Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unicaja pagó un millón a Ausbanc para salvar a su presidente del caso ERE

Pineda negoció los pagos con el secretario general de la entidad, Ángel Fernández Noriega, en las semanas previas a la declaración como imputado de Braulio Medel

Braulio Medel, el 12 de junio de 2014 en los juzgados de Sevilla. Ampliar foto
Braulio Medel, el 12 de junio de 2014 en los juzgados de Sevilla.

Unicaja Banco, la entidad financiera más importante de Andalucía, se sometió al chantaje de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) y Manos Limpias. Según el sumario de la Operación Nelson, el banco pagó supuestamente no menos de un millón de euros a diferentes empresas del grupo Ausbanc, presidido por Luis Pineda, a cambio de que Manos Limpias pidiera el archivo de la causa contra su presidente, Braulio Medel, imputado en el caso de los ERE fraudulentos.

Medel, imputado en los ERE desde 2014 en su calidad de vocal de la Agencia IFA, dependiente de la Junta andaluza, declaró ante el juez Álvaro Martín el pasado 17 de febrero. En las semanas previas y posteriores a su declaración judicial, el secretario general de Unicaja y hombre de la máxima confianza de Medel, Ángel Fernández Noriega, mantuvo numerosas citas, almuerzos y llamadas telefónicas con Luis Pineda, presidente de Ausbanc y encarcelado este lunes. Unas veces con buenas palabras, y otras con un tono amenazador que recordaba al matón ultraderechista que fue —"tenéis que abonar los 400 [400.000 euros] adeudados o no respondo"— Pineda exigía a su interlocutor el pago para librar a su jefe de la imputación.

El auto de prisión de Pineda y del líder de Manos Limpias, Miguel Bernad, consta de 23 páginas. El juez Santiago Pedraz dedica más de cuatro a relatar cómo Unicaja cedió a la extorsión y también cómo desde la entidad se puso sobre aviso al dirigente de Ausbanc de que estaba siendo investigado por la Policía por orden del magistrado de la Audiencia Nacional.

Unicaja negó los pagos

Unicaja Banco negó el pasado sábado en un comunicado cualquier pago para lograr beneficios procesales. “Unicaja Banco no ha mantenido nunca ningún tipo de relación de servicios con el sindicato Manos Limpias, ni, en consecuencia, ha realizado a este pago alguno”, comenzaba la nota.

La entidad malagueña reconocía que “viene contratando, desde hace más de dos décadas, servicios publicitarios con medios del grupo Ausbanc”. Ello, aseguraba, “no tiene nada de singular”, puesto que “así lo vienen haciendo también, salvo alguna excepción, la práctica totalidad de las principales entidades financieras españolas”.

Unicaja recordaba que, después de que Manos Limpias, a través de Pineda, presentara un escrito “insólito” pidiendo la desimputación de Medel, la defensa de este pidió al juez del caso ERE, Álvaro Martín, “que no se diera trámite a tal petición” del sindicato ultraderechista. En su escrito, Medel sostenía que su defensa la ejercía él mismo a través de su abogado y que cuando llegara “el momento procesal oportuno”, con el fin de las declaraciones del caso ERE, “cursaría la oportuna petición de archivo”. Esto, afirmaba Unicaja, “se comunicó al Juzgado, a la Fiscalía y a las demás partes de la causa, entre otras cosas, para evitar cualquier tipo de mala interpretación que las maniobras procesales de Manos Limpias pudieran propiciar”.

La mordida del millón de euros se dividía en dos partes. La primera, de 600.000, se abonó en diferentes transferencias antes de la declaración de Medel el 17 de febrero. Desde el 8 de enero hasta el día 2 del mes siguiente, Unicaja ingresó en las cuentas de diferentes empresas de Ausbanc un total de 617.127 euros, una cifra casi cuatro veces superior a la pagada por la entidad en los años anteriores al entramado de Luis Pineda a cambio de salir bien reflejados en sus publicaciones, que no eran sino otra forma de extorsionar a los bancos.

El juez destaca varias conversaciones telefónicas de este periodo. El 16 de enero, Pineda le dice a Fernández Noriega que tiene preparadas las preguntas que Medel ha de contestar en su declaración ante el juez de los ERE. "Las tengo, lo que pasa como no terminas de enseñarme la patita… (en alusión a que Unicaja no había terminado de pagar los 600.000 euros acordados”. El secretario general de la entidad le tranquiliza: “Va todo perfectamente definido para hacer los pagos (…) tú por eso no te preocupes".

Dos días más tarde, Pineda insiste. Tras quedar ambos para almorzar en Sevilla el día 21 de enero, Luis manifiesta: "Yo necesito tener la mochila cargada". Fernández Noriega replica: “Yo cuando vaya a Sevilla te voy con la mochila cargada”.

El segundo bloque, de 400.000 euros, se debía pagar después de la declaración de Braulio Medel ante el juez. A cambio, Manos Limpias, representado en el caso de los ERE por Luis Pineda, abogado de profesión, presentaría un escrito en el que pediría el archivo de la causa contra el presidente de la entidad malagueña. El 19 de febrero, Pineda recurrió a la amenaza: "Tengo hasta el miércoles de la semana próxima para cumplir mi palabra. Tenéis que abonar los 400 adeudados y de los que tienes todos los documentos y facturas. O no respondo", le escribió al secretario general de Unicaja. El 29 de febrero, Pineda se pone en contacto con el abogado de Manos Limpias en Sevilla y le ordena que al día siguiente presente el escrito exculpatorio de Medel. Una vez presentado, el cerebro de la trama de extorsión se lo haría llegar en un sobre al presidente de Unicaja con las palabras "misión cumplida".

La comunicación entre Pineda y Fernández Noriega se había interrumpido bruscamente el 25 de febrero anterior. Ese día en las oficinas centrales de Unicaja, al igual que en otras entidades bancarias, se recibió por correo electrónico un mandamiento judicial en el que se pedía información sobre cuentas de los investigados en la Operación Nelson en esa entidad. En ese escrito judicial se citaban expresamente los nombres de Ausbanc y Luis Salido. Unicaja fue la única entidad que pidió al grupo II de Fraude de la Policía que enviara la petición físicamente y a través de un representante de sus servicios jurídicos.

El 17 de marzo pasado, "alguien de Unicaja" informó a Luis Pineda de que estaba siendo investigado por la UDEF y la Audiencia Nacional. Esa fue una, quizá la más grave de las filtraciones que ha sufrido el sumario de la Operación Nelson, que ha llevado, de momento, a los justicieros Luis Pineda y a Miguel Bernad a prisión.

A última hora de este lunes, la entidad financiera andaluza emitió un comunicado en el que asegura que Unicaja Banco "no ha efectuado pago alguno" a Manos Limpias y los contratos suscritos con Ausbanc tienen como causa los patrocinios publicitarios y las colaboraciones con dicha entidad "siempre por asuntos relativos al negocio del Grupo Unicaja".

Más información