Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE resiste el ‘sorpasso’ de Podemos y afronta su papel más difícil en democracia

Pedro Sánchez: “La intransigencia de Iglesias ha provocado la mejora de los resultados de la derecha”

Pedro Sanchez durante su discurso anoche en la sede del PSOE. ATLAS

Objetivo cumplido: no se ha producido el anunciado y temido sorpasso. El PSOE se mantiene como partido hegemónico de la izquierda, pero los resultados electorales le abocan a tomar la decisión más difícil y trascendente desde la restauración de la democracia en España: permitir o no que el PP gobierne. Pedro Sánchez ha reconocido esta noche la derrota del PSOE y ha culpado directamente a Pablo Iglesias del ascenso del PP con respecto al 20-D.

“La intransigencia de Pablo Iglesias, el mirar solo por sus intereses personales”, ha permitido que el PP mejore sus resultados y vuelva a gobernar. Esta declaración, en tono seco, de Sánchez, pasadas las once y media de la noche, supone toda una declaración de intenciones respecto a la relación que puede establecerse con Podemos. En principio, el líder socialista dejó traslucir sus nulas intenciones de establecer negociaciones con Iglesias.

Cierta emoción y alivio dejó entrever Pedro Sánchez en su comparecencia. Dio las gracias a los votantes del PSOE de forma cálida y repetidas veces. No es para menos. Todos los augurios apuntaban a que la coalición Unidos Podemos les adelantaría. Así lo indicaron las encuestas durante toda la campaña e incluso ayer, nada más cerrarse las urnas. El líder socialista se regodeó en la pertinaz insistencia de los sondeos de colocarles detrás de Unidos Podemos. Pero no ha sido así: los socialistas han sacado 14 escaños más que la coalición. “El PSOE ha logrado mantener su condición de partido hegemónico de la izquierda; lo hizo el 20-D y lo ha vuelto a hacer, frente a 20 partidos coaligados cuyo único objetivo era vencer al PSOE”, ha señalado. “Espero que Pablo Iglesias reflexione porque él pudo poner fin al Gobierno de Mariano Rajoy y no quiso”.

Sánchez también ha comunicado que había llamado previamente a Rajoy para felicitarle por su victoria, además de extender esos parabienes a los “votantes del PP”.

Nada tuvo que ver la declaración de esta noche con la del líder del PSOE tras los comicios de diciembre. Entonces consideró “históricos” los resultados de su partido y se dispuso a intentar agrupar a las fuerzas del cambio para gobernar. No parece que ese sea el escenario que ahora se abre. “No estoy satisfecho con los resultados obtenidos”, ha reconocido el líder del PSOE, después de haber expresado su agradecimiento ilimitado a militantes, simpatizantes, dirigentes y votantes. No está satisfecho con los 85 escaños obtenidos, cinco menos que hace seis meses, aunque no dejó de resaltar que el PSOE “seguía siendo la referencia de la izquierda”.

“Ni muleta ni bisagra”

Los militantes reunidos en el PSOE han aplaudido esas referencias y, sobre todo, la reivindicación que Sánchez hizo de las señas de identidad de su partido. “Este es el partido comprometido con España, en el éxito y en la adversidad; somos el PSOE sin matices, sin más aclaraciones, un solo partido con un único proyecto para España”. A esta definición la militancia allí reunida respondió con un “PSOE, PSOE, PSOE...”. Un grito no habitual en las reuniones o actos de los socialistas.

Una breve alocución, aunque significativa, que Sánchez ha hecho rodeado de sus colaboradores y de la mayoría de los miembros de su ejecutiva. En las próximas horas este partido tendrá que decidir cuáles serán sus siguientes pasos respecto a la gobernación de España. El PSOE no ha sido nunca “muleta ni bisagra de nadie; el PSOE es un partido para gobernar”. Este fue el mensaje que dejó el expresidente del Gobierno Felipe González en el cierre de campaña.

El comité federal decidirá el voto

Pedro Sánchez convocará hoy a la comisión ejecutiva de su partido para analizar los resultados y explorar qué caminos se pueden tomar. No será una reunión trascendente respecto a la toma de decisiones, que las tomará el comité federal. En ese órgano, que reúne a todo el poder del PSOE, con los máximos dirigentes territoriales, se tendrá que discutir qué camino toman los socialistas. Primero, el análisis de qué les ha ocurrido electoralmente; sin duda satisfacción por haber resistido el empuje de la coalición Unidos Podemos.

Al mismo tiempo que se escudriña el resultado comunidad por comunidad, todos los líderes territoriales tendrán que expresar su opinión sobre si apoyan o no la investidura de Mariano Rajoy, ganador de las elecciones. Se da por supuesto que el comité federal acordará no votar a favor, sino que la discusión estará en si permite que gobierne el PP con su abstención y pasar directamente a ejercer de primer partido de la oposición.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información