Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide cárcel para un vendedor de entradas falsas del Mundial de Sudáfrica

La Audiencia Nacional acoge la semana próxima el juicio contra un empresario, acusado de estafar a decenas de personas que viajaron a Johannesburgo a ver la final que jugó España

Iniesta celebra el gol en la final del Mundial 2010.
Iniesta celebra el gol en la final del Mundial 2010.

La fiscalía pide ocho años y seis meses de cárcel para un empresario, Pablo Casanova Freije, por estafar supuestamente a, al menos, 67 personas a las que vendió entradas falsas para la final del Mundial de Fútbol de Sudáfrica de 2010 y, además, por no pagar a dos compañías los costes del avión fletado hasta Johannesburgo. El procesado, "con un propósito lucrativo ilícito", "ideó sacar a través de su agencia de viajes de Las Rozas (Madrid) unos paquetes por 2.495 euros" que incluían los vuelos de ida y vuelta, los traslados hasta el estadio y un pase para el partido, que acabó con la victoria del equipo de Vicente del Bosque. El acusado, según el Ministerio Público, organizó toda la operación pese a que "no disponía de dinero" para hacerlo.

La Audiencia Nacional acogerá la próxima semana el juicio contra Casanova, al que se le imputa un delito continuado de estafa y otro de falsificación en documento mercantil. El fiscal José Perals, en su escrito de acusación, detalla todas las presuntas artimañas utilizadas para poder organizar este viaje, con un coste superior al medio millón de euros. En primer lugar, firmó un supuesto contrato con un representante de la empresa noruega Euroteam Travel AS. Según el Ministerio Público, el procesado solo pagó 46.895 euros por 46 pases falsos, pero en ese documento figuraba que habían sido 220.000 dólares por 200 entradas. Además, falsificó un justificante bancario para simular que había hecho la transferencia a dicha compañía.

"Este era para justificar posteriormente ante terceros que había abonado todas las entradas y que había sido estafado, pero la transferencia no se llegó a efectuar. Y Euroteam es una empresa investigada por estafa en Noruega por la venta de entradas falsas para espectáculos", remacha el fiscal, que añade que, una vez dado este paso, cerró el flete de un avión con otra empresa a Johannesburgo por 575.400 euros. Cuando esta compañía le dijo que le pagara, este le presentó otro justificante bancario falsificado de dos transferencias, donde ponía que estas se habían hecho pero que el ingreso no sería efectivo hasta el 12 de julio —un día después de la final—.

Los estafados salieron entonces el 10 de julio desde Madrid a Johannesburgo, al que llegaron el 11 por la mañana. Una vez en las inmediaciones del estadio, Casanova y sus empleados no les daban las entradas a los viajeros y les daban excusas. Ante las presiones de varios de ellos, entregaron las 46 falsas que había adquirido a Euroteams. "Los clientes, al intentar acceder al partido fueron rechazado debido a que las entradas eran falsas", sentencia el Ministerio Público, que ha podido recoger en su escrito de acusación, al menos, 67 estafados. "Alguno consiguió entrar por otras vías o colándose en el estadio". La Guardia Civil hablaba de 135 afectados en su investigación.

El fiscal pide que se le imponga al acusado una pena de 8 años y seis meses de prisión; una multa de 4.800 euros; y pague más de 373.000 euros a los afectados como reembolso de los paquetes contratados y por daños morales. Además, las compañías implicadas en el flete del avión reclaman el coste del combustible y los 349.708 euros que costó finalmente poner el vuelo.