Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar reclama a Rajoy “disciplina” y más recortes

El expresidente dice que "hay que tomarse en serio" las reformas y echa en falta "la buena política"

José María Aznar, este viernes, en CaixaForum.

"Vengo a decir lo que quiero decir", advirtió el expresidente José María Aznar al inicio de su intervención en el foro de Economistas celebrado en el CaixaForum. Por escasos minutos, no coincidió con el ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, pero repartió reproches y recetó varias soluciones que se resumían en una: volver a las políticas "entre 1996 y 2004", cuando gobernaba él. "Cualquier país cuya deuda supera el 100% de su PIB —España lo hizo hace dos días— se adentra en una espiral de problemas de todo orden de la que es extremadamente difícil salir. Y quiero decirlo con toda claridad: relajar la corrección del déficit público es un error muy grave. Económico y político". Es justamente lo que ha pedido su sucesor, Mariano Rajoy, a la Comisión Europea, flexibilidad. Según Aznar, hay que hacer lo contrario: "Acelerar el proceso de consolidación fiscal" e imponer más recortes.

"Hay que volver a tomar en serio la disciplina y las reformas", insistió el expresidente. "La presunta incompatibilidad entre disciplina y crecimiento económico es un debate ideológico, no económico, y avivado por las posiciones de alguna izquierda europea empeñada en hacer de quienes defienden los compromisos adquiridos algo así como criminales sociales". El déficit tendría que haber sido del 4,2% del PIB y superó el 5%, por lo que España se enfrenta a una posible multa de la Comisión Europea que podría alcanzar los 2.200 millones de euros.

Aznar aseguró que España, es decir, Rajoy, se encontraba en un "parón reformista" y que sería "un error histórico" mantenerlo. El Gobierno, dijo, debe reducir el gasto público, "sustituirlo por gasto e inversión privadas". "Europa sufre estructuras rígidas lastradas por un peso excesivo del sector público. Por un modelo de bienestar que ha privilegiado los derechos de unos frente a las obligaciones de todos", resumió.

En ningún momento citó a su sucesor, pero el expresidente no alabó, ni mucho menos, su labor. "Hay que hacer reformas profundas y nadie puede sustituir la responsabilidad de los gobiernos nacionales. (…) Necesitamos encontrar el modo de hacer lo que debemos hacer. Eso, según mi experiencia, se llama hacer política. Falta buena política".

Borrell, partidario de aumentar el gasto militar

Después de Aznar subió a la tribuna el exministro Josep Borrell con un discurso radicalmente distinto. Bromeó con su condición de "ministro de Exteriores in péctore" con Pedro Sánchez y se mostró partidario de aumentar el gasto militar. "Europa cree que está a salvo de problemas de seguridad y no lo está. Los europeos hemos delegado nuestra seguridad en EE UU y ellos nos piden que hagamos un esfuerzo mayor. Obama recordó a los miembros de la OTAN que tienen el compromiso de gastar en Defensa el 2% de su PIB. Tenemos que cumplir ese compromiso".

Borrell recordó cómo Europa había pasado para los españoles de "hada madrina que reparte cosas" (en la época del "señor Feder" [el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, con el que se construyeron muchas infraestructuras]), a "madrastra mala que impone disciplina". Pero insistió en la necesidad de hacer "más Europa" para afrontar la globalización. "Somos más pequeños de lo que pensamos. La UE necesita un importante plan de choque de inversión pública y ayudar a la privada". Todo lo contrario a lo que acababa de proponer Aznar.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información