Manos Limpias deja el ‘caso Pujol’ y la causa por la pitada al himno en la final de la Copa del Rey

El pseudosindicato se retira de ambos procesos porque carece de ingresos tras la detención de su líder, Miguel Bernad

Un furgón de la Guardia Civil traslada a Bernad y Pineda tras su detención.
Un furgón de la Guardia Civil traslada a Bernad y Pineda tras su detención.J. Martín (EFE)
Más información
Las contradicciones de Pujol y su hijo mayor agrietan la tesis del legado
El juez Castro insinúa que hay una estrategia en torno a Manos Limpias
Bernad quiere liquidar Manos Limpias y retirar todas las denuncias

El abogado que representa a Manos Limpias en el caso Pujol, Sebastián de Juan, ha renunciado este miércoles a personarse en la Audiencia Nacional porque carece de las "instrucciones" de su cliente y el pseudosindicato no tiene los 20.000 euros de la fianza impuesta para ejercer la acusación popular. Manos Limpias también se ha retirado de la causa abierta en la Audiencia para investigar la pitada himno nacional en la final de la Copa del Rey del 30 de mayo de 2015.

La causa abierta contra la familia Pujol, incluido el antiguo presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, en el Juzgado Central de Instrucción número 5, del que es titular José de la Mata, se queda así sin acusaciones populares. Unión, Progreso y Democracia (UPyD) abandonó también el proceso tras el resultado electoral del 20 de diciembre, que les dejó sin representación parlamentaria.

El juez José de la Mata investiga al conjunto de los Pujol por "orquestar durante años una estrategia compartida y coordinada para desarrollar distintos negocios económicos, generar réditos, ocultarlos y distribuirlos entre todos de acuerdo con criterios establecidos para conseguir el lavado de los activos conseguidos".

En el caso de la pitada al himno de España en la final de Copa, la causa fue reabierta por el juez de la Audiencia Fernando Andreu el pasado 21 de abril después de que en febrero archivara la querella presentada por Manos Limpias. Ahora, la Fiscalía ordena a Andreu retomar este caso e investigar la planificación de la pitada "junto con la circunstancia de que a la entrada del evento deportivo repartieron silbatos entre los asistentes para magnificar el acto lesivo".

El abandono de las causas en las que el pseudosindicato se ha personado como acusación particular se produce tras la detención el pasado 15 de abril de su líder, Miguel Bernad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS