Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy: “La radicalidad es real en España y está instalada en parte de la política”

El objetivo de su campaña es apostar, primero, por crear 20 millones de empleo para 2020

Cifuentes, Rajoy y Cospedal, este martes.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha presentado este martes a los cabeza de lista del PP para las elecciones generales del 26-J en un acto en el Parque del Retiro, en Madrid, y en su discurso ha vuelto a alertar contra la radicalidad y a presentarse como el gran adalid de la moderación. El líder popular sostiene que no es una estrategia electoral del partido para activar el voto del miedo y movilizar a sus votantes: "La radicalidad es real en España y está instalada en una parte de la clase política"

Rajoy va reduciendo con el paso de los días la complejidad de sus discursos. Evoluciona hacia la esencia. Y en el caso del candidato del PP, ese núcleo es presentarse como el único que puede asegurar "la moderación, la sensatez, la cordura, la credibilidad, la estabilidad y la coherencia". Los objetivos de su campaña y de sus mensajes son apostar, primero, por crear 20 millones de empleo para 2020 y, luego, que con ese nivel de puestos de trabajo ya consolidados se pueda encarar la mejora de las pensiones y los demás servicios del Estado del bienestar. No hay más.

En el acto de este martes, en los jardines de Cecilio Rodríguez, la salida de un espontáneo que empezó a gritar megáfono en mano y a apenas tres metros de los dirigentes del PP le prestó la excusa para abonar sus habituales advertencias contra los radicales y los extremistas. No pasó nada. El activista, que ha protagonizado más incidentes de este tipo con otros políticos, empezó a vociferar: "¡Cinco mil sin techo abocados y condenados a muerte! ¡Sois la mafia y la corrupción, nos matáis en vida!". El hombre fue reducido por los servicios de seguridad de La Moncloa, que habitualmente rodean al presidente del Gobierno.

La irrupción al inicio del acto del manifestante sirvió luego de nexo de unión de sus ideas a Rajoy para contraponer su campaña, su estilo, sus candidatos y sus ideas a favor de "una España moderada, tranquila, estable y segura" y una "España en positivo", en la que se destaque lo que funciona y va bien" frente a los que todo lo ven mal y viven en la radicalidad.

Rajoy comprende que en España aún hay muchas cosas que no van bien y en sus intervenciones siempre se guarda un momento para matizar que aún hay problemas graves con el empleo, pero destaca más "que hay muchas cosas de las que sentirse orgullosos". El actual líder del PP se guardó incluso una alusión indirecta para sus rivales y para los responsables populares como el expresidente José María Aznar, "que son proclives a contar las cosas que van mal cuando hay muchas cosas de las que sentirse orgullosos".

El líder popular considera que ahora lo peor sería volver a las políticas del pasado, que identifica con las iniciativas que puso en marcha en su última etapa el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero en plena crisis, pero también con las reformas que prometen Podemos e IU: "Peor aún sería apostar por ideologías derrotadas por la realidad hace muchos años".

Rajoy ha optado por la continuidad en la elaboración de las listas y se ha limitado a introducir algunos ajustes. El PP solo ha cambiado cuatro cabezas de lista en las 50 provincias, más las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Todos los ministros, salvo el de Industria y los de Defensa y Economía, repiten en los puestos con los que concurrieron a los comicios del pasado 20 de diciembre. El aspirante popular justificó esa decisión: "Son los mismos porque entonces creíamos que eran los mejores y hoy igual, son personas con conocimiento, eficacia, experiencia, sacrificio y saber estar a la altura".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información