Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey firma el decreto de convocatoria de nuevas elecciones para el 26 de junio

La campaña empieza el 10 de junio; López pide reformas legales para acortar los plazos

El Rey firma el decreto ante Patxi López.

El Rey ha firmado este martes, a las 09.37, el decreto de convocatoria automática de las elecciones para el 26 de junio, tras el fracaso de las negociaciones para formar Gobierno. Desde hoy se pone en marcha el procedimiento electoral que, por primera vez, tiene el refrendo del presidente del Congreso en previsión del artículo 99 de la Constitución.

Patxi López, presidente de la Cámara baja, ha acudido a La Zarzuela y ha remitido luego el texto del decreto al BOE para su publicación en la edición electrónica. Desde este momento las Cortes están disueltas y diputados y senadores han perdido su condición de tales, salvo los miembros de la Diputación Permanente de cada una de las Cámaras.

Según los plazos previstos en el decreto, las nuevas Cortes se constituirán previsiblemente el 19 de julio. La campaña electoral se iniciará el 10 de junio. No ha sido posible por estricto cumplimiento de la ley adelantar los plazos, pese a que fue estudiado por el Congreso y la Moncloa. Solo se ha ganado un día con respecto al 20 de julio inicialmente previsto para constituir el Congreso y el Senado.

"No hemos sabido cumplir el mandato ciudadano", ha asegurado López, que ante los periodistas ha hecho un canto al diálogo y al acuerdo, como los de la Transición, "cuando hubo pactos sin que nadie traicionara sus posiciones".

El presidente de la Cámara ha asegurado que sería conveniente para el futuro llevar a cabo reformas legales para acortar plazos y evitar así este proceso de parálisis política. López ha asegurado, no obstante, que en este tiempo han funcionado las instituciones. El presidente de las Cortes más efímero de la democracia ha pedido que se aprenda de lo sucedido en estos cuatro meses.

Ningún candidato ha logrado los apoyos suficientes tras la investidura frustrada del socialista Pedro Sánchez y la decisión de Mariano Rajoy de declinar la propuesta del Rey de intentar buscar un acuerdo, pese a liderar al partido más votado el pasado mes de diciembre. El PP, el PSOE, Podemos y Ciudadanos admiten implícitamente su fracaso, pese a haber repetido la idea de que aceptaban el mensaje de los ciudadanos para negociar y llegar a acuerdos. Los vetos cruzados han llevado a la situación insólita de bloqueo institucional, sin garantías de que no vuelvan a llegar a la misma situación tras las elecciones del 26-J. De hecho, la convocatoria llega con el cruce de reproches por la atribución mutua de culpas por el fracaso.

Más información