Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas reitera su petición de que España tenga un Gobierno “estable”

El Gobierno alemán confía en que se forme un nuevo Ejecutivo rápidamente

Rajoy y el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker.
Rajoy y el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker. EFE

Bruselas ha mostrado este lunes su esperanza de que el resultado electoral del 26-J permita configurar un nuevo Ejecutivo en España. "Esperamos que pueda formarse un Gobierno estable que trabaje estrechamente con las instituciones europeas y sus socios", ha señalado un portavoz comunitario. El mensaje que ha transmitido la Comisión Europea es prácticamente idéntico al del 21-D, el día después de los anteriores comicios, si bien entonces se hizo referencia a las "dificultades" que conllevaría formar Gobierno, un término que no se ha empleado en esta ocasión. Como en aquella jornada, el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, también ha escrito esta mañana a Mariano Rajoy para felicitarle por haber obtenido el mayor número de diputados en las Cortes, si bien siguen siendo insuficientes para contar con una mayoría parlamentaria.

El interés de Bruselas en que España ponga fin al vacío de poder para tener enfrente a interlocutores legitimados por las urnas capaces de tomar decisiones a largo plazo y no representantes en funciones es patente, y se ha manifestado en los últimos meses. En marzo, cuando PSOE y Ciudadanos formalizaban su fallida alianza para formar Gobierno, el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, advertía de la urgencia de que en España hubiera un "Gobierno sólido" para abordar los "desequilibrios macroeconómicos" del país. Y cuando se habla de desequilibrios y España, la palabra déficit sale inmediatamente a relucir en Bruselas.

La desconfianza por los sucesivos incumplimientos del Gobierno a la hora de cuadrar las cuentas es una realidad, pero la falta de un Ejecutivo consolidado ha llevado a la Comisión a aplazar decisiones de calado como la imposición de la multa a España hasta después de los comicios. Las elecciones han pasado y ahora Bruselas quiere un Gobierno estable que concrete las medidas que tomará para frenar el déficit en función de compromisos firmes y no de promesas como las que trasladó Rajoy en la carta en la que ofrecía a Juncker nuevos ajustes si ganaba las elecciones.

Las reacciones también han llegado desde el Gobierno alemán. La canciller, Angela Merkel, no quiere precipitarse. Como ya ocurrió en las elecciones del 20 de diciembre, la aliada política de Mariano Rajoy prefiere no felicitar al líder del PP hasta que este logre formar Gobierno. Si hace seis meses los portavoces de la canciller admitían que no sabía a quién debía felicitar por lo confuso del resultado, ahora se limitan a desear la formación de un Gobierno lo más rápidamente posible que continúe "el buen camino de las reformas, el crecimiento y la reducción del desempleo".

El portavoz de Merkel sí ha felicitado al conjunto de la ciudadanía española por haber votado a  partidos comprometidos con el proyecto europeo, un dato que Berlín aprecia especialmente tras la crisis abierta por el triunfo de los defensores de abandonar la UE en el referéndum británico. Desde Madrid, Rajoy informó de que en la tarde del lunes hablará con Merkel sobre el Brexit y el resultado de las elecciones españolas.

Mañana lo hará con sus colegas europeos. Pocas horas después de la victoria electoral, el presidente en funciones participará en Bruselas en la cumbre de líderes de la UE que abordará como asunto principal el abandono británico del club comunitario. Durante su estancia en la capital belga está previsto que mantenga un encuentro con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Más información