Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas urge a España a que acabe con el ‘robo’ de agua en Doñana

La Comisión Europea da dos meses al Gobierno para que ordene el uso de los recursos en el entorno del parque

Bruselas ha instado a España a que acabe con la sobrexplotación del acuífero del que vive uno de los espacios naturales más importantes de Europa, Doñana. La advertencia de la Comisión Europea llega tras el reciente pronunciamiento de varias cadenas de supermercados europeos, que comercializan las fresas y frutos rojos de esta comarca andaluza y que pedían que ponga orden en el uso del agua en el entorno de Doñana.

Una balsa de riego ilegal en el entorno de Doñana.
Una balsa de riego ilegal en el entorno de Doñana.

La presión de la agricultura —y en menor medida del turismo— sobre esa reserva de agua subterránea es un problema sin resolver desde hace décadas. La Comisión ha advertido este jueves al Gobierno de que, si no pone en marcha una "gestión sostenible de los recursos hídricos en la comarca de Doñana" en el plazo de dos meses, podría llevar a España ante la justicia.

Desde un reguero de pozos ilegales algunos agricultores captan agua del acuífero 27. Además, las Administraciones han permitido durante años que crecieran sin control las hectáreas de regadío.

La Junta de Andalucía aprobó hace más de dos años un plan de ordenación de la zona, que implica la eliminación de alrededor de 1.500 hectáreas de cultivos irregulares del entorno del parque. Pero Felipe Fuentelsaz, representante de WWF en la zona, recuerda que aún no se han cerrado los pozos y que no se han eliminado los cultivos ilegales. "Además, se debe impedir que sigan creciendo", añade. El pronunciamiento de este jueves de Bruselas es el resultado del procedimiento de infracción abierto contra España en octubre de 2014 a instancias de WWF.

Discusión

En el otro lado de esta discusión están los agricultores de la comarca, que han levantado una potente industria en la zona. Los regantes han pedido la revisión del plan de ordenación para intentar que el número de hectáreas que deben desaparecer del entorno de Doñana se reduzca.

Sin embargo, la Comisión ha pedido que España ponga "fin al deterioro de los hábitats naturales en la zona alrededor del Parque Nacional de Doñana", que alberga "varios lugares de la red Natura 2000". Bruselas señala directamente a "las intensas labores de regadío y la demanda de las instalaciones turísticas". Encajonado dentro del parque está el núcleo turístico de Matalascañas, que pertenece al municipio de Almonte (Huelva).  

"La evaluación de la Comisión", ha recordado Bruselas en un comunicado de prensa, "ha puesto de manifiesto que las autoridades españolas tampoco han respetado la legislación sobre aguas de la UE" y que se está impidiendo "la gestión sostenible de los recursos hídricos en la comarca de Doñana".

La Comisión envió una carta de emplazamiento a España en octubre de 2014. Y, "dado que persisten los incumplimientos", envía ahora un dictamen motivado en el que se da dos meses al Estado para que actúe. "De no hacerlo, la Comisión puede llevarla ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea".

Más información