Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así coaccionaban Ausbanc y Manos Limpias

La policía detalla cómo funcionaba la maquinaria de la asociación y Manos Limpias para obtener dinero y desviarlo

Luis Pineda a su llegada a la sede de Ausbanc.

Ausbanc (Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios) había montado junto a Manos Limpias una maquinaria para coaccionar a empresas, instituciones y personas para conseguir importantes cantidades de dinero a cambio de retirar las querellas presentadas contra ellos, según la policía. El Ministerio del Interior ha emitido un comunicado en el que explica paso a paso cómo funcionaba el entramado, en cuya cúspide sitúa a Luis Pineda, presidente de Ausbanc, "quien ejercía todo el control y dirección de la asociación en beneficio propio", asegura.

1. Los usuarios de banco denunciaban. Las personas que se acercaban a Ausbanc, que se autodenominaba sociedad sin ánimo de lucro -lo que niegan los investigadores-, presentaban sus denuncias ante la entidad para reclamar sus derechos. La organización dirigida por Luis Pineda utilizaba "la información obtenida de los usuarios de banca y las reclamaciones presentadas para coaccionar a las entidades financieras y obtener acuerdos económicos".

2. Contacto con las empresas. "Desde la asociación se contactaba con las entidades en búsqueda de financiación enmascarada bajo convenios publicitarios para que se publicitaran en sus medios a cambio de proporcionarles una publicidad que les fuera favorable. Además, para lograr esos acuerdos, les ofrecía también rebajar las pretensiones de sus asociados ante determinadas demandas, o incluso archivarlas, aunque ello supusiera un perjuicio para sus clientes".

3. Manos Limpias entra en juego. "Para reforzar la presión contra las entidades financieras y lograr los acuerdos económicos pretendidos, Ausbanc utilizaba al sindicato Manos Limpias, -al que además financia-, para ejercer la acusación popular. Así, se presionaba a la entidad con la personación como parte de este sindicato en determinadas causas para, posteriormente, negociar su retirada si se obtenían los acuerdos económicos".

4. El acuerdo. Si las entidades se avenían a las pretensiones de Ausbanc, ambas partes lograban acuerdos económicos "camuflados bajo falsos convenios publicitarios".

5. Venta de informes. Ausbanc supuestamente vendía a quienes había cazado en su red los llamados ITCRA, informes trimestrales de consultas y reclamaciones, elaborados con las demandas de los consumidores. De esta venta obtenía "importantes beneficios".

6. Cómo se beneficiaban los directivos de Ausbanc. La policía asegura que los máximos responsables de Ausbanc habían creado varias sociedades "para distraer el capital generado". Los fondos se traspasaban a estas sociedades, "dando la apariencia de que existía una relación de compraventa de servicios que luego o no se llevaban a cabo, o en caso de hacerlo, se podrían haber realizado de manera más ventajosa para los intereses de la asociación", siempre según la nota de Interior. "Todas las sociedades y empresas privadas que se estarían beneficiando estaban controladas por parte de los dirigentes de Ausbanc".

7. Las subvenciones. Igualmente, Ausbanc, en calidad de entidad sin ánimo de lucro, ha recibido en los últimos años importantes subvenciones, que están siendo investigadas ya que "no reunía los requisitos exigidos". La policía ha requerido la documentación que utilizó la entidad para lograr esas ayudas públicas.

Más información