Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El silencio de Sánchez alienta la inquietud en el PSOE

Dirigentes territoriales socialistas confían en que su secretario general descarte intentar la investidura

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, este miércoles en la sede socialista. Ampliar foto
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, este miércoles en la sede socialista. EFE

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, comunicará este jueves al Rey el no de su partido a la investidura de Mariano Rajoy, sin dejar la menor esperanza a que pueda cambiar de opinión. Este es el mandato del comité federal, aunque un nutrido grupo de dirigentes territoriales confía en que también su secretario general cierre la puerta a que él pueda intentar la investidura si fracasa el presidente del PP. El silencio del líder socialista inquieta a muchos de ellos al sospechar unos o temer otros que tiene un plan que desconocen.

La división en el PSOE sobre qué hacer tras las elecciones del 26 de junio se ahonda a medida que pasan los días. Los temores y las sospechas los albergan buena parte de los presidentes autonómicos, a excepción de la presidenta de Baleares, Francina Armengol, que sí coincide con todos en pedir a Rajoy que intente sacar la investidura con otros partidos.

Si el PP no lo consiguiera, entonces el secretario general del PSOE tendría la obligación de intentarlo con Ciudadanos, Podemos y el PNV, según algunos dirigentes. Y, si no logra su apoyo, con los otros partidos nacionalistas. Esta tesis es compartida, aunque con matices, por el secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta; el secretario general de Castilla y León, Luis Tudanca; la del Partido Socialista de Madrid, Sara Hernández, y la líder de los socialistas vascos, Idoia Mendia. Junto a ellos, hay mandos y cuadros medios locales y provinciales que defienden esta opción, aunque es minoritaria, según los dirigentes de las federaciones más numerosas.

La unidad se produce ante la disyuntiva de dejar o no gobernar a Rajoy por la vía de la abstención. El rechazo es abrumadoramente mayoritario entre los militantes, según reconocen los líderes territoriales, que saben de primera mano el sentir de sus afiliados. Así lo admiten incluso los que están dispuestos “en el último minuto” a defender la abstención para evitar unas terceras elecciones.

¿Pero qué piensa Pedro Sánchez? Esta es la pregunta que se hacen dirigentes del PSOE, que ante el silencio del secretario general alimentan todo tipo de cábalas. Para algunos, el dirigente socialista dejará pasar el tiempo hasta ver si Rajoy consigue su investidura. No va a ser fácil sacarle del no definitivo, según estos interlocutores, incluso aunque al líder del PP solo le faltaran media docena de votos.

Pero no todos están en esa posición. Si Ciudadanos votara a favor de Rajoy, en el PSOE se escucharían las voces que ahora callan a favor de permitir a Rajoy que empiece a gobernar y los socialistas pongan en marcha la tarea de oposición de inmediato.

La duda sobre si Sánchez querrá intentar en septiembre su investidura no está resuelta, pero sí hay mucha más certeza respecto a que los líderes territoriales tienen cada vez más dificultades para convencer a los militantes de que la abstención podrá ser el único camino para que no haya otros comicios. “Sánchez sabe que los militantes no quieren que el partido facilite el Gobierno de Rajoy y eso le da mucha fuerza para mantenerse en el no”, señala un dirigente territorial con pesar, ya que él es partidario de la “abstención técnica” que propone Ciudadanos.

Alternativa

Por qué Sánchez no cierra definitivamente la puerta a presentarse como alternativa si Rajoy fracasa también presenta diferencias. No lo ha descartado y, por tanto, ha respondido con evasivas las dos veces que ha dado ocasión a que se le pregunte al respecto. Para algunos, es una manera de ganar tiempo y, aunque no piense presentarse, deja en el aire la posibilidad de que se debata dentro y fuera del partido. En las últimas horas Convergència ha señalado que si Sánchez se presentara, le votaría. En esa tesis están también Alberto Garzón, de Unidos Podemos, y Pedro Quevedo, de Nueva Canarias.

Precisamente las mayores objeciones del PSOE las ponen por el apoyo que tendrían que pedir a los nacionalistas. De nuevo lo que sí es posible para Rajoy, a quien se le insta a que se entiende con Convergència, no se ve bien en los socialistas. “En algunas regiones nos hundiría”, asegura un líder territorial. A algunos líderes territoriales les preocupan los nacionalistas y no tanto Podemos; sobre todo, aquellos que gobiernan con el partido de Pablo Iglesias en sus comunidades.

En la dirección socialista, sin embargo, el asunto se zanja con la remisión a Rajoy, ya que consideran que este es su tiempo. Sánchez no explica sus planes ni fuera ni dentro del partido, según se quejan dirigentes territoriales, aunque reconocen que tampoco le preguntan.

“Que no dé una tercera espantada”

“Esperamos que con 137 escaños de partida y habiendo ganado con claridad las elecciones, Rajoy no dé una tercera espantada”, señaló este miércoles el portavoz parlamentario del PSOE, Antonio Hernando, ante el encuentro del líder del PP y el rey de este jueves. Casi en los mismos términos se expresó el secretario de Organización socialista, César Luena en RNE.
Tras las anteriores elecciones, Rajoy pidió al jefe del Estado que no le propusiera como aspirante a la investidura al no tener los apoyos necesarios. Los socialistas le piden ahora que negocie hasta tenerlos. De momento no los tiene.

Más información