Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco compañeros de Teresa Romero declararán por el contagio de ébola

La juez que instruye las denuncias llama a dos enfermeras, dos auxiliares y un celador

Teresa Romero, en los juzgados de Plaza Castilla en Madrid. Ampliar foto
Teresa Romero, en los juzgados de Plaza Castilla en Madrid.

La juez que investiga las denuncias sobre el contagio de ébola de Teresa Romero en un hospital madrileño ha llamado a declarar a cinco compañeros de la auxiliar de enfermería que trabajaron con ella cuando se infectó con el virus. Se trata de dos auxiliares, dos enfermeras y un celador.

Romero se contagió con el virus del ébola mientras cuidaba en el hospital Carlos III de Madrid a un misionero español repatriado con esa enfermedad desde Sierra Leona. La juez María Teresa Abad investiga en el Juzgado de Instrucción 21 si las autoridades sanitarias españolas cometieron un delito por no haber adoptado las medidas necesarias para evitar el contagio de la trabajadora.

La juez ordenó la semana pasada que declararan estos cuatro trabajadores en calidad de testigos, según la providencia a la que tuvo acceso EL PAÍS. También solicitó a la Inspección de Trabajo que remitiera el informe elaborado en relación con la enfermedad profesional de Teresa Romero, que se reincorporó a su trabajo hace unas semanas. El fiscal había solicitado la declaración de otro testigo, un médico especialista en medicina interna.

Los sanitarios citados a declarar son los que coincidieron con la auxiliar contagiada de ébola los días 23 y 25 de septiembre de 2014 y que "supervisaron la actuación de Teresa Romero y prestaron asistencia profesional a Manuel García Viejo", como adelantó este lunes Confilegal.com. La justicia deberá determinar si la Administración tomó todas las medidas de prevención adecuadas para evitar el contagio. No ha llegado a saberse cuándo ni cómo se produjo la infección, aunque la propia Romero dijo a los médicos que podría haber sido al quitarse el traje. No se podrá comprobar nunca, puesto que las cámaras del hospital no grababan.

La investigación judicial está analizando varias denuncias. Las primeras diligencias se abrieron a finales de octubre de 2014 después de que 15 médicos presentaran una denuncia por las medidas adoptadas para garantizar la seguridad del personal y la formación de los trabajadores sanitarios en la lucha contra el ébola. El sindicato CSIF también se personó para que se estudiaran "las presuntas responsabilidades laborales y penales" del gerente del hospital Carlos III y el director del SUMMA 112, el servicio de ambulancias de la Comunidad de Madrid.

El Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería de España presentó un informe muy detallado sobre las condiciones en las que la Consejería de Sanidad madrileña había ofrecido formación especializada a los trabajadores, los trajes con los que contaban y el acceso a información sobre el ébola que tuvieron. El despacho que lleva a Romero se adhirió a esta denuncia, así como la asociación de médicos AFEM. La juez indaga un supuesto delito contra la salud pública y otro contra la seguridad de los trabajadores.

Más información