciones.

De la intervención de Sánchez solo surgen propuestas hacia Rajoy porque "es su tiempo", y el resto son "elucubraciones", e "hipótesis" a las que no ha querido responder. El PSOE no va a "entorpecer" las negociaciones del PP para conseguir una mayoría parlamentaria. "Los españoles nos dijeron el 26-J que la primera fuerza política es el PP; que el PP tiene una minoría mayoritaria, no mayoría absoluta, y que, por tanto, tiene que tender puentes; y que hay dos bloques: una mayoría conservadora, con el PP, Ciudadanos y partidos nacionalistas y de corte independentista, y otra mayoría que quiere cambiar las políticas de Mariano Rajoy".

Sánchez piensa, por ello, que Rajoy tiene la "obligación" de ofrecer a sus "aliados potenciales" otra forma de hacer política y otras propuestas. En otras palabras, según ha reiterado, un "Gobierno conservador y no continuista". Sus reflexiones solo conducen a que Rajoy forme Gobierno e incluso se mostró seguro de que lo habrá. El cómo no se sabe, aunque el líder socialista se basó en que todos los representantes políticos que han acudido a La Zarzuela se han pronunciado en contra de unas nuevas elecciones. Si se forma Gobierno, además, con Ciudadanos y los nacionalistas, la legislatura "no tiene por qué ser corta", ha aventurado.

"Vamos a ser una oposición leal y útil. Puede ser una gran oportunidad para forjar consensos ante los desafíos que tiene España", ha señalado en la tesis de que gobierne Rajoy. "Una cosa son las palabras y otras cosas son los hechos", ha respondido sobre la alusión de Pablo Iglesias, líder de Podemos, a que puede haber opciones a una alternativa progresista. No obstante, Iglesias se mostró escéptico a que el PSOE esté por la labor de pactar con su fuerza política. El tono de Sánchez con Podemos fue distante.

Albert Rivera (Ciudadanos) le ha propuesto al Rey que todos los partidos se abstengan para que gobierne Rajoy. Pablo Iglesias (Podemos), en cambio, ha ratificado su no al líder del PP y ha insistido en que se "abre" a un Gobierno de coalición, aunque ve "resistencia" en el PSOE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS