Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos sacará el referéndum de la negociación para formar Gobierno

La coalición espera que el diálogo sobre Cataluña avance "en paralelo" entre el PSC y En Comú

El líder de Podemos, Pablo Iglesias. Ampliar foto
El líder de Podemos, Pablo Iglesias.

Podemos está dispuesto a desvincular el referéndum catalán de la negociación para formar Gobierno tras las elecciones del 26 de junio. La formación que lidera Pablo Iglesias defiende la celebración de una consulta pactada, pero su intención es que el diálogo sobre el encaje territorial de Cataluña se desarrolle "en paralelo", en una mesa que prosiga su trabajo si finalmente hay Gobierno, según han señalado fuentes del partido. Además, la dirección de Podemos ya ha manifestado su voluntad de que los interlocutores sean En Comú Podem —la alianza catalana impulsada por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau— y el PSC, además del resto de las fuerzas políticas catalanas.

Iglesias quiere pactar con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. La oferta de un Gobierno de coalición y el intento de que dirigente socialista se pronuncie antes del 26 de junio se han convertido en una constante de la campaña electoral. Pero las aspiraciones del líder de Podemos chocan con los planteamientos de Sánchez sobre Cataluña. Ocurrió tras las elecciones del pasado 20 de diciembre y, aunque el referéndum catalán nunca fue prioritario en las negociaciones, la situación no ha cambiado de forma sustancial. Por esta razón, el partido emergente está dispuesto a sacarlo de la negociación.

El propio Iglesias ha retado este martes a Sánchez a buscar otra solución. "La propuesta del PSOE es un anacronismo. Plantear a la sociedad catalana lo mismo que hace ocho años no es sensato", ha afirmado el dirigente de Podemos en una entrevista en la Cadena SER. Iglesias rechaza hablar de "líneas rojas", al igual que aceptar el programa de Sánchez. "Si hay voluntad política, hay fórmulas. Lo que planteamos no es nada original y moderno. Es lo que planteaba el PSC. Pero, más allá de las fórmulas jurídicas, es cuestión de voluntad política", ha mantenido.

Iglesias ha asegurado en la SER que "la sentencia 42/2014 del propio Tribunal Constitucional emplazaba al Parlament de Cataluña y al Congreso de los Diputados a pactar una consulta". La sentencia citada no decía eso. Anulaba la declaración de soberanía aprobada un año antes por el Parlamento catalán y emplazaba a los defensores del "derecho a decidir" a promover una reforma de la Constitución para intentar convertir esa "aspiración política" en un concepto legal. Emplazaba, por tanto, a defender el "derecho a decidir" mediante "un proceso ajustado a la legalidad constitucional" y no por la vía de los hechos consumados.

La misma noche del 20-D, Iglesias fijó la solución del encaje territorial del Cataluña como condición para alcanzar un acuerdo con el PSOE. Aunque el líder de Podemos asegura que su formación plantea propuestas en lugar de exigencias, esa cuestión se convirtió quizá en el principal motivo de bloqueo del diálogo entre ambos partidos. Cuando a finales de enero, tras la consulta con el Rey, propuso formar un Gobierno de coalición, incluyó un Ministerio de la Plurinacionalidad. Esa propuesta no aparcaba el referéndum.

Finalmente, en abril, en los últimos intentos de negociación, la dirección de Podemos envió al comité negociador de los socialistas un documento que planteaba delegar la búsqueda de una solución en el PSC y En Comú Podem. "Dado el bloqueo de las posiciones en relación con esta materia, desplazamos el ámbito de negociación para la resolución del encaje de Cataluña en España al ámbito de una mesa de negociación integrada por En Comú Podem y PSC, comprometiéndonos a asumir como propio el acuerdo que ambas fuerzas alcancen", proponía ese texto.

Más información