Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera, el único líder que se salva del suspenso

Rajoy, Sánchez e Iglesias cosechan más rechazo que adhesiones

Nadie se ha librado del desgaste de meses de bloqueo político. El hartazgo de los ciudadanos, convencidos de que las diferentes fuerzas están obligadas a buscar pactos y consensos para formar Gobierno y han hecho lo contrario desde el 20-D, pasa factura a Mariano Rajoy, a Pedro Sánchez, a Pablo Iglesias y a Albert Rivera. El saldo evaluativo (la diferencia entre los votantes que aprueban su gestión y los que la desaprueban) es negativo para todos salvo para Rivera, que obtiene un empate, según el sondeo de Metroscopia para EL PAÍS.

En la última semana Mariano Rajoy y Pablo Iglesias son los candidatos que generan mayor rechazo entre los españoles. El candidato de Unidos Podemos se sitúa además, en esta última entrega de Metroscopia, en la peor posición, con un saldo evaluativo de 45 puntos negativos, y arrebata así ese puesto de peor valorado al líder del PP, que durante meses ha sido el que obtenía un suspenso más rotundo. Rajoy tiene ahora un saldo evaluativo de 40 puntos negativos.

Rivera, el único líder que se salva del suspenso
A medida que se ha ido acercando la fecha electoral del 26-J y las posiciones de las distintas formaciones se han ido extremando, la estrategia de polarización puesta en práctica por el Partido Popular y Unidos Podemos ha hecho que los rechazos personales a los candidatos se hayan acrecentado en los bandos contrarios, incrementando de ese modo hacia el lado negativo el saldo medio de popularidad de cada uno de ellos. Entre los votantes del PP, la visión negativa de la figura de Iglesias es prácticamente unánime, con un saldo evaluativo de -93. Lo mismo sucede, casi como si se tratara de un espejo, en las filas de los votantes de Unidos Podemos. El saldo de Mariano Rajoy entre ellos roza casi el rechazo absoluto, con un -98.
Algo parecido sucede en la base electoral de Ciudadanos, donde la imagen de Pablo Iglesias cosecha también unos resultados pésimos. Su saldo entre ellos es de -85.

Rechazo socialista

Es entre los votantes socialistas, sin embargo, donde se atempera el rechazo al líder de Unidos Podemos, aunque también entre ellos resulta mayoritariamente negativo. La suma entre los que aprueban el modo en que ha actuado durante todos estos meses y los que manifiestan su desaprobación arroja un resultado de 63 puntos negativos. La dirección de campaña del PSOE se aferra al rechazo hacia la persona de Pablo Iglesias para apostar por la posible recuperación de al menos una tercera parte de los votantes de Unidos Podemos, disgustados, según creen los socialistas, con la actitud desplegada por su candidato.
Algo parecen apuntar en esa dirección los datos de Metroscopia, porque entre las bases de la coalición formada por Iglesias y Garzón el saldo evaluativo de su candidato, si bien positivo, es el más bajo de los principales partidos. Con 57 puntos positivos, el grado de satisfacción con su líder dista mucho del que obtiene, por ejemplo, Mariano Rajoy entre los suyos, que le dan un saldo de +79.
Resulta llamativo que el candidato del PP sea el más valorado entre sus propias filas, teniendo en cuenta que la misma encuesta de Metroscopia apunta que son también una mayoría los votantes populares que estarían dispuestos a sacrificar a Rajoy si de ese modo logran retener el poder. Solo Albert Rivera, que roza el aprobado con un saldo de cero, logra buena imagen entre los suyos y entre los votantes del PP y del PSOE.