Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal usará causas contra Manos Limpias para librar a la Infanta

La expulsión del sindicato del proceso supondría la absolución inmediata de la hermana del Rey

El fiscal Pedro Horrach se apoyará en las distintas causas judiciales abiertas contra Manos Limpias, en especial la reciente Operación Nelson de la Audiencia Nacional, para tratar de que el sindicato liderado por Miguel Bernad, ahora en prisión, sea expulsado del caso Nóos, en el que acusa a la infanta Cristina. Horrach va a pedir a la Fiscalía de la Audiencia Nacional y a la Fiscalía de Madrid los sumarios de esas causas para tratar de demostrar ante la Audiencia de Baleares que Manos Limpias actúa en fraude procesal y debe ser excluida. Si lo lograra, la hermana de Felipe VI quedaría fuera del banquillo.

El fiscal del caso Nóos, Pedro Horrach.

Fuentes de la Fiscalía señalan que Horrach tiene previsto inicialmente pedir a la Fiscalía de Madrid que le remita una copia de las actuaciones contra el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, por apropiación indebida de 103.500 euros recaudados entre un millar de afectados de Forum y Afinsa para ejercer acciones judiciales por la estafa de los sellos. En esta causa figura también como imputada la abogada Virginia López Negrete, que representa al sindicato en el caso Nóos.

El fiscal también se plantea recabar de sus colegas de la Audiencia Nacional una copia del auto del pasado 18 de abril por el que el juez Santiago Pedraz mandaba a prisión a Miguel Bernad y a su amigo Luis Pineda, presidente de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc). Ambos están acusados de extorsionar a diferentes personas y entidades a cambio de retirar las acciones judiciales emprendidas contra ellos.

En esta causa de la Audiencia Nacional, sobrevenida al juicio del caso Nóos, que se inició el 11 de enero, se puso de manifiesto que Manos Limpias y Ausbanc exigieron a la defensa de Cristina de Borbón el pago de tres millones de euros a cambio de retirar la acusación contra ella como cooperadora de sendos delitos fiscales en 2007 y 2008 que se atribuyen a su esposo, Iñaki Urdangarin. Manos Limpias ya retiró al inicio de la vista oral su acusación contra Miguel Tejeiro, el contable del Instituto Nóos. La abogada López Negrete siempre ha asegurado que lo hizo por pura estrategia de defensa y ha rechazado que fuera a cambio de un pago.

Esta investigación reciente de la Audiencia Nacional, bautizada como Operación Nelson, es en la que se ve de forma más palpable que Manos Limpias y Ausbanc, más allá de su fachada de lucha contra la corrupción y defensa de los ahorradores, eran utilizadas por sus cabecillas con fines espurios. Y además, tiene la virtud, según la Fiscalía, de que en ella se aprecia directamente cómo se ha extorsionado a la acusada Cristina de Borbón. Sin embargo, tiene un problema a la hora de ser presentada ante la Audiencia de Baleares: el secreto que sigue pesando sobre el sumario.

La organización renuncia a seguir en el ‘caso Pujol’

Jesús García

Manos Limpias fue el más rápido: en pleno agosto de 2014, apenas dos semanas después de la confesión, el sindicato se querelló contra el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol por la fortuna oculta en Andorra. Tal premura le permitió llevar la batuta, como acusación popular, en la causa abierta en el Juzgado de Instrucción 31 de Barcelona. Otras entidades —como Iniciativa per Catalunya o Guanyem Barcelona, de Ada Colau— se personaron también. Pero la juez les obligó a actuar bajo la “dirección letrada” de Manos Limpias, que ha seguido liderando la causa. Hasta ahora.

La semana pasada, la Audiencia de Barcelona confirmó que la juez debe inhibirse en favor de la Audiencia Nacional, que ahora investigará en solitario, definitivamente, el caso Pujol. Manos Limpias no está personada en ese procedimiento —donde se indagan, también, los negocios irregulares del primogénito, Jordi Pujol Ferrusola— pero tenía intención de incorporarse a él. La investigación contra el sindicato, sin embargo, ha frustrado esos planes. El abogado de Manos Limpias en la causa de Barcelona, Sebastián de Juan, anunció ayer que renuncia a solicitar la personación en la causa que se abre en la Audiencia Nacional. “Sin las instrucciones de mi cliente, no puedo hacerlo”, explicó el letrado. El ente que lidera Miguel Bernad —que se encuentra en prisión— debería abonar, además, una fianza de 20.000 euros.

Con la renuncia de Manos Limpias, el caso Pujol se queda sin acusaciones populares, ya que Unión, Progreso y Democracia (UPyD), que sí estaba personada en Madrid, también abandonó el procedimiento, en este caso por problemas económicos.

El objetivo de presentar estos sumarios ante el tribunal presidido por la magistrada Samantha Romero es lograr la expulsión de Manos Limpias del caso Nóos, a ser posible antes de que termine la vista oral, en principio el próximo 30 de junio. La expulsión de la asociación de Miguel Bernad supondría, de manera automática, que la infanta Cristina quedaría fuera del banquillo del caso Nóos, que comparte con otras 16 personas, entre ellas su esposo. En el derecho penal español rige el llamado principio acusatorio, por el que no se puede abrir juicio oral contra nadie si no existe una acusación previa. En el juicio de Nóos, la hermana del Rey solo está acusada por Manos Limpias, ya que ni la Fiscalía Anticorrupción ni la Abogacía del Estado la consideran autora o cooperadora de ningún delito.

Además de invocar las causas en plena investigación contra Manos Limpias, el fiscal Horrach también pretende, según las fuentes, acudir a jurisprudencia ya asentada. En marzo de 2015, la Sección 10 de la Audiencia Provincial de Barcelona confirmó una sentencia previa en la que se daba a Manos Limpias, por su denominación de sindicato, la categoría de entidad de “naturaleza pública”. Y sostenía que los entes de naturaleza pública “tienen vetada” la acción popular, que se reserva a organizaciones de derecho privado.

Hipertrofia acusatoria

La Audiencia barcelonesa sostenía en aquel auto que Manos Limpias, al ser un ente casi público “no tiene legitimidad para suplantar el papel atribuido por la ley al Ministerio Fiscal”. También mencionaba aquel tribunal que la actividad de ese sindicato “no es otra que la de interponer denuncias” y que esta “hipertrofia acusatoria” puede llegar a afectar al derecho de defensa.

En cualquier caso, la Fiscalía Anticorrupción va a tener que armar muy bien su alegato. El pasado 21 de abril, en la segunda sesión tras la operación policial contra Ausbanc y Manos Limpias, el tribunal del caso Nóos desestimó la petición de la defensa de Diego Torres, socio de Urdangarin, para que se expulsara del proceso a Manos Limpias, aunque señaló que se pronunciará sobre esta solicitud en la sentencia final.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información