Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisión sin fianza para el actor de ‘El Príncipe’ buscado por narcotráfico

El juez encarcela a Naoufal Azoouz tras acudir de forma voluntaria a prestar declaración

Naoufal Azzouz, en su papel en la serie de jefe de los terroristas.
Naoufal Azzouz, en su papel en la serie de jefe de los terroristas.

El actor de la serie El Príncipe Naoufal Azoouz ha sido llevado a prisión por su supuesta vinculación con una trama dedicada al tráfico de hachís que fue desmantelada la semana pasada en la denominada Operación Yupi. Ha sido el Juzgado de Instrucción número 1 de Chiclana de la Frontera (Cádiz) el que ha ordenado su encarcelamiento provisional y sin fianza, acusado de delitos contra la salud pública y de pertenencia a organización criminal. La decisión judicial ha llegado después que él mismo acudiera voluntariamente a los juzgados a declarar. El juez ha tomado la decisión a petición de la Fiscalía al considerar que existe riesgo de fuga.

En declaraciones a Europa Press, el abogado del actor, José Carlos Aguilera, ya ha anunciado que presentará un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Cádiz. Según el letrado, la decisión es "difícilmente explicable, ajena al sentido común y a cualquier criterio de racionalidad mínimo, ya que no tiene sentido alegar riesgo de fuga para una persona que comparece voluntariamente ante un juez de instrucción".

Naoufal Azoouz, según su abogado, tuvo conocimiento de que pesaba sobre él una orden de busca y captura el pasado viernes y a través de los medios. Ese día fue cuando el subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre, presentó la Operación Yupi que desarticuló una red que tenía como punto de alijo habitual unos esteros de Chiclana. Un día después, el abogado de Azoouz difundió un comunicado en el que aclaró que pensaba acudir a los juzgados “para colaborar con la justicia”.

 Su intención era explicar que no tenía "ninguna relación" con esa organización narcotraficante. Sin embargo, el resultado no ha sido el esperado, como reconoce Aguilera. Según el letrado es "un insulto al sentido común" que una persona que comparece voluntariamente para ofrecer "todo tipo de explicaciones" ingrese en prisión alegando riesgo de fuga. Por ello, no ha negado en valorar que corren "malos tiempos para la presunción de inocencia y el derecho a la libertad”. El abogado ha defendido que el juez podría haber recurrido a otro tipo de medidas como la retirada del pasaporte, la imposición de una fianza o la obligación de comparecer. A juicio de Aguilera “todo parece un episodio más de El Príncipe que alguien quiere escribir”.

 La orden de busca y captura contra el actor está formulada desde el 6 de abril. Aunque en la Guardia Civil, encargada de la operación, esgrimieron que no se encontraba en su domicilio, Aguilera dice que “no se ha ausentado” de él. Concretamente, la Benemérita señala a Azzouz como uno de los intermediarios de los cabecillas del grupo. Su supuesta labor hacía posible el nexo entre D.P.Y. (uno de los socios españoles) con la organización marroquí proveedora de hachís.

Sin embargo, Aguilera ha declarado que la Operación Yupi comenzó en 2014 y que su patrocinado no aparece en la causa "hasta hace tres meses”. Dicho nexo se debe a que, como ha reconocido ante el juez, conoce al presunto cabecilla de la organización porque "frecuentan sitios comunes en Marbella", donde reside el actor. Igualmente, el letrado ha explicado que basan la acusación en los mensajes a un número de teléfono cuya titularidad atribuyen a Naoufal Azoouz. Sin embargo, el actor ha "negado rotundamente" ser titular de esa línea.

Aunque De Torre reveló sus iniciales y su vinculación con la serie, no se tardó en conocer el nombre completo de uno de los implicados en una operación que se saldó con 11 detenidos y 4.200 kilos de hachís incautado. Una cantidad que Aguilera ha puesto hoy en duda ya que ha desmentido que se trata de unas 2,2 toneladas. Con ello ha querido ejemplificar “la cantidad de errores” que se cometieron al informar a los medios, tanto en ese dato como en el número de detenidos.

La operación ‘Yupi’ es una de las últimas que se han dado a conocer en un año en el que la Guardia Civil de Cádiz ha aumentado un 40% la incautación de droga con respecto al año anterior. Así, en lo que va del 2016, la Guardia Civil se ha hecho con 16.000 kilos de droga, frente a los 11.241 en el mismo periodo de 2015). Además, en el mismo operativo se incautaron varias armas de fuego y una escopeta de frabicación casera a una banda que no dudaba en emplear la violencia.

Más información