Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La continuidad de Rajoy bloquea un pacto de PP y Ciudadanos tras el 26-J

Rivera pide "gente limpia y nueva" al frente de la formación de Génova

Ciudadanos condiciona cualquier pacto poselectoral con el PP a la firma de un programa de reformas y regeneración que considera incompatible con Mariano Rajoy y sus ministros. Los sondeos abren la posibilidad de que los dos partidos sumen mayoría absoluta el 26-J, lo que no ocurrió tras el 20-D. Sin embargo, Albert Rivera advirtió ayer de que “hace falta gente limpia y nueva” liderando a este partido. El PP, por su parte, considera innegociable la continuidad de Rajoy.

Albert Rivera y Toni Roldán, el jueves en el Congreso. Ampliar foto
Albert Rivera y Toni Roldán, el jueves en el Congreso.

Los resultados del 20-D y la incompatibilidad del PP y el PSOE obligaron a intentar pactos entre tres partidos para formar el nuevo Ejecutivo. El 26-J, según los últimos sondeos, podría permitir que el bloqueo institucional se solucionara solo con la suma de dos formaciones, el PP y Ciudadanos, que ya han pactado el gobierno de cuatro comunidades autónomas y de trece capitales de provincia.

“¿Pactaría con el PP?”, le preguntaron ayer a Rivera en la Cadena SER. “Si hay regeneración, sí; si no, no”, contestó el líder de Ciudadanos, que se desmarcó de Rajoy cuando las Operaciones Taula y Acuamed contra la corrupción golpearon al PP y se unieron a los casos Bárcenas, Gürtel o Púnica. “Ni Rajoy, ni el equipo, ni el Gobierno. (...) La mayoría de votantes del PP también quiere regeneración”, añadió. “El Gobierno actual está agotado. Hace falta gente válida, limpia y nueva, pero no les dejan estar al frente”.

En el PP no van a tomar en consideración esa opción. Y menos ahora. Defienden que su candidato es Rajoy, que ganó las últimas elecciones, que tiene por tanto derecho y legitimidad para presentarse ahora de nuevo, y se niegan a que desde otras formaciones abran el debate sobre su cabeza de cartel.

Primarias

El presidente en funciones aprovechó ayer este debate sobre cómo y quién decide los liderazgos en los partidos, y la fórmula de las primarias que se ha impuesto en todos, para subrayar que ese asunto en el PP se resolverá “en el futuro”. Fue salir Rajoy al paso de la apuesta del día anterior de su vicesecretario de Sectorial, Javier Maroto, sobre avanzar hacia ese sistema tras el próximo Congreso del PP, y asumir ese argumentario todos los demás líderes.

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, el vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maíllo, y el portavoz parlamentario, Rafael Hernando, precisaron que ese debate aún no está abierto en el PP, y que su método de elección a través de una junta directiva con apenas 100 avales ya es democrático. Los populares quieren esperar a conocer el resultado del 26-J. El objetivo es sumar con la fuerza que lidera Rivera más de los 176 escaños necesarios para poder gobernar. Piensan que si ese escenario se produce, a Ciudadanos le resultará imposible exigir la retirada de Rajoy y evitar la alianza. Algunos dirigentes del PP sí especulan en privado que si llegado el momento Rivera demanda la salida de Rajoy para cerrar un acuerdo, el propio líder del PP podría plantearse su abandono de la política. Pero ese debate no se ha producido aún en el PP.

Si la suma PP-Ciudadanos resuelve el Gobierno, ¿seguirá enrocada la formación de Rivera en su oposición a Rajoy? “Aquí el único enrocado estos meses ha sido Rajoy, haciendo la siesta, mirando el fútbol y despreciando al Parlamento. Si la gente quiere ver como un enrocamiento que pidamos caras nuevas para una nueva etapa...”, contestó ayer Juan Carlos Girauta, portavoz de Ciudadanos. “Las del Gobierno Rajoy no son esas caras. Tienen la responsabilidad política de la corrupción”, añadió. “No imaginamos a ese equipo humano liderando una etapa de regeneración”. “No puede ser”. Según este dirigente, que el PP asuma las primarias sería una condición de partida para Ciudadanos, que además no se plantearía aplicar soluciones que ya ha usado en otras administraciones, como Logroño, donde la alcaldesa, del PP, gobierna tras comprometerse a no volver a presentarse al cargo.

Más información