Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE pretende pactar con Podemos y Ciudadanos la Mesa del Congreso

PP y socialistas mantienen su aspiración de presidir la Cámara e inician hoy las negociaciones con el resto de grupos

Pedro Sánchez durante la rueda de prensa posterior a la reunión con Mariano Rajoy.
Pedro Sánchez durante la rueda de prensa posterior a la reunión con Mariano Rajoy. EFE

El PSOE pretende buscar esta vez un acuerdo con Podemos y Ciudadanos para conformar la Mesa del Congreso y para que la presidencia de la Cámara no sea para el PP. No obstante, las complicadas negociaciones requieren cuadrar diferentes intereses, como que algún grupo facilite a Ciudadanos una presencia en la Mesa que, inicialmente, no le corresponde por su número de escaños o que a Convergència se le permita tener grupo propio. Las negociaciones no han pasado de contactos preliminares y deben estar terminadas el día 19.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, aseguró este miércoles tras entrevistarse con Mariano Rajoy que no renuncia a la presidencia del Congreso. Para eso necesita un acuerdo con el PP o un pacto con Podemos y Ciudadanos. Lo ideal, aseguran fuentes socialistas, sería un acuerdo de todos, incluidos los populares, pero no parece probable en principio.

Los populares mantienen que no tiene que repetirse la situación de la anterior legislatura, en la que la Presidencia no se correspondía con el grupo más votado. Es decir, el PP parte en las negociaciones a varias bandas que se inician este jueves con la premisa de intentar hacerse también con el cargo que hasta ahora ha correspondido al socialista Patxi López.

Sin acuerdo alguno, la simple traslación de los escaños daría al PP cuatro puestos de ocho en la Mesa, dos al PSOE y dos a Podemos. Y, en la votación para la presidencia, el PSOE puede hacerse con el cargo con los votos de los demás grupos para su candidato frente a los del PP. Se votan los candidatos que se presenten y, si ninguno logra mayoría absoluta, pasan a una segunda votación los dos más apoyados.

Si fuera así, el PP tendría cuatro representantes en la Mesa, el PSOE dos más el presidente y Podemos otros dos. Es decir, Ciudadanos quedaría fuera y entregaría sus votos al PSOE. Sin embargo, el partido de Albert Rivera pretende que uno de los grandes grupos le ceda votos suficientes para tener un puesto en la Mesa y ahí surge el problema. El PSOE no puede cedérselos y tendría que hacerlo el PP, precisamente, a cambio del voto de Ciudadanos para la presidencia del Congreso. Ciudadanos da por hecho que tendrá ese puesto en la Mesa, pero desconoce la fórmula exacta a la espera de saber si hay acuerdo entre PP y PSOE o si los socialistas pactan con el resto de grupos. No descartan que el PP pueda “castigarles” por no apoyar la investidura e intentar dejarles fuera de la Mesa o utilizarlo como un arma más de negociación para el Gobierno.

Los socialistas creen que pueden lograr apoyo de Convergencia y PNV, pero necesitan el de Podemos y por eso buscarán ese pacto. En la anterior legislatura hubo acuerdo de PP, PSOE y Ciudadanos. Podemos intentó de forma reservada un acuerdo alternativo con todos los demás, pero PNV y Convergencia dijeron no a la candidatura de Carolina Bescansa.

Hasta ayer, el portavoz de Podemos, Íñigo Errejón, se había limitado a contactos telefónicos con los portavoces nacionalistas e independentistas, con la voluntad de buscar un acuerdo que evite mayoría del PP en la Mesa. Y Convergencia y PNV están dispuestos a pactar.

 Grupos de CDC y Podemos

No obstante, hay otra complicación: el partido que encabeza Francesc Homs en el Congreso necesita de la flexibilidad de la Mesa para que CDC pueda tener grupo parlamentario propio, ya que no cumple los requisitos legales.

Y se complicará aún más si Podemos plantea al PSOE como condición para ese pacto en la Mesa del Congreso que se acepten grupos parlamentarios propios para las confluencias de Cataluña, Galicia y Valencia. En la pasada legislatura Podemos no llegó a pedirlo en la Mesa tras conocer el rechazo de PP, PSOE y Ciudadanos por incumplir el reglamento del Congreso.

Más información