Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias explicará al Rey su estrategia y el rechazo al pacto de Sánchez y Rivera

El líder de Podemos acude a la cita con Felipe VI con una alianza con IU en el horizonte

Pablo Iglesias y Alberto Garzón, la semana pasada en el Congreso.
Pablo Iglesias y Alberto Garzón, la semana pasada en el Congreso.

Han pasado tres meses desde que Pablo Iglesias anunció al Rey su intención de proponer a Pedro Sánchez un Gobierno de coalición de Podemos con el PSOE, IU, Compromís y sus alianzas territoriales. Esa propuesta, comunicada después en una comparecencia en el Congreso de los Diputados, determinó desde ese momento el mapa de los pactos. Todos los actores del Parlamento han vuelto a la casilla de salida y se preparan ahora para unas nuevas elecciones. El líder de la formación emergente explicará este martes a Felipe VI su estrategia y lo hará con una posible alianza con Izquierda Unida-Unidad Popular en el horizonte de las generales del 26 de junio.

Lo que el pasado 22 de enero se interpretó como sobreactuación de Iglesias, quien se postuló como vicepresidente de ese Ejecutivo, y los posteriores contactos con el PSOE anunciaron el fracaso de las negociaciones en el espacio político de la izquierda. A pesar de la mesa a cuatro propiciada por el diputado de IU Alberto Garzón, el secretario general de los socialistas eligió el camino de las conversaciones con Ciudadanos, llegando a anteponer el acuerdo suscrito con Albert Rivera a otras hipótesis de alianza.

El líder de Podemos y la cúpula del partido emergente rechazaron enseguida la base programática de ese pacto y, para avalar su plan, sometieron a consulta interna el no a un Gobierno del PSOE y Ciudadanos. Votaron alrededor de 150.000 personas y la postura de la dirección, como casi siempre sucede, se impuso sin matices. Esta circunstancia bloquea ahora toda posibilidad de acuerdo con Sánchez que no sea la de un Gobierno de coalición con Podemos. Un escenario que los socialistas descartan de plano.

Podemos y el PSOE, dos hipotéticos aliados, volverán a convertirse en los principales rivales en la disputa por la hegemonía de la izquierda. Iglesias lo dejó claro el domingo en la fiesta de la primavera organizada por su partido, una demostración de fuerza ante miles de simpatizantes celebrada en el parque Tierno Galván de Madrid. Acompañado del nuevo secretario de Organización, Pablo Echenique, Iglesias trató de presionar a Pedro Sánchez, dirigente del PSOE, con la amenaza del sorpasso (convertirse en el referente e la izquierda) en vísperas de la nueva ronda de consultas del Rey.

La dirección de Podemos está convencida de que la colaboración electoral con IU, que aún está sin cerrar, al menos formalmente, es la única fórmula clara para conjurar el desgaste registrado en las encuestas y competir de nuevo con los socialistas. Iglesias ya ha comenzado, de facto, la campaña. “Probablemente vayamos a elecciones, y no tenemos ningún miedo, pero quiero reflexionar sobre el porqué”, dijo el domingo. “Las élites querían una gran coalición entre el PP y el PSOE, y no ha ocurrido. ¿Y sabéis por qué no ha ocurrido? Porque estamos nosotros". "Sé que hay gente del PSOE que se muere de vergüenza por el pacto con Ciudadanos”, prosiguió. “A esa gente le vamos a tender la mano siempre, y si dentro de unos meses hay una coyuntura en la que tenemos que liderar el Gobierno del cambio, les tenderemos la mano y les hablaremos de igual a igual”. Iglesias volvió a Sánchez, que este martes se reúnecon Felipe VI después de él, que rompa el pacto con Ciudadanos. “Ojalá que rectifiquen y no vuelvan a pactar con los que hasta hace nada llamaban las derechas”, insistió.

Más información